Panamá celebra orden judicial que cancela mi negocio aun cuando el negocio duele | Minería

Durante más de un mes, las protestas contra la mina de cobre a cielo abierto más grande de Centroamérica han mantenido a Panamá bajo asedio. Los bloqueos de carreteras han provocado escasez de gas y propano. Muchas estanterías de los supermercados están vacías. Los restaurantes y hoteles permanecieron vacíos.

Pero el martes, los manifestantes en Panamá recibieron la noticia que estaban esperando.

La Corte Suprema de Justicia del país dictaminó que el nuevo contrato minero de Panamá con la empresa canadiense First Quantum es inconstitucional.

Los manifestantes bailaron en las calles frente a la Corte Suprema. Ondearon la bandera panameña roja, blanca y azul y cantaron el himno nacional.

El fallo, que representa un duro golpe para los inversores y la calificación crediticia a largo plazo del país, es actualmente un alivio para Panamá, que ha sido sacudido por el mayor movimiento de protesta que el país ha visto en décadas.

La noticia del fallo de la Corte Suprema llegó el martes temprano, aniversario de la independencia de Panamá de España.

“Hoy celebramos dos independencias”, dijo a Al Jazeera Néstor González, un trabajador de un restaurante de 58 años. “Independencia de España e independencia de la mina. «Nadie lo olvidará».

La gente salió a celebrar. El pequeño restaurante donde trabaja González, en la provincia occidental de Chiriquí, estaba lleno de clientes al mediodía, algo que el restaurante no había visto desde mediados de octubre.

“Estamos muy contentos”, dijo González, “porque estuvimos 35 días atrapados en la provincia de Chiriquí, sin gas, sin propano y con poca comida, tuve que ir a buscar leña a la montaña porque no tenía propano para cocinar. Gracias a Dios”. Los jueces tomaron posición y emitieron este fallo”.

La mina, conocida como Puente de Panamá, está en producción desde 2019, extrayendo 300.000 toneladas de cobre al año. Representa aproximadamente el cinco por ciento del producto interno bruto del país y el 75 por ciento de las exportaciones panameñas. El sector minero aporta alrededor del siete por ciento del PIB de Panamá, y el Puente de Panamá es considerado la mina más importante del país.

Pero los manifestantes dijeron que el Puente de Panamá era un desastre para el medio ambiente del país y un regalo a una empresa extranjera.

READ  España satisface a los catalanes con la reforma prevista de la ley de sedición | Negocio

«Estoy protestando porque nos están robando nuestro país. Simplemente nos lo están entregando», dijo Ramón Rodríguez, un manifestante que vestía un impermeable amarillo en una manifestación a finales de octubre, después de que estallaron las protestas contra la mina. «La soberanía de nuestro país «Está en peligro», añadió. «Es por eso que estoy aquí».

Esta cuestión de soberanía es de particular importancia para los panameños, quienes lucharon durante todo el siglo XX para librar al país de la Zona del Canal de Panamá controlada por Estados Unidos. Se trataba de un área de aproximadamente la mitad del tamaño del estado estadounidense de Rhode Island que atravesaba el centro de Panamá.

«Este contrato es malo. Nunca debería hacerse. Nunca. Hay que luchar», dijo Miriam Caballero, una mujer de mediana edad con una chaqueta gris que vio pasar las protestas de octubre.

Los manifestantes dijeron que el Puente de Panamá era un desastre para el medio ambiente del país y un regalo a la empresa canadiense que ganó el contrato minero. [Michael Fox/Al Jazeera]

Impacto en la inversión extranjera

Este no fue el primer contrato con la mina. En 2021, la Corte Suprema declaró inconstitucional el contrato anterior porque no avanzaba suficientemente el bien público. El gobierno del presidente Laurentino Cortizo renegoció el contrato con mejores beneficios para el Estado. Esto fue acelerado a través del Congreso el 20 de octubre. Cortizo la promulgó horas después.

El presidente y su gobierno han elogiado el nuevo contrato, diciendo que traerá ganancias extraordinarias al país.

“El contrato garantiza un pago mínimo al Estado de 375 millones de dólares anuales, durante los próximos 20 años”, dijo el ministro de Comercio, Federico Alfaro, a la revista panameña Telemetro. «Si se puede comparar esto con lo que el estado recibía antes, que era de $35 millones al año, eso es una gran mejora con respecto al pasado».

Cortizo prometió utilizar el dinero para apoyar el Fondo de Seguridad Social del país y aumentar las pensiones de más de 120.000 jubilados.

Después de que las protestas se salieron de control, anunció el cese de todos los nuevos proyectos mineros y prometió celebrar un referéndum sobre el destino del Puente de Panamá. La idea no cobró impulso. Los manifestantes no cederán.

Miembros del sector empresarial de Panamá culparon a Cortizo por manejar mal la crisis y negarse a usar mano dura para poner fin a los bloqueos de carreteras y detener las protestas. La semana pasada, dijeron que le costó al país 1.700 millones de dólares.

READ  Trabajos adicionales para Reino Unido y España «Euro Weekly News

Cortizo, cuyo índice de aprobación ya había caído al 24% en junio, respondió al fallo judicial de esta semana diciendo: «Todos los panameños deben respetar y acatar las decisiones de la Corte Suprema».

Los analistas dicen que las protestas y el fallo tendrán un impacto en las empresas extranjeras que buscan hacer negocios en Panamá.

“Creo que este fallo judicial envía un mensaje muy claro a los inversores extranjeros”, dijo a Al Jazeera Jorge Cuellar, profesor asistente de estudios latinoamericanos en Dartmouth College. “Si este es el tipo de inversión extranjera que los políticos y capitalistas están proponiendo en 2023, los panameños no quieren participar”.

Pero es probable que esta postura tenga un costo.

A principios de noviembre, después de más de una semana de protestas, la agencia calificadora Moody’s rebajó la calificación de la deuda de Panamá al grado de inversión más bajo. Citó problemas financieros y señaló malestar político. Los analistas de JP Morgan dijeron en ese momento que si se cancelaba el contrato minero, aumentaría significativamente el riesgo de que Panamá perdiera su calificación de grado de inversión.

First Quantum también tiene mucho que perder. Sus acciones perdieron el 60 por ciento de su valor durante el último mes y medio. Más del 40% de la producción de la empresa proviene de su mina en Panamá.

Durante el fin de semana, la empresa informó a Panamá que planea someter al país a arbitraje bajo el acuerdo de libre comercio entre ambos países.

Pero en un comunicado emitido después del fallo, First Quantum dijo: “La empresa desea expresar su respeto por las leyes panameñas y revisará el contenido del fallo para comprender sus fundamentos”.

Los manifestantes dijeron que estaba en juego la soberanía del país. [Michael Fox/Al Jazeera]

«Los empleos están en riesgo»

El anuncio también representa un duro golpe para los empleados de la mina. La mina emplea aproximadamente a 6.600 personas -el 86% de las cuales son panameños- y un total de 40.000 empleos directos e indirectos.

El sindicato de mineros panameños Outrameba anunció que sus afiliados marcharán el miércoles en varias ciudades contra la decisión de la Corte Suprema y en defensa de sus empleos.

READ  Juez sospechoso de ser buscado por Estados Unidos por pirateo de Twitter 2020

El sindicato dijo en un comunicado: «No permitiremos que pongan en peligro nuestros empleos, que son nuestra forma de mantener a nuestras familias».

La semana pasada, Michael Camacho, miembro de Utramipa, denunció las protestas en el medio de noticias panameño En Directo. Las operaciones en la mina fueron suspendidas la semana pasada debido a protestas en el puerto y la carretera dentro y fuera de la instalación.

«¿Y nosotros los trabajadores? Nosotros también somos panameños. Tenemos derecho a ir a nuestras casas y regresar a nuestro lugar de trabajo», dijo Camacho. «Pero en este momento, estamos siendo rehenes de los manifestantes, de los terroristas, de los antisocialistas, que es como deberíamos llamarlos”. “Y la gente que nos impide pasar”.

Para la mayoría de los panameños, el fallo de la Corte Suprema es una señal bienvenida de que el país está en el camino hacia la normalidad.

Los manifestantes en algunas provincias han prometido permanecer en las calles hasta que se publique oficialmente el fallo del Tribunal Supremo -lo que suele tardar unos días- o hasta que la mina se cierre definitivamente. Pero ya se han eliminado muchos controles de carreteras, las carreteras que habían estado vacías durante semanas ahora están abiertas y las gasolineras han vuelto a funcionar.

“Estamos en una nueva fase”, dijo a Al Jazeera Harry Brown Arroz, director del Centro Internacional de Estudios Sociales y Políticos en Panamá. Y añadió: “Las protestas deben levantarse, como hemos visto hasta ahora. El gobierno dijo que comenzaría el proceso de cierre de la mina de manera ordenada. “Esto puede generar confianza entre la población, que se ha perdido”.

Arauz dice que el movimiento de protesta y la gobernancia son una fuerte señal de la fortaleza de la democracia en Panamá, que el país recuperó hace poco más de 30 años.

«Este es un momento realmente importante», dice. “Representa una democracia pre y post panameña”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *