Casi la mitad de los defensores de derechos humanos asesinados en 2023 están en Colombia

Según la ONG de derechos humanos Front Line Defenders, Colombia representa casi la mitad de todos los defensores de derechos humanos asesinados en el mundo.

Front Line Defenders informó en su informe anual que 142 de los 300 asesinatos de defensores de derechos humanos registrados el año pasado tuvieron lugar en Colombia.

Según las ONG, América Latina fue la región más peligrosa del mundo para la protección de los derechos humanos con 215 masacres.

Masacres de defensores de derechos humanos

  1. Colombia (142)
  2. México (30)
  3. Brasil (24)
  4. Honduras (19)
  5. Ucrania (11)
  6. Filipinas (10)
  7. Palestina (9)
  8. Sudán (8)
  9. India (7)
  10. Irán (3)

Casi el 29% de las masacres registradas por defensores de primera línea en América Latina estuvieron relacionadas con muertes violentas de activistas de derechos indígenas.

Un cuarto de siglo después de que la ONU adoptara la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos, no se ha avanzado lo suficiente para garantizar que los defensores sean valorados y protegidos. Durante este tiempo, miles de defensores han dado su vida y muchos enfrentan constantes ataques y amenazas por su trabajo pacífico. Se necesita acción inmediata para cambiar esto.

Defensores de primera línea

Los defensores del derecho a la tierra representaron el 10% de las masacres registradas en América Latina.

La ONG registró un gran número de amenazas de muerte, casos de agresiones y acoso legal sistemático contra personas que defienden los derechos de sus comunidades.

En muchos de estos casos, la oposición a las corporaciones empresariales pareció dar lugar a ataques contra los defensores de los derechos humanos.

El papel de las empresas en la región es particularmente importante en las amenazas que enfrentan los sectores de desarrollo de recursos humanos y que plantean problemas, violaciones e implicaciones relacionadas con las empresas. Con la aprobación, el apoyo y, a menudo, la protección de las autoridades nacionales y locales, la generosidad extractiva, agroindustrial y de otro tipo continúa expandiéndose, dejando un camino de destrucción en su desarrollo, despojando a los recursos naturales, los medios de vida y la cultura, condenando a las comunidades a una mayor pobreza.

Defensores de primera línea

A pesar de los aparentes esfuerzos por proteger a los defensores de los derechos humanos, el elevado número de masacres en Colombia es parte del proceso de paz en curso.

READ  Las mejores máquinas de coser de Brother

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *