advertisement

En un juicio celebrado a puertas cerradas en el Tribunal Provincial de La Habana fueron condenados a la pena capital a dos ciudadanos cubanos los cuales fueron declarados culpables de […]

En un juicio celebrado a puertas cerradas en el Tribunal Provincial de La Habana fueron condenados a la pena capital a dos ciudadanos cubanos los cuales fueron declarados culpables de asesinar a cuatro turistas (dos italianos, un canadiense y una alemana) en el período comprendido entre noviembre de 1997 el mes de septiembre de 2017.

Los dos condenados a muerte fueron identificados por las autoridades cubanas como Sergio Antonio Duarte Scull y Carlos Rafael Peláez Prieto, además también fueron condenados por actuar en complicidad con los anteriores los ciudadanos José Raúl Hernández Díaz y Lázaro Alexis García, quienes recibieron una pena de 15 años de prisión.

Asesinan a puñaladas a un cubano en Uruguay

El arresto de la banda tuvo lugar a finales del año pasado luego de que fuera descubierto el asesinato de dos ciudadanos italianos en la localidad de Guanabo.

Ambos turistas fueron encontrados muertos con un tiro en la nuca el pasado 13 de septiembre, a tan solo unas horas de que hubiesen llegado a la Isla procedentes de Santo Domingo.

Publicidad

Los integrantes de la banda pudieron ser identificados gracias a las declaraciones de un español que prefirió no ser identificado y que colaboró en la realización de un retrato hablado que condujo a la captura de los delincuentes.

Tras su detención, los acusados confirmaron su participación en el asesinato de Fabio Usubelli y Michele Niccolai, además de reconocer de igual manera que fueron los autores del asesinato de una ciudadana alemana y un iraní en 1997.

Los dos sentenciados a la pena máxima tendrán la posibilidad de apelar la sentencia dictada al Tribunal Supremo y en caso de que el fallo sea confirmado el sumario pasaría directamente a manos de Consejo de Estado, única instancia capaz de conmutar la pena máxima por 30 años de prisión.

Algo que resultaría altamente improbable ya que el gobierno cubano ha desatado una fuerte ofensiva contra la delincuencia.

Publicidad
advertisement
advertisement