Caso de Evasión Fiscal: En las audiencias previas al juicio por presunto fraude fiscal de 14,5 millones de euros, Shakira presentó un informe pericial que afirmaba que la presencia en España era ‘intermitente’ | Economía y Negocios

Shakira y Gerard Piqué en una foto de archivo de 2019.cordón

Shakira se está quedando sin opciones para evitar un juicio por seis presuntos delitos fiscales. La cantante colombiana afirma que hasta 2015 su domicilio financiero estaba en las Bahamas, y como tal, no tenía que pagar el impuesto sobre la renta español, conocido como IRPF. Un informe facilitado por sus abogados defensores, al que tuvo acceso EL PAÍS, afirma que durante los tres años en cuestión su presencia en España fue “intermitente”. Sin embargo, esa hipótesis fue refutada el jueves por un investigador del IRS que confirmó la evidencia de evasión ante el juez que supervisa la etapa preliminar del caso.

Relacionados

El fiscal asegura que la estrella internacional, cuyo nombre real es Isabelle Mubarak, eludió pagar 14,5 millones de euros en impuestos al ocultar su patrimonio a través de una red de empresas ubicadas en paraísos fiscales. La autoridad fiscal española cree que a partir de 2012, dos años después de que iniciara su relación con el entonces futbolista del Barcelona Gerard Piqué, debería haber sido considerada residente en España porque había pasado más de seis meses más un día. para ser clasificado como tal. Es cierto que viajó por el mundo durante ese tiempo debido a sus compromisos laborales, pero estas fueron “ausencias esporádicas”. El IRS afirma que ella vivía en Barcelona para todos los efectos.

Si el caso llega a juicio, Shakira podría terminar enfrentando tener que testificar públicamente en la corte y podría enfrentar la pena de prisión.

Cuando volvió a comparecer ante el tribunal para ser interrogada en 2019, Shakira se apegó al guión elaborado por su equipo de defensa y afirmó que había estado viviendo en las Bahamas durante esos tres años, donde tenía una propiedad que compartía con su expareja Antonio de la. Rua. Se definió a sí misma en ese momento como una “viajera desarraigada”. Sus abogados defensores sostienen esta hipótesis a pesar de que los inspectores fiscales la han desacreditado. No hay una sola evidencia que demuestre que pasó un solo día en las islas desde 2012 en adelante. Su defensa insistió en que su cliente posee un certificado de residencia emitido por las autoridades de las Bahamas, un país donde no se paga el impuesto sobre la renta.

READ  Ford Europa planea más cambios para reposicionar el negocio en un futuro centrado en los vehículos eléctricos

“Lo importante no es la residencia en las Bahamas, sino si Shakira puede ser considerada residente financiera en España”, se lee en el informe de la defensa, elaborado por profesores de derecho financiero y fiscal. La verdadera batalla que enfrenta Shakira está en otra parte: en la línea de tiempo. La cantante busca impugnar la cantidad de días que ha vivido en España.

Es cierto que el IRS no pudo recopilar “pruebas directas” de que ella había vivido en España durante 183 días para ser considerada residente. Esta prueba puede incluir recibos de compra, publicaciones en redes sociales y uso de tarjetas de crédito. Pero la agencia tiene evidencia indirecta y considera sus giras y conciertos como “ausencias esporádicas” porque regresó a España después de que terminó su trabajo.

Los profesores de derecho que redactaron el informe argumentan que estas ausencias esporádicas solo son relevantes para un contribuyente cuya residencia en España haya sido previamente determinada. “Durante estos años, hubo una presencia intermitente en España y nunca hubo un cambio”, dice el documento, incluso si el cantante es considerado un “viajero financiero”. Uno de los peritos designados por Shakira compareció ante el tribunal al mismo tiempo que un inspector fiscal, quien logró refutar todos los argumentos del primero.

Para Shakira, el problema radica en que no tiene pruebas de estar en las Bahamas, ni siquiera un boleto de avión.

La defensa busca jugar todas sus fichas. Los abogados insistieron en que un juicio penal “no era el lugar” para resolver estas disputas con la autoridad fiscal, porque las reglas de residencia en España son “abiertas, confusas y mal definidas”. La batalla duró días, pero también duró horas. El informe pide al tribunal que no incluya días enteros las ocasiones en que Shakira pasó solo unas horas en suelo español. Pero el inspector fiscal también ha desmantelado con éxito este argumento, argumentando que se deben tener en cuenta días enteros tanto en España como en las Bahamas. Para Shakira, el problema radica en que no tiene pruebas de que estuvo en las Bahamas durante estos años, ni siquiera un boleto de avión, y como tal, no hay otro país al que se le pueda atribuir esta ausencia.

READ  Biden en la Cumbre de la OTAN 2021 قمة

El juez encargado del caso en Esplugues de Llobregat (Barcelona) deberá decidir si lo envía a juicio. Shakira, que ya devolvió la cantidad que supuestamente evadió, puede terminar enfrentando tener que testificar en público en un tribunal y podría enfrentar la pena de prisión: el fiscal general la acusa de seis delitos fiscales relacionados con no pagar el IRPF y los impuestos sobre el patrimonio durante esos tres años.

Otro camino que puede explorar la cantante es un trato con la fiscal, según el cual puede aceptar las acciones del caso y pagar la multa correspondiente a cambio de una sentencia significativamente reducida.

Por ahora, la batalla continúa. A través de un comunicado de prensa, sus representantes insistieron en que el proceso aún se encontraba en una “fase previa al juicio” y expresaron su voluntad de cooperar para resolver lo que veían como una mera “diferencia de estándares”.

Versión inglesa por Simon Hunter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *