Pese a las encuestas, un centrista podría ganar las elecciones colombianas de mayo

S.Siempre lo ultimo Las elecciones en América Latina vieron el colapso del centro moderado o al menos la derrota. Esto fue así en las elecciones presidenciales de Chile el mes pasado, las de Perú a principios de este año y las elecciones presidenciales de 2018 en Brasil y Colombia. ¿Será esto cierto en las próximas grandes elecciones en la región en Colombia en mayo? En este caso, una victoria para el central sería especialmente beneficiosa, pero hay motivos para pensar que podría llegar.

Escucha esta historia

Disfrute de más audio y podcasts iOS O Androide.

Ese no es el pronóstico habitual. Muchos analistas creen que el partido del próximo año será una inversión del anterior. En la segunda vuelta de 2018, Ivan Duke, partidario de Álvaro Eurip, el expresidente de la derecha populista, derrotó a Gustavo Pedro, un populista de izquierda, en un 56% contra un 44%. En la encuesta de intención de voto de Invamer publicada esta semana, Pedro lidera con un 42%, por delante del centroizquierda (19%) Sergio Fazardo. Pedro puede derrotar fácilmente a cualquier oponente en el modo de segunda vuelta, piensa el encuestador.

Duke ganó en 2018 por temor al exguerrillero Pedro, quien era fanático de Hugo Chávez en Venezuela. Pero se benefició de la campaña de Uribe contra un acuerdo de paz en 2016, que puso fin a una guerra de medio siglo entre estado y estado. FARC Gorilas El centro se identificó con un acuerdo que muchos colombianos consideraron demasiado delicado. También se vio afectado por la falta de unidad detrás de un candidato. Esto le permitió a Pedro llegar a la segunda vuelta, superando a Fazardo, el ex alcalde de Medellín, por solo 250.000 votos (más de 19 metros).

Esta vez, el señor Pedro es más fuerte que 2018. El señor Eurip no es una fuerza a tener en cuenta. El gobierno de Duke fue mediocre e impopular, sacudido por semanas de huelgas y, a veces, protestas violentas a principios de este año. Pedro ha estado haciendo campaña durante los últimos cuatro años, sin rivales serios en la extrema izquierda. Malcolm Dees, un historiador británico en Colombia, dice: «Tiene ideas muy simples, pero trabaja muy duro políticamente», un exsenador e infame alcalde de Bogotá. Muchos activistas políticos oportunistas de derecha han manifestado su apoyo a su candidatura porque creen que ganará.

Pero estos son los primeros días. Según la encuesta de Invamer, el 43% de los encuestados aún no ha declarado una opción. Pedro todavía intimida a muchos votantes de clase media. El centro parece estar más organizado que en 2018. Fazardo y otros cinco candidatos de centro-izquierda formaron una «coalición de confianza» y acordaron enfrentarse en las elecciones primarias junto con las elecciones a la asamblea de marzo. La «Alianza de la Experiencia» de centro-derecha une a cinco leales presidenciales, incluidos varios ex alcaldes, en una primaria similar. El candidato de Uribe, Oscar Ivan Zuluka, que perdió las elecciones de 2014, puede o no unirse a ellos. Pero es un candidato más débil que Duke. Miguel Silva, un asesor político, estima que 14 millones de colombianos elegirán simultáneamente votar en las primarias, y que estos se dividirán aproximadamente por igual en extrema izquierda, centro derecha y centro izquierda. Eso podría cambiar el ritmo de la competencia.

La segunda vuelta podría poner a Pedro contra un candidato de centro derecha o centro izquierda. Esta vez, es poco probable que el acuerdo de paz sea un gran problema. “Los colombianos odian FARC Pero quieren la paz ”, dijo Dees. «Quieren una nueva agenda política». Protección contra bandas criminales, mejor educación pública y retorno al desarrollo económico (es poco probable que se logre el proteccionismo de Pedro y su oposición a la minería y el petróleo).

Entonces el centro tiene una oportunidad. No solo necesita un programa claro para capturarlo, necesita romper con la influencia y conectarse emocionalmente con los colombianos. Uribe movilizó el miedo a los gorilas; Pedro expresó su indignación por las protestas.

El filósofo político colombiano Mauricio García Villagas sostiene en un libro reciente que la larga historia de conflictos armados de su país fue impulsada por una cultura política que elevó los sentimientos tribales como nación, partido, clase y religión, convirtiendo a los enemigos en enemigos. «Descalificamos a los que piensan diferente con mucha facilidad». En Colombia, concluye, «la verdadera diferencia no está entre los extremistas de cada extremismo … sino entre estos y los moderados». Sobre todo, el centro debe aprovechar sentimientos más pacíficos: unidad, solidaridad y esperanza de un futuro mejor.

Lea más de nuestro columnista Pello en América Latina:

Los políticos luchan en la historia colonial de América Latina (4 de diciembre)
Latinoamérica esperando el regreso de los turistas (27 de noviembre de 2021)
¿La derrota electoral apoyará la moderación en Argentina? (20 de noviembre de 2021)

Este artículo fue publicado en The Print Edition of The Americas con el título «Entre la esperanza y la experiencia».

READ  La vida es un sueño: Lyceum alcanza el oro teatral con el clásico español

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.