Científicos chilenos colaboran con elefantes marinos del sur para explorar los confines de la Tierra Ciencias

El 23 de enero, un grupo de científicos chilenos y un colega británico cruzaron Tierra del Fuego por el Estrecho de Magallanes hasta Caleta María, una pequeña zona a media hora de navegación desde la Bahía de Jackson, en el extremo sur de Chile. Llegaron allí en busca de la única gran población del país, el elefante marino del sur (mirunga leonina), que pueden llegar a 160 individuos entre octubre y noviembre, los meses de reproducción, según la Wildlife Conservation Society.

Después de este período, el elefante marino se muda junto con la capa inferior de piel y reanuda sus viajes a través de los mares en el fin del mundo. «Necesitábamos capturar animales que ya habían mudado, pero que aún no se habían ido», dice Maritza Sepúlveda, ecóloga marina de la Universidad de Valparaíso que dirige un proyecto que utiliza pinnípedos para explorar y recopilar datos oceánicos en el sur profundo.

Para conectar los transmisores satelitales, los científicos tuvieron que asegurarse de que los animales realmente hubieran mudado su pelaje para que no se separara de su piel. Los investigadores seleccionaron algunas de estas focas (tres machos y tres hembras) y les equiparon los dispositivos. Su objetivo es capturar datos del océano y de estos mamíferos marinos.

Se eligió al elefante marino porque es un hábil buceador: puede sumergirse a una profundidad de 2.000 metros (6.560 pies), explica Manuel Castillo, oceanógrafo de la Universidad de Valparaíso. Cada vez que el elefante sale a la superficie, el dispositivo se conecta al satélite, los datos recopilados se triangulan y los científicos pueden revisarlos en una página web.

Investigadores chilenos equiparon un elefante marino con un transmisor satelital.

El estudio de los investigadores mide la estructura de esta agua, lo que incluye tomar datos a diferentes profundidades. Castillo dice que esta fue una “oportunidad única”. «Es muy difícil hacerlo como lo hacemos normalmente. Normalmente vamos en barco, cargamos nuestro equipo y bajamos», dice, describiendo el método tradicional de exploración. Pero es un trabajo «logístico muy complejo», y Es caro y difícil, especialmente en los escarpados canales y fiordos del sur.

“El elefante marino era perfecto y ya había demostrado que tenía la capacidad de profundizar y realizar múltiples inmersiones”, señala. A diferencia de las ballenas y los delfines, estos animales marinos se congregan en un solo lugar: “Se mueven, pero luego regresan a un lugar donde puedas encontrarlos”, explica Castillo. “Hay diferentes maneras de utilizar la tecnología con organismos vivos de forma pasiva, sin centrarse demasiado en ello”.

READ  Una fuente misteriosa ha estado enviando señales de radio a la Tierra desde el espacio durante décadas.

Trabajo sucio

Los elefantes marinos anidan en costas rocosas llenas de algas y árboles que flotan hacia la bahía impulsados ​​por la corriente, mientras que en el interior hay frescos pastizales esteparios. “Allí los elefantes marinos están muy tranquilos”, dice Sepúlveda. En medio de fuertes vientos, gaviotas, cormoranes, ibis de cuello naranja y cóndores solitarios sobrevolando las colinas cercanas, y junto a la nieve que caía, los científicos seleccionaron animales individuales para anestesiarlos y colocarlos en los transmisores.

Los elefantes marinos macho dominantes alcanzan los 16 pies (cinco metros) de largo y son mucho más grandes que las hembras; Esto es poco común en los terópodos, que suelen mostrar poco dimorfismo sexual. “Otras especies son más monógamas y los machos no tienen que competir entre sí, por lo que no hay una gran diferencia entre sexos”, explica el experto. Señala que «ningún otro mamífero» tiene tantas hembras -docenas de ellas- bajo su control. Por lo tanto, los machos más grandes no eran candidatos para la anestesia. “Los animales a los que les pusimos transmisores no eran muy grandes”, dice Sepúlveda, y agrega que no eran tan agresivos, ya que no era su época de reproducción.

La marea fue otro factor que los científicos debían tener en cuenta. Si la marea está subiendo y el animal está medio dormido, la maniobra será arriesgada. Estaban en alerta. La veterinaria Josefina Gutiérrez calculó la dosis que les debían dar en función de su tamaño, hasta que se relajaron y quedaron anestesiados. Una vez dormidos, se tomaron muestras nasales y de sangre para su análisis. “Una vez que ponemos a dormir a los animales, tenemos que extraerles el jugo”, dice. Después de limpiar su piel con acetona, los transmisores fueron pegados a su pelo con una sustancia inofensiva durante 10 minutos para mantenerlos firmemente adheridos, mientras el especialista monitoreaba los latidos del corazón y la respiración del animal anestesiado.

Conscientes de la epidemia de gripe aviar que ha matado a miles de mamíferos marinos en el sur del continente, los investigadores siguieron un estricto código de vestimenta. “El trabajo siempre se ha hecho en pos del bienestar de las focas, que es lo más importante”, afirma el ecologista. «Nunca tuvimos ningún problema con los animales».

READ  Esclerosis múltiple: los científicos pueden revertir los síntomas, según un estudio

Durante las semanas de muda, los elefantes marinos pasan largas horas tumbados, mientras que las crías suelen meterse en el agua para jugar entre ellos peleándose y agitando el cuello; Ellos también lo harán cuando sean adultos, pero de una manera más violenta.

Entre los elefantes marinos, los machos pueden alcanzar los cinco metros (16 pies) de largo; Son mucho más grandes que las hembras.

Otra dificultad a la hora de anestesiar pinnípedos es que al anestesiarlos sufren de apnea y, en el peor de los casos, no despiertan. «No se puede trabajar bajo la lluvia porque podría estimular al animal a bucear», explica. Tuvieron que secarse. No puede haber más de una pulverización. «Tuvimos un animal que entró en apnea durante tres minutos y luego respiró normalmente [again]».

Ahora que están de vuelta en el agua, se espera que los seis elefantes marinos transmitan datos durante ocho a nueve meses. Entre otros factores, esto dependerá de la duración de la batería de los dispositivos; Cuanto más profundo es (unos 328 pies (100 metros) y unos 41 grados Fahrenheit (5 grados Celsius), menos tiempo lleva cargarlo.

aguas misteriosas

“La Corriente del Cabo de Hornos ha sido poco estudiada: factores oceanográficos fundamentales como los cambios de temperatura, salinidad y clorofila son casi desconocidos”, afirma Sepúlveda. A medida que avanza la tecnología, invierten en estos “monitores en vivo” que, a través de rutinas de movimiento y alimentación, recopilan datos como “sensores periféricos 3D”. Es decir, “son focas exploradoras”, dice de estos buceadores que pesan una tonelada y se han adaptado a pasar decenas de minutos bajo el agua; Por ejemplo, su sangre puede contener demasiado oxígeno.

«Cuando vas al médico, te sientes mal y no sabes qué te pasa. El médico dice: 'Hagamos algunas pruebas', porque de esa manera obtienen datos que pueden comparar con rangos normales para ver si hay enfermedad. ”, dice Castillo. Esto es exactamente lo que buscan estos investigadores cuando exploran el océano con focas.

Algunos datos clave son la temperatura y la salinidad del agua a diferentes profundidades y elevaciones, desde la superficie hasta el fondo. También recopilan información sobre la fluorescencia o «la concentración de organismos fotosintéticos o fitoplancton». Además, toman los niveles de pH y oxígeno, lo cual es “muy importante”. [because] Da una idea sobre el estado de salud general de las masas de agua. Pero mientras los oceanógrafos estudian el mar, los ecologistas quieren saber sobre los propios buzos, adónde van y cuánto bucean. «Estamos haciendo dos grandes investigaciones en una», dice Sepúlveda. «Es completamente original».

READ  Verónica encuentra la luz detrás de la tormenta

Los investigadores también buscan obtener más información sobre la zona, conocida como Estrecho de Almirantazgo, al oeste de la Isla Grande de Tierra del Fuego. Bajaron un instrumento llamado CTD (conductividad, temperatura y profundidad) casi hasta el fondo del mar para hacer “perfiles” de esos sitios y obtener nueva información que difiere de la que la Comisión Oceanográfica Nacional, liderada por la Armada de Chile, ha obtenido de vez en cuando. tiempo. Del barco.

Elefante marino en las aguas de la Bahía de Jackson.Sonya_Heinrich (Natalie Oyarzón)

Según Castillo, algunos de los datos preliminares que han obtenido de este nuevo proyecto es que debido a que el glaciar del frente se está derritiendo por el aumento de las temperaturas, las aguas del fiordo -es decir, la profunda bahía entre montañas- están bajas en sal. “Tiene baja salinidad, pero luego recupera su salinidad en sus profundidades”, afirma. Los investigadores también observaron una acumulación significativa de clorofila a 10 metros (33 pies) debajo de la superficie: «Es extraño porque a los organismos fotosintéticos generalmente les gusta estar más arriba, pero en este caso, están más abajo». Esto es algo que “no está bien descrito”, aunque es “típico” de canales y fiordos.

En las últimas semanas, algunos elefantes marinos ya abandonaron la Bahía de Jackson y se sumergieron a profundidades de más de 500 metros (1.640 pies). “Lo bueno es que ya nos dijeron que están viajando, moviéndose por la región de interés y empezando a correlacionar datos de fluorescencia, temperatura y salinidad”, dice Sepúlveda. Al ecologista también le interesa conocer la naturaleza de sus migraciones, porque “se sabe muy poco” de ellas… ¿Volverán al mismo lugar a finales de año? Ella no lo sabe, pero así lo espera.

Suscribirse a Nuestro boletín semanal Para más cobertura informativa en inglés de EL PAÍS Edición USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *