Ciencia simple: cómo el océano está frenando el cambio climático y más

Simple Science es un intento de simplificar las noticias científicas de la semana pasada.

Esta semana en Science analizamos cómo las profundidades del océano mitigan el impacto del cambio climático, cómo el comportamiento social de los bonobos podría proporcionar información sobre la evolución humana y cómo un insecto quedó atrapado en ámbar hace más de 44 millones de años.

El océano y el cambio climático

Durante los últimos 1.200 años, la profundidad del Océano Atlántico Norte ha ido mitigando lentamente los efectos del calentamiento climático. Ahora, los científicos se preguntan si este fenómeno natural se está desacelerando.

Investigadores del University College London y del Instituto Oceanográfico Woods Hole (WHOI) se unieron para estudiar este fenómeno. Anteriormente, los científicos sólo podían acceder a las temperaturas de las profundidades del océano en los últimos 20 a 30 años, gracias a los termómetros modernos. Ahora, muestras tomadas del Océano Atlántico Norte han permitido a estos científicos estudiar los cambios de temperatura en la superficie y las profundidades del océano hasta hace 1.200 años.

Estas muestras proceden de sedimentos de Islandia, donde las inundaciones de los mares nórdicos se filtran hasta las profundidades del Atlántico Norte. Este fenómeno es el resultado de la Circulación Meridional del Atlántico (AMOC), que transporta aguas cálidas desde el norte hasta aguas más frías y profundas hacia el sur.

El océano siempre ha jugado un papel importante en la determinación del clima de la Tierra. La evidencia de esto se remonta a Pequeña Edad de Hielo Cuando la Tierra estaba muy fría, el Mar Báltico se congeló. dos veces.

READ  Descubre una estrella con el período orbital más corto alrededor del agujero negro

Durante este tiempo, el océano probablemente liberó calor a la atmósfera y calentó la Tierra congelada. Ahora está sucediendo lo contrario.

Gracias a muestras tomadas del Océano Atlántico Norte, los científicos sospechan que el océano ha absorbido y almacenado más del 90% del exceso de calor a medida que la temperatura de la superficie de la Tierra ha aumentado. Esto significa que el océano es responsable de frenar el aumento de la temperatura de la Tierra.

Sin embargo, este proceso puede estar empezando a ralentizarse. No se sabe qué está causando la posible tendencia a la baja, pero si es cierta, podría tener efectos devastadores en el ritmo del calentamiento global.

Para más detalles sobre el estudio, lea el artículo. aquí.

Comportamiento bonobo

Uno de los parientes más cercanos de los humanos, el bonobo, está aprendiendo a socializar con otros grupos sociales, a menudo sin ningún beneficio para ellos. Aunque parezca extraño, este tipo de comportamiento suele darse sólo en humanos.

Los bonobos son una especie distinta pero comparten muchas características con el chimpancé común. Este tipo de mono sólo se puede encontrar en los bosques húmedos de la República Democrática del Congo. Más común al sur del río Congo y al norte del río Kasai.

Recientemente, se ha grabado a bonobos limpiando y compartiendo comida con personas ajenas a sus grupos sociales. Durante dos años, ecologistas del Centro Alemán de Primates de Göttingen y de la Universidad de Harvard estudiaron dos poblaciones de bonobos. Durante este tiempo, los investigadores observaron casi 100 interacciones entre los dos grupos.

Estas reuniones a menudo llevaron a organizar interacciones o compartir alimentos, pero también implicaron la formación de asociaciones. Las asociaciones se crearon entre dos grupos de bonobos para atacar a un tercer individuo y demostrar la capacidad de la especie para cooperar.

No se sabe si esta cooperación es el resultado de un sistema cultural formado previamente por bonobos a lo largo de generaciones o si estos casos son puramente circunstanciales. A pesar de lo desconocido, un examen más detenido de nuestros parientes simios podría revelar cómo los humanos evolucionaron hacia el sistema social tal como lo conocemos hoy.

Para obtener más información sobre el comportamiento de los bonobos, lea el estudio. aquí.

Un insecto atrapado en ámbar viejo

Un insecto atrapado en ámbar que había estado almacenado durante 80 años, a la espera de tecnología que permitiera a los científicos revelar sus secretos, finalmente ha sido descubierto.

Los saltamontes se encuentran en todas partes excepto en la Antártida y son conocidos por sus singulares llamadas de apareamiento. Este insecto parecido a un saltamontes todavía existe hoy en día, pero tiene muchos parientes extintos, incluido uno que se encontró recientemente atrapado en ámbar hace unos 44 millones de años.

La naturaleza de esta reliquia es impresionante debido a la rareza de los fósiles de saltamontes bien conservados, especialmente la preservación de sus órganos internos. Afortunadamente para los científicos modernos, este espécimen congelado también tenía savia fluyendo hacia su estructura única y delicada de la oreja.

Como uno de los primeros animales en utilizar el sonido para comunicarse, los saltamontes pronto descubrieron que su herramienta de comunicación atraía atención no deseada.

Los saltamontes americanos cazan mediante la ecolocalización de depredadores. Afortunadamente, en el momento en que este saltamontes quedó atrapado en la resina de un pino, el insecto acababa de comenzar a emitir llamadas de mayor frecuencia para evitar atraer la atención de los murciélagos. Al mismo tiempo, sus oídos fueron evolucionando para escuchar a los murciélagos.

READ  Un nuevo estudio confirma que el volcán Tonga registró el penacho más alto de la historia

Las llamadas sofisticadas, realizadas por un insecto raspando sus alas, eventualmente evolucionaron para usar sonidos ultrasónicos. Esto significa que el canto del saltamontes, por encima de los 20 kilohercios, no sería audible para el oído humano.

El saltamontes fosilizado en cuestión había sido descubierto años antes, en 1936, pero la tecnología de escaneo moderna no había permitido a los investigadores mirar el interior del ámbar hasta ahora. Utilizando esta técnica, los científicos pudieron recrear la estructura de la oreja de un saltamontes conservada y descubrir cómo viaja el sonido a través de su oreja.

Los investigadores descubrieron que los saltamontes escuchaban mejor a 30 kilohercios, pero también podían haber escuchado sonidos entre 60 y 90 kilohercios. La audición en estas altas frecuencias podría haberse utilizado para localizar murciélagos cazadores.

Lea más sobre la naturaleza de la batalla evolutiva entre murciélagos e insectos. aquí.

Otras noticias destacables:

La nave espacial Psyche lanzada por la NASA

Vídeo de la semana:

Toda la historia de Kurzgesagt

@alexh0pkins

[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *