Caos en la Seguridad Social, mientras los sindicatos convocan la primera huelga de la historia

José Luis Escrivá pasará a la historia como el ministro cuyos sindicatos convocaron la primera huelga de la historia de la Seguridad Social.
Falta de personal, retrasos en nombramientos y reconocimiento de beneficios, cierre de oficinas e incumplimiento de acuerdos firmados con sindicatos. Por todo ello, el CSIF y CC.OO. Convocó paros parciales todos los viernes de 10:30 a 11:30 horas en el Seguro Social y paro de 24 horas el 7 de septiembre.

Las jugadas gremiales llegan tras el caos de nombramientos y gestión que sufre la Seguridad Social, una gestión que siempre se ha distinguido por el buen trato a los ciudadanos y su impecable gestión. Ahora, el sistema está en su punto más bajo, con una falta de atención que ha llegado incluso a su defensor del pueblo, Ángel Gabelondo, quien ha criticado al ministro por su nefasta gestión y le ha instado a cuidar mejor a los ciudadanos.

Sindicatos CSIF y CC.OO. Justificando el llamado a la acción “ante la situación caótica y buscando una salida a los problemas que vive la seguridad social”. Agregan que «lamentan» la decisión, pero la consideran «la única opción para restituir obligaciones serias y dignas a los empleados y brindar un buen servicio al público».

El ministro es incapaz de encontrar soluciones a un problema arraigado y ha propiciado el florecimiento de un negocio paralelo de compraventa de citas. En diez años, la plantilla ha pasado de 36.000 a 26.000 y hoy la edad media es de 60 años. Hay 10.000 trabajadores menos, pero se duplica la carga de trabajo de estos funcionarios, que son los encargados de administrar y gestionar todas las prestaciones del sistema, entre ellas cerca de diez millones de pensiones contributivas y decenas de prestaciones y prestaciones, así como un ingreso mínimo de subsistencia. . Como resultado de la escasez de personal, el año pasado se respondieron cuatro millones de llamadas.

READ  Habanero potencia el alcance de España y Latinoamérica a través de Emara Play

Como solución rápida, Escrivá ofreció seis euros por cita a los funcionarios que decidieran trabajar horas extras para agilizar el proceso de atención a los ciudadanos. Todo ello a la espera de los 2.000 trabajadores temporales que los sindicatos, ahora en pie de guerra, prometieron integrar. Los sindicatos se quejan de que más temporalidad hará subir la ratio al 18% en los directivos, y que el titular de la seguridad social está reñido con las directrices europeas con estas decisiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *