NSO se va de gira por Europa y llegar allí es la mitad de la diversión

En el lado tardío de Recientemente viernes Esa noche, el público del Kennedy Center Concert Hall, con entradas agotadas, finalizó su última ronda de aplausos, que todavía sonaban particularmente eléctricos. Por la Orquesta Sinfónica Nacional para la sinfonía «Eroica» de Beethoven, así como una proyección desde un rascacielos del cinematográfico «Concierto para violín» de Erich Wolfgang Korngold para Hilary Hahn.

Después de moverse entre el ruido de la charla, la multitud recogió sus bolsos y sombreros, se puso sus abrigos y bufandas, deambuló por los pasillos un rato y luego desapareció lentamente por las salidas. Tan pronto como la sala quedó vacía, y después de una rápida cerveza entre bastidores, la orquesta entró en acción.

Justo afuera de las puertas del escenario, había camiones con remolque climatizados, con las puertas arriba y abajo, esperando un envío de 76 cajas meticulosamente equipadas que contenían todo lo que la orquesta podría necesitar mientras se embarcaba en su primera gira europea por varias ciudades. Desde 2016, se trata de su primera gira por el extranjero bajo la dirección del maestro Gianandrea Noseda. Desde aquí los camiones se dirigían a sala Carnegie. A partir de ahí, una gira de dos semanas por nueve ciudades de España, Italia y Alemania.

Pero primero tenían que hacer las maletas.

afilado. ingenioso. Solemne. Suscríbete al boletín Style Note.

Como muchos de nosotros, una orquesta puede pasar años planificando los detalles de un gran viaje al extranjero y luego meter todo su equipaje en unas cuantas horas agitadas la noche anterior a la salida. Pero a diferencia de nuestra habitual lucha por adaptadores, cargadores y pasaportes, empacar una orquesta es un proceso cuidadosamente controlado y coordinado, que requiere meses de planificación y permisos anticipados, una plantilla de aproximadamente una docena de trabajadores y un esfuerzo total por parte de los músicos. ellos mismos. Entre bastidores, imponentes cajas parecidas a ataúdes esperan al contrabajo; La sección de cuerdas ocupa una hilera de mesas plegables para guardar sus instrumentos; La caja roja del Celesta alquilado sobresale como un pulgar dolorido, pero encaja perfectamente en el elaborado sistema de embalaje como un bloque de Tetris.

Más de 16,000 libras de instrumentos musicales, guardarropas de músicos y equipo especializado (desde maniquíes y bastidores hasta bancos, gradas y el escenario personal de Noseda) deben empacarse, enviarse y contabilizarse en cada parada a lo largo del camino, viajando en avión y camión. como vehículo. La orquesta se traslada de una ciudad a otra.

Esta es la séptima gira del director de producción de NSO, Daryl Donnelly, quien ha estado con la orquesta desde 2000, y no incluye su planificación para la desafortunada gira de la orquesta por Asia en 2020, que fue interrumpida por la pandemia durante tres días. Antes de que empieces.

READ  El Instituto Rockefeller, la Escuela Clinton y CALS presentarán una serie de diálogos públicos

Esta es la cuarta gira de Christa Sihy, directora senior de producción y operaciones orquestales de NSO, quien ayudó a facilitar dos giras europeas anteriores, así como la gira de la orquesta por Rusia en 2017.

El alcance del trabajo de Donnelly se inclina hacia lo macro: cajas, camiones y movimiento de mercancías a través de una red de equipos y almacenes. A menudo, viajando antes de que llegue la orquesta, se transportan cinco palés de artículos orquestales por toda Europa, a veces por equipos de conductores para garantizar la eficiencia de los viajes largos, como los intermedios. Madrid Y Berlina.

Mientras tanto, el dominio grande de Cihi es el dominio pequeño. Lleva una carpeta con la tapa repleta de cientos de páginas de formularios y permisos. Si bien la mayoría de los viajeros internacionales están familiarizados con la trivial pregunta «¿Hay algo que anunciar?» El misterio de viajar al extranjero Para las orquestas, la escala es completamente diferente.

“Todo lo que hay dentro de las cajas, en la medida de lo posible, está detallado según los diferentes papeles involucrados”, me dijo Cihi en una llamada de Zoom con Donnelly desde la primera parada de la gira en Barcelona. «Estas son todas las cuerdas y sus arcos, todas las trompetas y sus sonidos. Todo.»

Este detalle va más allá de simples estadísticas y evaluación de herramientas. Cihi debe cumplir con las reglas de las aerolíneas y los requisitos de la TSA, así como con las reglas aduaneras internacionales que regulan el transporte internacional de materiales de especies en peligro de extinción: materiales raros que aparecen en abundancia desproporcionada en las orquestas.

En 2016, se implementaron nuevas reglas y se hizo una aplicación más amplia de las regulaciones establecidas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres de 1973 (CITES) provocó que las orquestas se enfrentaran a una presión mucho mayor para cumplir con los estrictos requisitos para la publicidad de instrumentos musicales. a informe 2020 La Liga de Orquestas Estadounidenses descubrió que “los permisos de exportación otorgados por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. se duplicaron en 2017 de 20.000 a 40.000”, la mayoría de los cuales estaban relacionados con instrumentos musicales.

Considere los anillos de campana de marfil que a menudo se encuentran en los fagotes, o la piel de lagarto y la ballena que a veces se usan en las empuñaduras y extremos de los arcos de violín, o el palo de rosa brasileño usado en los violines, o la madera de pernambuco utilizada en los arcos, y sentirá con qué rapidez estos Se agregan detalles y el grosor de la cubierta Cihi.

Cihi también adopta su papel no oficial como «juez de equipaje» para el grupo de gira con poco más de 120 pasajeros, incluyendo la orquesta, el personal, el bibliotecario de la gira, el conductor de portada, dos directores de gira, un médico y un fotógrafo, y si es así puede empacar su equipaje. Tiene cosas al mismo tiempo adecuadas para su viaje a Colonia, una crítica molesta, y todas ellas se trasladarán según un horario apretado de autobuses, trenes y aviones. Si a esto le sumamos la órbita informal de parejas, amigos, familiares y unos 60 clientes (que tienen su propio itinerario de Berlín a Milán), el número de músicos callejeros en NSO casi se duplica.

READ  Una mujer francesa se ve obligada a viajar a España para beneficiarse de un aborto más prolongado

“Una vez que se muden juntos, definitivamente se sentirán como si estuvieran en una excursión escolar”, dice Chihy. «Pero es divertido estar en un lugar inusual con 100 de tus compañeros. Es una aventura. Sólo espero que la gente no deje sus pasaportes en la caja fuerte del hotel».

«Tienes que prepararte todo lo que puedas y luego improvisar el resto del camino», dice Donnelly.

Como en la música clásica, existen límites a lo que se puede improvisar. Hacer una gira con una orquesta en 2024 es un trabajo pesado que tiene un costo aplastante.

Incluyendo la fecha de Carnegie, los gastos totales de esta gira son de aproximadamente 2,1 millones de dólares, una cifra que incluye honorarios del artista y del equipo, transporte, alojamiento, dietas, mercancías, promoción y otros gastos varios, y es similar a los presupuestos de giras anteriores por Europa. (la gira de 2016 costó 2,2 millones de dólares) y Asia (el presupuesto para el viaje cancelado a Asia se fijó en 1,8 millones de dólares).

En cuanto a los ingresos, las giras orquestales rara vez se pagan mediante honorarios, sino que dependen en gran medida de donaciones caritativas. Con ese fin, los 2,3 millones de dólares en ingresos de giras generados por la ONS se dividen en 1,4 millones de dólares en dinero recaudado de donantes y poco menos de 1 millón de dólares en honorarios de la gira.

También hay un costo ambiental significativo que conlleva las giras orquestales, un costo que puede llamar la atención en 2024. La pandemia ha suspendido las giras orquestales internacionales durante dos años, y muchas orquestas están reconsiderando las intenciones y los impactos de una práctica que ha sido un alimento básico durante décadas.

Donnelly cita una serie de medidas internas tomadas para reducir las emisiones (y los costos): por ejemplo, un conjunto de cajas de guardarropa nuevas pueden acomodar Viste al doble de jugadores y reduce la carga útil general con una plataforma. El timbre de 10 pies encargado en Korngold fue reemplazado por una placa de campana acústicamente idéntica de 49 libras, con un tamaño relativamente pequeño. La revisión y modificación de los instrumentos y equipos llevados de gira dieron como resultado una reducción del 20 por ciento en el volumen total de envío de la orquesta.

READ  España otorga acceso a la FIV a mujeres solteras, lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales

La Oficina Nacional de Estadísticas también lanzó una alianza con el Grupo de Reforestación bosques americanosun grupo conservacionista que se asocia con organizaciones para reforestar áreas devastadas por incendios forestales. En la práctica, NSO Partnership destina $7.000 a la reforestación 660 acres en el noroeste de Oregónque, en teoría, compensa sus propias emisiones de la gira.

Junto con la reducción en el volumen de carga, dice Jan Davidson, director ejecutivo de NSO, la asociación Se trata de una “medida concreta” para reducir la huella de carbono de la orquesta durante sus giras. (Con ese fin, en el frente interno, la NSO recientemente redujo la impresión de programas en papel y cortó su energía eléctrica en un 95 por ciento reemplazando la iluminación del dosel del escenario con 60 luminarias LED).

«Ya sea una entidad sin fines de lucro o una entidad corporativa, todos tenemos la responsabilidad de descubrir cómo administrar nuestro negocio de una manera más respetuosa con el medio ambiente», dice Davidson en una llamada telefónica desde una parada de la gira en Madrid. «Y lo que he estado aprendiendo es que nadie tiene todas las respuestas y muchos de nosotros intentamos cosas diferentes para intentar hacerlo bien. Creo que debemos tener la mentalidad de que este es el viaje en el que estamos», y tenemos que seguir aprendiendo.»

Los costos crecientes, el esfuerzo extenuante, la incertidumbre inminente, la carga financiera y el impacto ambiental que hacen de las giras orquestales una tarea tan monumental fácilmente podrían plantear dudas sobre su mérito en primer lugar. Pero nadie con quien hablé en el Kennedy Center o en el Road Bugle expresó dudas sobre el valor de llevar el espectáculo de gira, y menos aún Davidson.

Ella señala que el orgullo de la ciudad natal de la orquesta antes de la gira probablemente explica un aumento notable en la venta de entradas en enero y febrero. Pero a medida que el grupo avanzaba de sala en sala, también noté el impacto directo que la American Orchestra, que lleva la palabra “Nacional” en su nombre, tuvo en quienes vinieron a escuchar.

«La gente habla de poder blando y diplomacia cultural, y esas palabras se repiten mucho», dice Davidson. «Pero para mí, cuando estás en el terreno y ves a 123 artistas y personal interactuando con personas en todas las ciudades en las que estamos, eso realmente construye relaciones. Aquellas que tal vez profundicen la comprensión de quiénes son los estadounidenses».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *