Malasia nunca tuvo la intención de ser un país islámico Daily Express Malasia

Leemos con gran preocupación la noticia de la amenaza de muerte contra Nik Elaine Zorina Nik Abdul Rashid y su hija Tengku Yasmin Nastasha Tengku Abdul Rahman.

También recibieron amenazas en las redes sociales, incluidos llamados a quemar su casa.

La razón se debe a su impugnación legal contra el Consejo Legislativo del Estado de Kelantan para invalidar 18 disposiciones de la ley Sharia en Kelantan, 16 de las cuales fueron invalidadas por el Tribunal Federal.

Como resultado, han sido retratados como enemigos del Islam hasta el punto de que algunos extremistas creen que está permitido derramar su sangre.

Debemos recordar que la ley suprema de la Unión es la Constitución.

El artículo 4 de la Constitución dice alto y claro: “Esta Constitución es la ley suprema de la Unión y cualquier ley aprobada después del Día de la Independencia que sea incompatible con esta Constitución será nula en la medida en que sea incompatible con ella”.

Sin embargo, si uno examina la Constitución en su conjunto y la historia detrás de la aparente paradoja, descubrirá que en el corazón de esta “ley suprema” del país –y tal vez de la ley de los Padres Fundadores de la nación– está el deseo de crear una sociedad pluralista y justa.

Como abogados preocupados y responsables, Nick Ellen y su hija se dieron cuenta de que lo que el Consejo Legislativo del Estado de Kelantan pretendía hacer iba claramente más allá de lo establecido en la Constitución.

Sí, el artículo 3 de la Constitución establece que “el Islam es la religión de la Unión; Pero otras religiones pueden practicarse en paz y armonía en cualquier parte de la Unión”.

READ  El abogado de Navalny abandona las elecciones parlamentarias por estricta ley

Pero, ¿significa esta condición que Malasia afirma ser un país islámico? La respuesta es un claro y rotundo “no”, según el informe de la Comisión Constitucional de la Federación Malaya (página 73).

Al examinar el proyecto de constitución, el informe de la Comisión Reid dejó claro: “Observar este principio… no significa que el Estado no sea un Estado secular”.

Este fue un tema de discordia para muchos islamistas en Malasia. De la declaración anterior, queda muy claro que Malaya nunca tuvo la intención de ser un país islámico.

Esto no es simplemente una afirmación por parte de la Comisión Reed; Es una declaración hecha por las mismas personas que se convirtieron en el gobierno del país recién independizado.

Combinado con el artículo 4, que establece todas las leyes del país según la Constitución, deja claro que cualquier afirmación de que se suponía que Malaya era una teocracia es engañosa.

Por lo tanto, la idea de que el Estado tiene derecho a dictar leyes que demuestren que estamos avanzando hacia un Estado islámico no es más que una decepción.

anuncio

Yendo más lejos, según la Cláusula 1 de la Lista de Estados de la Constitución Federal, las legislaturas estatales pueden promulgar leyes relacionadas con la ley islámica, incluyendo “establecer y castigar los delitos cometidos por personas que profesan la religión del Islam contra los principios de esa religión, excepto en relación con a materias incluidas en la lista federal.

La advertencia “excepto con respecto a asuntos de la lista federal” fue que una “cláusula de exclusión” es una disposición que excluye a las legislaturas estatales de elaborar leyes sobre asuntos dentro de la jurisdicción federal.

READ  Una foto manipulada de Biden dando la bienvenida a Xi Jinping se está volviendo viral en X

Este es un hecho que algunos fanáticos religiosos pasan por alto, si no ignoran intencionalmente, que creen que tienen el poder de anular la Constitución y promulgar leyes estatales que ya están cubiertas por leyes federales.

Las amenazas contra Nick Ellen y su hija son despreciables e insultantes. También presenta una muy mala imagen del Islam como religión fanática y agresiva.

En nuestra opinión, el Islam y el Estado deben estar institucionalmente separados para preservar la capacidad de los musulmanes de actuar basándose en el libre albedrío y no mediante la coerción por miedo al aparato de gobierno.

Por lo tanto, todos los actos de lealtad estarán motivados únicamente por la verdadera fe en Dios, y no por el miedo o la acción de otros factores externos o agencias estatales.

La premisa subyacente a este argumento es simple: la ley Sharia y su propósito sólo pueden ser practicados libremente por quienes creen en ella, y perdería toda su autoridad e importancia religiosa si fuera coaccionada por el Estado.

Por lo tanto, desde esta perspectiva religiosa, ningún Estado debería tener autoridad sobre el Islam.

Además, también creemos que la redacción contenida en la Constitución Federal en el Noveno Anexo II – Lista de Estados, a saber. Debe revisarse “el establecimiento y castigo de los delitos cometidos por personas que profesan la religión del Islam contra los principios de esta religión…”.

Este fallo ha llevado a una situación en la que el Estado continúa castigando a los musulmanes incluso por sus pecados personales, cuando los pecados personales no tienen nada que ver con el Estado. Los musulmanes deben practicar el Islam por convicción, no por temor a sanciones estatales.

READ  El secretario general de la ONU insta a una política de no uso de armas nucleares antes de la cumbre del G7

Ésta es la esencia de la piedad, y es lo que Nick Ellen y su hija intentan recordarnos.

anuncio

Por lo tanto, en nuestra opinión, el encuadre de toda la cuestión está políticamente motivado, manipulado y exagerado.

Dr. Ahmed Farouk Mousa

Fundador y Director

Frente del Renacimiento Islámico

Kuala Lumpur

– Las opiniones expresadas aquí son las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones del Daily Express.

– Si tienes algo que quieras compartir, escríbenos a: [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *