La Iglesia en Colombia ansiosa por echar una mano en los diálogos de paz con la guerrilla

ROMA — Cuando el nuevo gobierno del presidente electo Gustavo Pedro asuma el 7 de agosto en Colombia, la Iglesia Católica será una agencia clave para lograr uno de sus objetivos: negociar un acuerdo de paz con el movimiento guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN). . Ha estado amenazando al país desde la década de 1960.

A pesar de los exitosos acuerdos de paz entre el presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) ratificados por el Congreso en 2016, varios gobiernos han intentado sin éxito negociar con la insurgencia.


Pedro cree que el país finalmente necesita estas conversaciones de paz, ya que deja cinco décadas de conflicto civil que ha dejado miles de muertos, millones de desplazados y pérdidas incalculables en daños, exacerbados por el crimen organizado en curso.

El presidente electo necesitará la ayuda de los sacerdotes y obispos de la nación para tener éxito donde otros han fracasado. Dispuesta a ver este conflicto sangriento como algo del pasado, la jerarquía católica está dispuesta a capitular.

La Conferencia Episcopal de América Latina y el Caribe, CELAM, organiza un seminario para plantear la urgencia del desarme en toda la región en colaboración con varias organizaciones de la sociedad civil. Varios actores vienen a participar, respondiendo a la llamada Coalición por el Desarme para promover la acción sistémica en el país y en los Estados Unidos para garantizar la paz y la no violencia.

Se espera que Pedro asista al evento del 26 de julio en la sede de la Universidad Santo Tomás en Bogotá «como muestra de su compromiso con la construcción de la paz».

READ  A raíz de la reciente ronda de inundaciones, las autoridades buscan una solución conjunta al lago Manzak, Spanish News

Desarme en América Latina y el Caribe, políticas públicas, presupuestos, militarismo en el contexto regional y global, corrupción, abusos a los derechos humanos, sistemas de justicia débiles, guerrillas, mercenarios y paramilitares.

Según los organizadores, su esperanza es que «se puedan escuchar signos de esperanza global, incluida la postura del Papa Francisco, iniciativas de fe en la no violencia radical, reflexiones teológicas que alienten el trabajo por el desarme, la movilización global contra la guerra y la acción de las iglesias». y organizaciones religiosas de América Latina y el Caribe en apoyo al desarme». «

La Iglesia Católica en Colombia ha abogado durante mucho tiempo por la verdad y la reconciliación, y este tema fue el tema central de una homilía pronunciada por el Arzobispo Luis José Ruta Aparicio de Bogotá y presidente de la conferencia episcopal.

La verdadera reconciliación que necesita Colombia es «amar a nuestros enemigos, la noviolencia activa, responder a la guerra con el perdón, abrir el corazón a la reconciliación, practicar la bondad con alegría, caminar diligentemente por caminos que respeten la vida, la justicia, por toda vida, desde el vientre hasta la vida de los ancianos, la vida de los ancianos enfermos”, dijo. La misa se dijo con motivo del 212 aniversario de la independencia del país el pasado 20 de julio.

“Primero, estamos llamados a orar por Colombia y ser diligentes en todos nuestros asuntos. Que los padres y las madres hagan de sus hogares escuelas de oración, pequeñas iglesias de amor en la oración, no se cansen de orar, la oración es poderosa”, dijo.

READ  Los proyectos de enlace de la ciudad fortificada española y el departamento de bomberos avanzan

En segundo lugar, prosiguió, “necesitamos paciencia activa para asumir los sufrimientos de cada día, sin agresión, sin desconfianza, todas las familias y todas las comunidades del mundo tienen problemas, reunámonos en nuestros campos y en nuestras ciudades para florecer en la fraternidad. Que florezca el diálogo, el amor fraterno, que es más audaz y poderoso que la guerra.

Finalmente, instó a toda la nación a no olvidar a Dios, argumentando que cuando Dios está fuera de escena, una nación «se arruina, se destruye a sí misma». Buscar a Dios es buscar esperanza.

Más allá de las razones obvias de cualquier prelado cuando se trata de promover la paz y la armonía en un país, en el caso de Colombia, está el elemento adicional de muchos laicos y religiosos misioneros, sacerdotes y obispos que han perdido la vida en el conflicto y trabajaron en silencio. con los más vulnerables.

RELACIONADO: La nueva marca de Columbia Catholic es una fábrica de mártires

“En todas las regiones de nuestra geografía nacional -concluyó el arzobispo- las semillas del reino se han sembrado durante décadas, durante mucho tiempo, en silencio, con diligencia, con fe en la obra de la evangelización pacífica”, dijo. “Al pensar en Colombia hoy, queremos agradecer a tantos laicos, familias, religiosos, diáconos, sacerdotes y obispos por la generosa entrega de sus vidas.

Sigue a Inés San Martín en Twitter: @inesanma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.