La Corte Constitucional de Colombia aprobó la política de paz de Pedro

El presidente Gustavo Pedro compareció ante el Tribunal Constitucional

La Corte Constitucional de Colombia rechazó una apelación de extrema derecha para revocar la política de paz del presidente Gustavo Pedro.

El tribunal impuso límites a la política de «paz total» de Petro.

Dos legisladores de extrema derecha, José Jaime Uscategui y María Fernanda Cabal, habían pedido al tribunal que retirara la Ley de Paz Total, que permitía al gobierno negociar con guerrillas y organizaciones mafiosas.

El tribunal rechazó las demandas de los legisladores, pero limitó la capacidad del gobierno para indultar a criminales para que pudieran mediar con grupos armados ilegales.

Según el tribunal, el gobierno sólo puede nombrar a los llamados «gestores de paz» y destituirlos después de consultar a los poderes legislativo y judicial.

El gobierno reemplazó al ex comandante paramilitar exiliado Salvador Mancuso como jefe de paz a principios de este año para que pudiera mediar en la movilización de grupos paramilitares.

El marido de Mancuso Cabal, José Félix Lafari, líder de la Federación Campesina, lo acusó de solicitar apoyo paramilitar para la elección de 2005 del ex Fiscal General Mario Iguarán.

El tribunal no revocó el nombramiento de Mancuso, quien fue condenado por tráfico de drogas en Estados Unidos.

El Comisario de Paz, Otti Padino, celebró la decisión del tribunal.

Esta decisión es consistente con la historia judicial que reconoce la responsabilidad del presidente por la paz. Se están validando las directrices de la política de paz sin precedentes de nuestro gobierno, basada en la reconciliación y las conversaciones sociojurídicas con grupos no rebeldes.

El Comisionado de Paz Otti Patino

Como parte de su política de paz, el gobierno ha iniciado conversaciones formales de paz con las guerrillas del ELN y EMC, formada por ex miembros de la ahora extinta organización guerrillera FARC.

READ  Estados Unidos designará a Colombia como aliado clave fuera de la OTAN

El gobierno también ha iniciado procesos de paz que involucran a grupos del crimen organizado en Medellín y Buenaventura, y está buscando negociaciones con organizaciones paramilitares como las AGC y «Los Pachenca».

A estas iniciativas se opone la extrema derecha, que ha sido acusada de confabularse con grupos del crimen organizado para derrotar a los insurgentes de izquierda y reprimir violentamente a los progresistas no violentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *