Guerra en Colombia por ‘dragones’ de oro hundidos en río

Apodadas «dragones» por los lugareños, las enormes máquinas utilizadas para extraer oro de las riberas de los ríos están acusadas de destruir el medio ambiente y financiar el crimen organizado.

Pero su demolición en una operación militar masiva fue recibida con hostilidad por las comunidades que dependen de la minería para su supervivencia diaria.

Alrededor de El Bagre, en la región rica en oro del Bajo Cauca, la huelga de mineros que comenzó a principios de este mes ha estado marcada por actos de vandalismo.

Pero uno de los mineros, Luis Manuel Campo, de 32 años, insistió a la AFP que «no tenemos nada que ver con grupos criminales».

Combo posee una excavadora junto con otros tres.

“No nos estamos escondiendo, queremos que cese el acoso”, dijo.

“Queremos ser debidamente reconocidos como mineros para que podamos trabajar en paz sin estigma”.

La nueva fiebre del oro

Los nombres de los pueblos de la comarca, como Zaragoza y Cáceres, nos recuerdan a los colonos españoles que ya habían extraído oro en el Bajo Caca en el siglo XVII.

Se convirtió en un bastión de los paramilitares de derecha en la década de 1990 y ahora es el hogar del cartel más poderoso de Colombia, el Clan del Golfo.

El presidente Gustavo Pedro canceló una tregua con el Klan este mes, acusándolo de estar detrás de los ataques contra civiles por parte de los mineros que protestan.

Las bandas criminales en Colombia ganan tanto dinero con la minería ilegal como con el tráfico de cocaína, dicen las autoridades.

READ  El Papa elogia a Colombia por brindar protección a los venezolanos necesitados

Con el reciente aumento de los precios del oro, el Bajo Cauca se ha visto afectado por un nuevo tipo de fiebre del oro, con comunidades pobres recorriendo los lechos de grava de los ríos con palas, topadoras y excavadoras.

«Aquí no hay nada excepto oro», dijo Campo.

Los lugareños dicen que 350 excavadoras, grandes y pequeñas, operadas legalmente por la empresa multinacional a lo largo de Mineros Alluvium.

‘rentable’

Las excavaciones ilegales van desde máquinas simples con cintas transportadoras improvisadas hasta grandes artilugios mecánicos que requieren varios buzos para navegar por un gran tubo de vacío debajo del agua turbia.

Y luego están los «dragones», botes de tres pisos y 20 metros (66 pies) de largo con motores enormes.

Hay alrededor de dos docenas de estos en la región del Bajo Caca.

Un «dragón» cuesta alrededor de medio millón de dólares, dicen sus dueños a la AFP.

«Con el precio actual (del oro), es rentable», dijo Alex Cascio, de 41 años, quien dirige uno de los fantasmas.

Un «dragón» puede extraer dos kilogramos (4,4 libras) de oro al día, con un valor de más de 50.000 dólares, según un oficial de policía que habló bajo condición de anonimato.

AFP visitó varios animales, incluido uno llamado «Native», que solo había estado activo durante dos meses en un brazo del río Nechi.

«Helicópteros (militares) nos sobrevuelan todos los días y tenemos miedo», dijo Kozio, quien insistió en que no había ningún vínculo con el crimen organizado.

«Diesel, alimentos, logística… compramos todo en el barrio y muchas familias viven de nuestras operaciones», agregó.

READ  Empresas buscan reiniciar proyecto colombiano de GNL del Pacífico

AFP observó al menos seis «dragones» destrozados y en llamas en la orilla del río, algunos de los cuales ya estaban siendo reparados por sus dueños.

No hay información oficial sobre cuántas excavaciones fueron destruidas.

«Tratamos de detenerlos y fue terrible», dijo Julia Tadis, propietaria de un pequeño restaurante que allanó tres máquinas este mes en Nueva Esperanza, una aldea pobre a la orilla del agua.

«El ejército vino diciendo que éramos tribus del Golfo. Y lo quemaron todo», agregó el dueño de la trinchera, Juan Manuel García.

El daño ya esta hecho’

“Ya explotado por Mineros hace 40 años… el daño ya está hecho”, asevera Combo.

El abogado Francisco Arrieta Franco aboga por los mineros, a quienes califica de víctimas.

«Es un error decir que las tumbas pertenecen al clan», dijo a la AFP.

«Operar una excavación es complicado y costoso. Los delincuentes están más interesados ​​en la extorsión, que está en todas partes en esta área».

Los lugareños dicen que los mineros no son extorsionadores del Golfo.

En una tienda de oro en El Bagre, un empleado advirtió sobre problemas si el gobierno continuaba «hostigando» a los mineros.

«Necesitamos estos tesoros para trabajar y comer», exclamó el empleado, que no quiso ser identificado. «¡Sirven a toda la comunidad!»

Un minero agregó bajo condición de anonimato: «Te obligan a hacer cosas ilegales cuando tienes el estómago vacío».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *