advertisement

Bajo el argumento de que el nuevo tratado de la Federación Cubana de Béisbol (FCB) con las Grandes Ligas estadounidenses, o MLB por sus siglas en inglés, proporcionará ganancias al […]

Bajo el argumento de que el nuevo tratado de la Federación Cubana de Béisbol (FCB) con las Grandes Ligas estadounidenses, o MLB por sus siglas en inglés, proporcionará ganancias al Gobierno cubano, el Senador cubanoamericano por el partido Republicano Marco Rubio solicitó al presidente Donald Trump que no avale el trato entre ambas instituciones deportivas.

Su solicitud vio la luz a través de la red social Twitter, aunque el republicano aclaró que lo había hecho también de forma personal y mediante un documento oficial como procede en casos como este.

El citado acuerdo se anunció el pasado día 19 de diciembre. El mismo trata de finalizar de una vez por todas el tráfico de jugadores cubanos y otorga a los peloteros de la Isla la posibilidad de ser contratados por las Grandes Ligas estadounidenses bajo las misma condiciones que lo son con Taiwán, Corea del Sur o Japón.

“Creemos que este acuerdo logra ese objetivo y permitirá que la próxima generación de jugadores cubanos persiga su sueño sin soportar muchas de las dificultades que experimentan los jugadores cubanos actuales y anteriores que han jugado en la Liga Mayor de Béisbol”, expresó Rob Manfred, Comisionado de las Grandes Ligas.

¿Qué demanda Rubio en su reclamo?

El Senador basa su solicitud en el hecho que la FCB no es una institución independiente, sino que como muchas otras en la nación caribeña responde a los intereses del Gobierno y las ganancias que proporcione el acuerdo irán a parar a las manos de este y no de la propia Federación.

“Esto no es solo un hecho incorrecto, es una farsa y estoy trabajando para conseguir que se anule lo antes posible”, escribió Rubio.

Fallece Romelio Martínez, uno de los sluggers más grandes del béisbol cubano (+ Video)

Desde hace algunos días que la intención de Rubio y Mario Díaz-Balart se viene haciendo evidente sobre su postura en contra de que la FCB y la MLB mantengan el acuerdo.

Jacob Ogleson, analista de Florida Politics, expresó que ambos se habían mostrado muy cautelosos al respecto y que en el caso particular de Rubio, este había expresado que el acuerdo no podía menos que generar preocupación para el Gobierno Federal.

“Solicité al Departamento de Estado y a la Casa Blanca que realizaron una revisión sobre el acuerdo, ya que este permite al Gobierno cubano llevar a cabo el tráfico de jugadores de béisbol patrocinado por el Estado”, comentó Rubio en Twitter en ese momento.

Rubio también mostró su oposición al acuerdo a través de Twitter asegurando que la FCB, que es “controlada por el Gobierno de Cuba” se quedará con un 20% del valor total de cada contrato que se firme entre la MLB y cada jugador cubano.

Publicidad

El representante cubanoamericano dijo en su publicación que “el régimen impondrá un nuevo impuesto sobre la renta a las ganancias de los jugadores, a pesar de que los ingresos se ganan jugando en los EEUU.”

Sin embargo, los directivos de la MLB han asegurado que este acuerdo no impondrá impuestos especiales a los jugadores cubanos, sino que se les cobrarán los impuestos sobre los ingresos de la misma forma que se aplican a cualquier otro salario.

Rubio respaldó su argumento con un enlace a un artículo de National Review que hace un llamado más directo a Trump al “acuerdo de veto de MLB”, y que está subtitulado “No robes los salarios de los jugadores para financiar un régimen comunista”.

A pesar de que el acuerdo representa la posibilidad de que los peloteros cubanos puedan viajar de manera legal a los Estados Unidos junto a sus familiares, Rubio considera que no es más que una artimaña del gobierno cubano para hacerse con dinero proveniente de los Estados Unidos.

La MLB aclaró que bajo el sistema anterior, “los jugadores pagan a los traficantes de personas una gran parte de los salarios y bonificaciones a cambio de sacarlos de Cuba”.

Publicidad
advertisement
advertisement