El incendiario discurso de Ortega contra Estados Unidos, España y Costa Rica

NS¿Está la economía “de rodillas”?

Rosario Murillo y Daniel Ortega. Imagen de archivo: La Prensa

de La Prensa

Havana Times – “Ignorantes, envidias, entrometidos, maldiciones” y acusaciones de que quieren boicotear las elecciones presidenciales de noviembre. Así se refiere el sistema de Ortega Murillo a Estados Unidos, España y Costa Rica, aunque durante años este gobierno se ha beneficiado de sus relaciones comerciales con estos países que son importantes fuentes de ingresos para la economía nacional y son los principales destinos de emigración de los nicaragüenses. . ¿Qué puede perder Nicaragua si se rompen estos lazos?

El 14 de agosto, el régimen envió una carta dirigida a Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica, acusando a su vecino del sur de “interferir” en los asuntos internos de Nicaragua. También los acusó de tener “un notorio deseo de parecer superiores y menospreciar a sus semejantes y tratarlos como subordinados”.

La carta también acusa a Costa Rica de “envidiar y expresar celos históricos, agregando hoy el establecimiento de organizaciones fascistas que los incitan y exigen a los demás lo que ellos mismos no dan a su pueblo”.

Más temprano, el 10 de agosto, la vicepresidenta y portavoz del régimen, Rosario Murillo, sorprendió a la nación al atacar al gobierno de España durante su habitual discurso del mediodía en los medios de propaganda de la dictadura.

La respuesta de Murillo se produjo después de que España dijera que Nicaragua debe proporcionar urgentemente al proceso electoral actual una autoridad electoral independiente e imparcial que no esté bajo el control del partido gobernante.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español distribuyó un mensaje ofensivo, insultante y falso al que respondemos. La verdad te dará libertad. Y Murillo dijo en su intervención: “El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional lamenta y condena la inaceptable injerencia del Gobierno de España en los asuntos internos de nuestro país y sólo de nuestro pueblo”.

También dijo que continuaría “denunciando la cínica y persistente injerencia e injerencia en los asuntos de nuestro gobierno. Se autodenominan demócratas y son regímenes inapropiados que violan constantemente los derechos de su pueblo al autogobierno o procesos independientes de independencia. Demasiados engaños, encubrimientos, mentiras, crímenes, crímenes de odio y crímenes de lesa humanidad ”, agregó. No lo reconocen, pero todos lo saben y lo condenan”.

Y no olvidemos cuando Ortega describió a Estados Unidos como una “maldición”, y que Estados Unidos es su principal socio comercial. Por ejemplo, desde 2007 hasta 2020, el 35,7 por ciento de los ingresos por exportaciones del país provinieron de Estados Unidos.

“El Imperio Yankee es una maldición para la humanidad. El Imperio es el hijo de Satanás de las Cuevas del Mal, y se deleita en el sufrimiento de los pueblos del mundo y el sufrimiento de su propia gente, incluso la población” blanca “, Ortega dijo durante una ceremonia el miércoles 23 de junio.

Pero esto no fue suficiente. El domingo 25 de julio, Ortega volvió a criticar a Estados Unidos, esta vez acusándolo de querer “boicotear” las elecciones presidenciales del 7 de noviembre, dijo, “sembrando nuevamente las semillas del terrorismo en nuestro país”.

“A los yanquis no se les respeta. Para ellos, las elecciones son válidas sólo cuando ganan sus títeres, es decir, los que los han postulado como candidatos. Si ganan sus asociados, las elecciones son buenas. Si pierden, las elecciones no son buenas”. y hacen todo lo que está a su alcance para desestabilizar el país, destruir el país, como lo han hecho con Cuba, Venezuela, Bolivia y Brasil ”, dijo en un discurso tras asistir a una jornada de“ Verificación Ciudadana ”.

READ  La ciudad más pequeña de España no puede registrar más residentes

Todas estas declaraciones se enmarcan en el contexto de la demanda de la comunidad internacional para que el régimen de Ortega-Murillo cese sus acciones represivas contra potenciales candidatos presidenciales, opositores a su administración y partidos políticos, medidas que se han intensificado en las últimas semanas, ante la elecciones presidenciales.

A pesar de las palabras de Ortega, estos países siguen siendo importantes socios comerciales de Nicaragua, mercados de los que dependen las remesas, las exportaciones, la cooperación y la inversión extranjera directa, ingresos que a lo largo de los años han sido fundamentales para el crecimiento económico del país.

1. Remesas

En el caso de las remesas, cuando Ortega asumió el poder en 2007, las remesas totalizaron 739,6 millones de dólares. Solo en 2020, esa cifra se elevó a 1.850 millones, según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Del total del año pasado, el dinero enviado solo desde Estados Unidos ascendió a 1,11 mil millones, 271,5 millones desde España y $ 131,5 millones desde Costa Rica. Es decir, el 80 por ciento del flujo de remesas proviene de estos tres países con los que choca Ortega, cuando una simple medida que castiga a estos “salvavidas” es suficiente para hacer tambalear la economía en cuestión de meses.

Las remesas han sido fundamentales para reducir la pobreza y mantener el consumo. Entre 2018 y 2020, e incluso en 2021, las remesas continuaron creciendo y fueron clave para evitar el colapso de la economía, ya que el desempleo aumentó en los últimos tres años de recesión, cayó el consumo y aumentó la pobreza.

De hecho, de 2016 a 2020, el banco central dice que las remesas de Estados Unidos a Nicaragua ascendieron a 4.320 millones de dólares. Mientras que solo en el primer semestre de este año, la cifra alcanzó los 644,7 millones.

En el caso de España, en los cinco años señalados llegaron a Nicaragua $ 910,2 millones, lo que muestra un crecimiento significativo, ya que los datos también indican que entre enero y junio de 2021 se enviaron un total de $ 152,8 millones desde España.

En el caso de Costa Rica, las remesas en los últimos cinco años totalizaron $ 1,42 mil millones y alcanzaron su pico – 306,5 millones – en 2019. En los primeros seis meses de este año, las remesas totalizaron 131,5 millones.

No cabe duda de que las remesas son una importante fuente de ingresos para el país. Economistas consultados por LA PRENSA explicaron que las remesas fueron clave para reducir la pobreza durante el mandato del gobierno de Ortega, así como para impulsar la demanda interna, afectando la recaudación de impuestos y actividades económicas clave en la medición del PIB.

El economista y sociólogo Oscar René Vargas explicó que estas transacciones representan aproximadamente el 17 por ciento del producto interno bruto de Nicaragua y que en promedio el 90 por ciento de todas las remesas provienen de Estados Unidos, España y Costa Rica.

READ  Las exportaciones ayudan al sector español de recambios a hacer frente a la crisis del coronavirus

Por lo tanto, no tenerlo perjudicaría mucho a los nicaragüenses que experimentaron una caída en su poder adquisitivo luego de tres años de estancamiento económico. El dinero que reciben estas personas se utiliza, por ejemplo, para comprar alimentos de la llamada “canasta básica”, que a julio costaba unos 15.266,04 córdoba (unos 434 dólares), según el Instituto Nacional de Información para el Desarrollo (INIDE).

A pesar de los riesgos que pueden presentar las fuertes relaciones económicas entre Nicaragua y estos tres países, Vargas no cree que sea posible que estos países restrinjan el envío de remesas desde sus países a Nicaragua, como sucedió con Estados Unidos y Cuba.

A fines del año pasado, el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prohibió las transferencias de dinero a la isla, alegando que ayudan a financiar el ejército. Más de 400 oficinas de Western Union están cerradas. Esta medida agravó la asfixia económica que vive Cuba actualmente, lo que ha repercutido negativamente en el nivel de vida de la población.

“No creo que se aprovechen del tema de las remesas, porque Cuba es un problema desde hace muchos años y tiene otras características que aquí no se aplican. Las remesas representan alrededor del 17 por ciento del PIB de Nicaragua y será un gran golpe porque casi 800.000 familias las reciben, pero no lo veo como una herramienta que estos países utilizarán “.

2. Comercio

Otra fuente importante de ingresos para la economía nicaragüense son las exportaciones a estos países. Estadísticas del Centro de Procesamiento de Exportaciones (Cetrex) muestran que en 2020 Nicaragua recibió un total de $ 2.95 mil millones por exportaciones tradicionales. Durante ese año, Estados Unidos pagó $ 1,40 mil millones para comprar productos nicaragüenses. En el caso de España, la cifra fue de $ 15,17 millones y Costa Rica gastó $ 132,21 millones.

Centrex también señala que en los últimos cinco años, el mayor valor generado por las exportaciones a España fue en 2019, cuando se facturaron 23,25 millones de dólares. En el caso de Costa Rica, fue en 2017 (137,32 millones).

En Europa, el mercado español es un factor clave para Nicaragua ya que es la puerta de entrada a Europa. En Centroamérica, el mercado costarricense es el segundo comprador más importante de productos nicaragüenses después de El Salvador.

Solo este año, entre enero y julio, las exportaciones generaron $ 2.170 millones en ingresos. Estados Unidos sigue siendo el principal destino con un valor de 1.030 millones de dólares. Por otro lado, España pagó $ 7,86 millones y Costa Rica $ 90,69 millones.

Vargas dijo que casi el 50 por ciento del comercio exterior de Nicaragua es con esos tres países, y romper los lazos con ellos conduciría a una crisis económica masiva para el país.

“No habrá forma de encontrar lugares alternativos para estos productos. Por ejemplo, el principal importador de carne de Nicaragua es Estados Unidos. Todo esto tendrá repercusiones, no solo en la cantidad de dinero en ingresos, sino también en el empleo”.

READ  Los residentes de San Agustín presenciaron reubicaciones en ambos países

Estados Unidos es también el principal destino de las exportaciones de la zona franca. Más del 90 por ciento de los productos vendidos bajo este régimen arancelario especial se envían al mercado más grande del mundo, lo que permite generar más de 120.000 puestos de trabajo en Nicaragua.

Cualquier acción dirigida a castigar el comercio entre Nicaragua y estos socios comerciales sería devastadora. Estos dos factores serán los más importantes: pérdida de ingresos y pérdida de puestos de trabajo. Esto significa que tendrá consecuencias negativas como una disminución del PIB, en el mercado interno, es decir, el consumo interno. Al mismo tiempo, aumentará la pobreza por falta de trabajo, etc. Destacó que esto sería desastroso para el país.

Pero no creo que ese sea un mecanismo que utilizarían estos países, siendo una medida política de último recurso. Concluyó: “No veo eso en el escenario de corto plazo, ni en el mediano plazo”.

Sin embargo, cabe señalar que en Estados Unidos, el Congreso está trabajando para avanzar en el proceso de aprobación de la Ley Renacer, que incluye entre sus disposiciones una revisión de la participación de Nicaragua en el DR-Cafta, principal apoyo a las exportaciones nacionales, permitiendo a los empresarios vender en estos países libre de aranceles, lo que lo hace competitivo.

3. Fuente de ingresos

Estos países también son importantes fuentes de inversión en Nicaragua, aunque la inversión extranjera está actualmente casi paralizada como resultado de tres años de mayor incertidumbre debido a la represión estatal.

Pero las cifras actualizadas para 2016 revelaron, según la Agencia de Promoción de Inversiones de Nicaragua, que en 2016 ingresaron al país $ 1,440 millones, y de esa cantidad, el 9 por ciento provino de España, el 13 por ciento de Estados Unidos y el 4 por ciento de Costa. Rica. .

En Centroamérica, en 2016, Panamá solo superó a Costa Rica con un 22 por ciento del total, seguido por Estados Unidos. En el caso de España, la principal inversión fue de Europa, sin embargo, desde 2016, muchas inversiones españolas han salido de Nicaragua.

4. Los principales destinos de inmigración

Tres años de estancamiento económico, una crisis sociopolítica, una crisis de salud y la continua represión que el régimen de Ortega Murillo utilizó para mantenerse en el poder llevaron a muchos nicaragüenses a emigrar en busca de mejores condiciones de vida y oportunidades laborales.

Según Datos Macro, a 2019 Nicaragua contaba con 682 mil 865 inmigrantes, el 10,46 por ciento de la población total).

En este período, el principal destino fue Estados Unidos con 302,845 inmigrantes de Nicaragua, que representan el 44,35 por ciento del total, seguido de Costa Rica con 296,541 inmigrantes (43,43 por ciento). España alcanzó los 25.969 (3,80 por ciento).

Lea más sobre Nicaragua aquí en el Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *