El hospital que accedió a la eutanasia de la mujer colombiana cambia su decisión

Martha Sepalveda Combo, de 51 años, iba a morir el domingo.

Hace unos días, se rió con su hijo y bebió una cerveza para celebrar lo que hubiera pasado si hubiera muerto de eutanasia.

El primer paciente sin un pronóstico terminal inmediato para la eutanasia en Colombia habría sido Sebalveda, el país considerado como el precursor de un golpe de gracia en América Latina y el mundo.

Pero el sábado, un grupo del centro donde tenía previsto realizar la eutanasia, Colombiano del Dolor, revocó la decisión, diciendo que no cumplía con el requisito de ser la terminal de Sepalveda.

No está claro si su familia tomará medidas para hacer avanzar el proceso.

Sebelveda tiene una enfermedad degenerativa desde 2019. Con el tiempo, los síntomas empeoraron, hasta el punto en que no podía caminar sin ayuda. Su diagnóstico es esclerosis lateral amiotrófica o ELA, una enfermedad del sistema nervioso que afecta el movimiento del cuerpo y se considera muerta, aunque la muerte puede llegar meses o años después.

“Lo mejor para mí es relajarme, como lo he hecho”, dijo Sebalveda. Entrevista con Notice Caracol para la cadena de televisión colombiana.

Colombia fue el primer país de América Latina en criminalizar la eutanasia en 1997, y es uno de los pocos países donde la práctica es legal. Pero hasta este año, solo estaba permitido por enfermedades graves.

El 22 de julio, la Corte Constitucional de Colombia amplió el derecho a permitir el procedimiento “si el paciente sufre un sufrimiento físico o psíquico severo por una lesión física o una enfermedad grave e incurable”. Empresa EFE.

READ  El Instituto Cervantes rinde homenaje a la actriz española Ángela Molina

Cuatro días después, Sebalveda pidió permiso, que le fue concedido el 6 de agosto.

“He estado callada desde que se aprobó este procedimiento”, dijo antes de ser revertida el sábado. “Todavía me estoy riendo. Estoy durmiendo muy tranquilamente”.

Sus 11 hermanos apoyaron su decisión y su hijo estaba con ella cuando pensó en sus últimos días. “Necesito a mi mamá, ella quiere estar conmigo, casi sin condiciones, pero sé en sus palabras que ya no vivirá”, le dijo Federico Redonto a Cebalveda que advierte Carcoli.

Sin embargo, no todos los miembros de la familia apoyaron el programa, principalmente por motivos religiosos. “El problema con mi madre fue muy difícil”, dijo Sebalveda, “pero creo que lo entendió profundamente”.

Su decisión ha provocado fuertes críticas de un país con una gran población católica romana y la Iglesia todavía llama a la eutanasia un “delito grave”.

Así lo manifestó en un comunicado emitido luego de la conclusión de la Corte de la Conferencia Episcopal de Colombia en julio. Monseñor Francisco Antonio Cepallos Escobar dijo que era “completamente contrario a la dignidad del hombre y al honor divino de su creador”. Informes de noticias locales.

Sebalveda estaba consciente de esto y lo discutió con sus pastores. “Sé que Dios es el dueño de la vida. Sí. Nada se mueve sin Su voluntad”, dijo.

Pero ella piensa que Dios “permite esto”.

A pesar de las críticas de la Iglesia católica, la abogada de la familia, Camila Jaramillo Salazar, dijo que la decisión de Sepalveda había recibido mucho apoyo de los colombianos.

Honestamente, Más del 72 por ciento de los encuestados en la reciente encuesta Columbia Opina de Invamar Están de acuerdo con la eutanasia, el porcentaje más alto en las ciudades más grandes del país.

READ  Taylorsville, un presentador de radio local en español, murió en el tiroteo

“Colombia puede ser un país líder en términos de avances en muerte decente”, dijo el abogado Noticias a Caracol.

La eutanasia fue absuelta en el caso no fatal de 1997 cuando el paciente tenía un dolor insoportable y voluntariamente lo sometió un médico. Pero el gobierno no entregó un reglamento que permitiera hasta el 20 de abril de 2015.

Desde entonces, solo se han realizado 157 procedimientos en el país, según datos del Ministerio de Salud. Por cada cinco solicitudes de eutanasia, se aprueban dos, DescLAB, dice el Laboratorio de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

El primer paciente de eutanasia del país A Ovidio González Correa, de 79 años, le mutilaron la cara un tumor Quien se convirtió en símbolo de la lucha por los derechos.

Cuando se le preguntó acerca de aquellos que piensan que ella debería luchar para vivir en lugar de pedir ayuda para la muerte, Sebalveda dijo que ya ha ido a la guerra.

“Sería un cobarde, pero no quiero sufrir más”, dijo. “¿Peleando? Estoy luchando por relajarme.”

Una versión anterior de esta historia se publicó por primera vez en Notice Telemundo..

Seguir NBC Latin Sobre Facebook, Gorjeo Y Instagram.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *