Cómo una región española favorecida por los turistas británicos está lidiando con la crisis migratoria

Cartagena, España – A poca distancia en auto de los exuberantes campos de golf verdes populares entre los turistas británicos en el sureste de España, Cartagena recibe visitantes de un lugar muy diferente: África Occidental.

El gobierno español instaló cuatro campamentos en el continente, incluido uno en Cartagena, en medio de un número récord de llegadas de pequeñas embarcaciones a las Islas Canarias el año pasado.

Al menos 600 inmigrantes están alojados en un antiguo hospital militar en las afueras del puerto naval, pero otros han tenido que ser alojados en hoteles porque el espacio está lleno.

El alcalde conservador se opone a la gestión del campamento temporal por parte del gobierno de izquierda de España, y la reacción ha sido mixta, ya que los residentes dicen que los inmigrantes deben encontrar un lugar donde vivir.

Lo que está sucediendo en Cartagena es sintomático de la lucha que atraviesa España mientras el país intenta hacer frente a llegadas récord en medio de una respuesta mixta de los españoles.

Unos 13.485 inmigrantes procedentes de África Occidental llegaron a España por vía marítima en los dos primeros meses de 2024, frente a los 2.948 del mismo periodo del año pasado, un aumento del 357,4 por ciento. A Canarias desembarcó la mayor parte de gente procedente de países como Senegal, Marruecos y Mauritania.

Los cuerpos de cuatro inmigrantes fueron encontrados el martes por la guardia costera española en un bote que transportaba a 64 inmigrantes frente a la costa de El Hierro, una de las Islas Canarias.

READ  Columbia deja huella en el béisbol

Cartagena, un puerto naval histórico, se encuentra en la región de Murcia, donde muchos turistas británicos acuden en masa a los campos para pasar sus vacaciones de golf y son menos conscientes del problema migratorio a medida que desembarcan pequeñas embarcaciones.

La alcaldesa conservadora de Cartagena, Nolia Arroyo, dijo que la ciudad de 200.000 habitantes ya había visto llegar inmigrantes en embarcaciones.

«Teniendo en cuenta la migración directa que llega a las playas de Cartagena y que el Gobierno no es capaz de gestionarla, creo que es un error poner aquí un campamento de inmigrantes para acoger a inmigrantes que venían de otras partes de España», afirmó. dicho Soy.

«Para la cuarta economía de Europa, creo que es inapropiado tratar con inmigrantes en campos. No es suficiente ofrecer una acogida humanitaria», afirmó.

Ousmane Sow, que llegó a Canarias en 2020, trabaja ahora en una empresa maderera cerca de Madrid.  Pasó cinco días en una patera con 129 personas cruzando el océano Atlántico desde Senegal hasta España.
Ousmane Sow llegó a Canarias en 2020, pero ahora trabaja en una empresa maderera cerca de Madrid.

Sin embargo, Mercedes Gómez, de 28 años, que trabaja en un hotel de la ciudad, dijo que cree que la ciudad, como otras en España, debería hacer todo lo posible para ayudar a los inmigrantes.

«Creo que es cierto que esta gente viene a España a tener una vida mejor. Están alojados en un hospital que no se utiliza. No creo que molesten a nadie», afirmó. Soy.

Nuria Díaz, portavoz nacional de la ONG Comisión Española para los Refugiados (CEAR), afirmó que España siempre ha sido una sociedad muy acogedora con los inmigrantes procedentes de Siria, Ucrania y África en tiempos de crisis.

“Pero nos preocupan algunas empresas [in Europe] «Existe una retórica racista que incita al odio contra los inmigrantes», dijo en una entrevista. Soy.

READ  Los kiwis protestan en SailGB y los australianos en aguas españolas

Ousmane Sow pasó cinco días en 2020 en un bote navegando cientos de millas a través del Atlántico desde Senegal hasta las Islas Canarias con 129 personas.

Cuatro años después, Cho, de 25 años, trabaja para una empresa maderera cerca de Madrid. Envía el dinero a su familia en Gambia, pero quiere construir su futuro en España.

«Tuve problemas [racism] Unos cuantos idiotas pero en mi país también hay idiotas. La mayoría de la gente ha sido amable», dijo. Soy.

Un problema similar enfrentan las autoridades de Cataluña, donde 664 niños inmigrantes no acompañados llegaron a la región este año, el 60 por ciento de ellos desde las Islas Canarias.

Si la afluencia de niños inmigrantes continúa a este ritmo, este año se alojarán alrededor de 4.000 menores, dijo Oriol Amorós, secretario general del Departamento de Asuntos Sociales del gobierno regional catalán.

Amorós dijo que muchos ayuntamientos se mostraban reacios a permitir que el gobierno catalán abriera centros de inmigrantes en sus zonas. La Vanguardia.

La ministra de Migraciones de España, Elma Saiz, rechazó las sugerencias de que la gente eligió venir a su país en grandes cantidades porque el gobierno de izquierda era visto como un blando.

«La gente que se tira al mar se juega la vida, no porque gobierne Pedro Sánchez», dijo la semana pasada a la cadena de televisión La Sexta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *