Bistec de toronja, la curiosa receta cubana
Fecha 22/11/2017

Si buscas una comida sustituta de la carne, este plato tradicional de toronja, único y raro definitivamente despertara tu curiosidad. Este plato cubano tiene una historia bastante triste. Durante la […]

Si buscas una comida sustituta de la carne, este plato tradicional de toronja, único y raro definitivamente despertara tu curiosidad.

Este plato cubano tiene una historia bastante triste. Durante la escasez de alimentos en Cuba durante la década de 1990, en el llamado “periodo especial”, las personas utilizaban la toronja para reemplazar la carne, debido a los precios increíblemente altos de la carne o falta de disponibilidad de esta. Así que muchos buscaron encontrar algo para que se pereciese a la carne, en el sabor y el color. Y las toronjas eran la respuesta.

Aunque originalmente el “bistec de toronja” era una leyenda de los tiempos difíciles y la inventiva de la carencia, hoy en día el plato ha despertado interés entre los vegetarianos. Y tienen una buena razón: este “carne exótica” es bastante deliciosa si está bien preparada.

Si eres escéptico, sólo tienes que seguir los pasos de la receta y probarla por ti mismo.

Médulas de toronja (la parte blanca esponjosa de la fruta, entre la fruta y la cáscara) son el ingrediente principal de “el filete de carne”. Sazonada, empanada y cocida, la carne de toronja da a tu paladar un nuevo sabor interesante y desconocido.

Toronjas rosadas

Ingredientes:

2-3 toronjas rosadas

2 dientes de ajo

2 huevos

Una pizca de sal

Pimienta negra

Publicidad

Perejil fresco

Pan rallado

Aspecto final de la preparación

Preparación:

Pela la piel de la toronja con un cuchillo y corta la fruta en dos mitades. Después separa con cuidado la fruta de las médulas (la parte blanca).

Mientras tanto, puedes utilizar lo que queda de la toronja para hacer un jugo saludable para acompañar con tu “carne”.

Corta las médulas de la fruta al medio, con el tamaño de un bistec de carne. Pica el ajo.

Mezcla muy bien el huevo con la sal, la pimienta y el perejil fresco, al igual que cuando haces una tortilla. Frota el ajo en las mitades de las médulas de toronja para agregar un sabor extra.

Luego, coloca las médulas en el tazón de huevo, pásalas por el pan rallado y  fríelas por ambos lados hasta que estén cocidas (aproximadamente 1-2 minutos de cada lado).

Consejo: el vinagre corta la acidez de la toronja, así que si no te gusta el sabor amargo podrás empapar las médulas en vinagre antes de prepararlas.

Publicidad
advertisement
advertisement