Pilares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la economía digital y los impuestos mínimos | Allen & Overy LLP

Hasta el momento, 132 jurisdicciones se han comprometido con el plan de dos pilares de la OCDE para reformar las normas fiscales internacionales, como se establece en el declaración El 1 de julio de 2021. Si bien la génesis de las reformas propuestas se relaciona con la tributación de las corporaciones multinacionales en el contexto de la digitalización en particular, las propuestas no se limitan a los dividendos digitales.

En general, la primera columna considera transferir parte de los derechos fiscales de la jurisdicción de residencia de la empresa a la “jurisdicción de mercado”. Es decir, los nuevos derechos fiscales dependerán de la ubicación del cliente, no del negocio. El segundo pilar (GloBE) en realidad impone un impuesto mínimo, que actualmente se espera que sea del 15%.

Si bien se deben acordar muchos detalles, el acuerdo representa un consenso notable de pensamiento político divergente. El calendario proyectado es muy ambicioso; La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos tiene la intención de que el nuevo sistema entre en vigor en 2023.

¿Cómo llegamos aquí?

El trabajo sobre las dificultades provocadas por la creciente digitalización de la economía mundial comenzó como parte del Proyecto de la OCDE sobre erosión de la base y transferencia de beneficios (BEPS), lanzado en 2013. El proyecto propuso 15 medidas, cada una diseñada para prevenir formas agresivas de planificación fiscal. por empresas multinacionales.

La acción 1 buscó identificar y superar las dificultades que plantea la economía digital en la aplicación de las normas tributarias internacionales existentes. El informe posterior, publicado en octubre de 2015, comentó específicamente sobre la capacidad de la empresa para tener una “presencia digital significativa” en la economía de otro país sin tener que pagar impuestos. Esto se debe a que las normas actuales (en gran medida) internacionales exigen la residencia o el establecimiento permanente como vínculo necesario para la tributación. El informe también destacó la atribución de valor generado a partir de la generación de datos comercializables mediante el uso de productos y servicios digitales.

READ  España rebajó su previsión de crecimiento para 2021 al 6,5% tras contraerse en el primer trimestre

Sin embargo, el proyecto BEPS se centró principalmente en abordar la planificación fiscal agresiva. No se ha considerado si la digitalización de la economía requiere una reforma más fundamental de la asignación de beneficios entre los países de residencia y de origen dentro del alcance. En cambio, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ha creado un grupo de trabajo sobre la economía digital para profundizar en este tema. Sin embargo, fue difícil lograr un consenso y requirió un proceso iterativo lento con varias opciones posibles. Durante este tiempo, varias jurisdicciones implementaron medidas unilaterales. Esto incluyó los impuestos a los servicios digitales impuestos por el Reino Unido y varios países de la Unión Europea, incluidos Francia, España e Italia. Paralelamente, la Unión Europea ha buscado desarrollar propuestas de impuestos digitales. Sin embargo, estas medidas fueron objeto de fuertes críticas por parte de Estados Unidos, que consideró que perdería y que, hasta ahora, ha apoyado firmemente la soberanía fiscal.

Finalmente, en octubre de 2020, la OCDE publicó los “planos” del primer y segundo pilar. En diciembre de 2020, Joe Biden fue elegido presidente de los Estados Unidos, y la serie de reformas fiscales reveladas en abril de 2021 significó que un acuerdo internacional era una perspectiva más realista.

El 5 de junio de 2021, los ministros de finanzas del G7 prometieron su apoyo a los principios de los Pilares I y II, y siguió la declaración de julio de 2021.

¿Dónde estamos? Las dos esquinas con más detalle

Pilar uno: reasignación de derechos fiscales

El primer pilar reasigna los derechos fiscales a las jurisdicciones del mercado. La intención es aplicar las nuevas disposiciones a las empresas multinacionales con ventas globales de más de 20 mil millones de euros y entre el 20% y el 30% (el porcentaje exacto aún no se ha confirmado) de ganancias por encima del umbral del 10%. Estos beneficios (“Monto A”) se reasignarán al ámbito del mercado, según el lugar en el que se utilicen o consuman los bienes y servicios. La cantidad A se dividirá entre las jurisdicciones de umbral, según su PIB. La cantidad B proporcionará un rendimiento estándar para las actividades principales de marketing y distribución.

READ  SGX está buscando más acuerdos de fusiones y adquisiciones para impulsar la estrategia de activos múltiples: CEO, noticias de la compañía y del mercado y noticias principales

El nuevo derecho fiscal se aplicará a todos los beneficios, no solo a los derivados de negocios digitales. Sin embargo, el comunicado de julio de 2021 confirmó que habría un recorte del primer pilar de las empresas extractivas y los servicios financieros regulados. Esto último es particularmente importante para la economía del Reino Unido, y hubo una preocupación inicial de que el anuncio inicial del G7 el 5 de junio no abordara este problema.

El primer pilar se implementará a través de un instrumento multilateral e incluirá amplios mecanismos para la prevención y resolución de conflictos. Es significativo que un principio del Pilar 1 es que se deben eliminar todas las medidas fiscales digitales unilaterales. Francia ya ha anunciado que tiene la intención de abolir sus impuestos digitales una vez que se implemente el acuerdo de la OCDE. La Unión Europea también ha confirmado que tiene la intención de “suspender” sus planes hasta octubre de 2021.

Segundo pilar: un mecanismo mundial para combatir la erosión de la base

El segundo pilar introduce una tasa impositiva mínima, de modo que las corporaciones multinacionales deben pagar una tasa impositiva mínima efectiva del 15% sobre las ganancias en todos los países, con la base imponible determinada por referencia a los ingresos de las cuentas financieras (en lugar de las ganancias imponibles). .

El nivel más bajo se aplicará a las empresas multinacionales con ingresos consolidados de 750 millones de euros, pero las jurisdicciones pueden aplicar umbrales más bajos para las empresas multinacionales con sede en su jurisdicción. Al igual que con el Pilar 1, el alcance del Pilar 2 no se limita al negocio digital, aunque existe un límite para los ingresos por fletes internacionales.

READ  Altice busca MasMovil y otros para la venta de Portugal por 7.300 millones de dólares

El mecanismo principal para implementar el segundo pilar será la Regla de Inclusión de Ingresos (IIR), según la cual la entidad matriz de un grupo en el que uno o más miembros del grupo pagarán impuestos adicionales. Se proporcionará un apoyo secundario mediante una base de pago de impuestos bajos, que rechaza las deducciones, ya que no se aplicó el IIR.

Próximos pasos

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ha anunciado que un plan de implementación detallado se completará en conjunto para octubre de 2021. Tiene la intención de establecer un marco legislativo durante 2022 y que las propuestas entrarán en vigor en 2023.

Con respecto a los valores atípicos, al 14 de julio de 2021, los únicos miembros del Marco General de la OCDE / G20 que no se han adherido a ambos pilares son Barbados, Estonia, Hungría, Irlanda, Kenia, Nigeria y Sri Lanka. Irlanda, en particular, históricamente ha sido coherente en su compromiso con una tasa impositiva corporativa mínima del 12,5%. Sin embargo, las propuestas del Pilar I han sido aceptadas y, con respecto al Pilar II, pueden estar sujetas al estímulo de la Unión Europea.

Está claro que queda mucho trabajo por hacer para lograr los resultados del primer y segundo pilares para 2023. Sin embargo, es probable que la OCDE vea las políticas fiscales de la actual administración estadounidense como una oportunidad única. para el progreso. No muchos esperaban el enorme progreso que eventualmente haría el proyecto BEPS cuando se lanzó por primera vez. Sin embargo, la iniciativa finalmente condujo a un cambio internacional muy significativo. Un número cada vez mayor de comentaristas sospecha que no hay ninguna razón por la que las propuestas para el primer y segundo factor no deban hacer lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *