La deforestación va en aumento en Colombia 5 años después del acuerdo de paz

BOGOTÁ, Colombia (AP) – La deforestación está aumentando en Colombia, y el grupo guerrillero más grande del país firmó un histórico acuerdo de paz con el gobierno hace cinco años y se mudó a lugares remotos del país, según un informe de International Crisis Group.

El informe, publicado el jueves, dice que los criadores de ganado, leñadores, mineros, agricultores de subsistencia y grupos criminales se han trasladado a áreas previamente controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y han quemado bosques para dar paso al comercio legal e ilegal.

“Los Fark impusieron restricciones a la entrada a áreas bajo su control porque necesitaban el bosque para mover tropas y construir campamentos inadvertidos desde el aire”, dijo Bram Ebes, autor del informe, refiriéndose al grupo por sus siglas en español.

“Pero cuando las FARC dejaron sus vastos territorios en todo Colombia, el gobierno no mostró planes de aplicación de la ley ni de desarrollo, por lo que otros grupos armados y organizaciones criminales comenzaron a llenar el vacío dejado por las FARC y promover la deforestación para expandir sus economías ilegales.

Los municipios colombianos con guerrilla de las FARC perdieron el 0,5% de su bosque entre 2010 y 2014, según datos recopilados por Crisis Group. Pero después de que las FARC detuvieran las operaciones militares en 2015, firmaron un acuerdo de paz y se retiraron de esas áreas, la deforestación se hizo cargo.

Los datos recopilados por ICG muestran que de 2015 a 2019, los mismos municipios perdieron el 1,1% de sus bosques.

Según el Instituto Nacional de Investigaciones Ambientales de Colombia, el país sudamericano perdió 747,000 hectáreas (2,885 millas cuadradas) de bosque en los cuatro años posteriores al acuerdo de paz de 2016, 10 veces más grande que la tierra de la ciudad de Nueva York.

READ  Hilaria Baldwin se autodenomina 'multicultural' en comentarios ocultos sobre la corrupción tradicional de España

En los cuatro años hasta 2016, los registros de la compañía muestran que mientras las FARC todavía estaban activas en muchas partes del país, Colombia perdió aproximadamente 562,000 hectáreas (2,170 millas cuadradas) de bosque.

Ebbs dijo que la deforestación en Colombia está siendo llevada a cabo no solo por grupos criminales que instalan minas, campos de cacao y operaciones de tala ilegal, sino también por pequeños agricultores desplazados de sus territorios por el conflicto colombiano.

El acuerdo de paz consistía en crear un catastro nacional y distribuir tierras cultivables a estos agricultores. Pero estas disposiciones del tratado de paz no se han aplicado plenamente.

“Las tierras que deberían estar disponibles para su redistribución a las víctimas ya han sido ocupadas y arrebatadas, a veces ilegalmente”, dijo Ebus. «Esto significa que las personas sin tierra tienen que trasladarse a zonas boscosas y encontrar una nueva forma de sobrevivir talando los bosques».

En la Cumbre de Cambio Climático de la ONU en Glasgow, el presidente colombiano Evan Duk prometió transformar el 30% de la tierra del país en áreas protegidas al final de su administración. También dijo que para el 2050 el país será carbono neutral.

Ebus argumentó que Colombia debería detener las tasas de deforestación para lograr ese objetivo. El informe del ICG pide al gobierno que implemente plenamente los planes de distribución de tierras del acuerdo de paz y haga más esfuerzos para apuntar a los perpetradores de la deforestación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *