Francisco Javier Buitrago Quiceno: joven colombiano confirmado tras 15 años | Internacional

Familiares de Francisco Javier Puerto Cuiseno cargan un féretro por las calles de Samaná (Caldas).Unidad bisqueda de Personas Dadas por Desa

Durante 15 años, la familia de Francisco Javier Puerto Cuiseno rezó frente al cementerio 43 en Samaná, un pequeño pueblo en la sección Caldas del área del Magdalena Medio de Colombia. Se desconoce en este momento qué hará después de dejar el cargo.

Fue necesario un proceso de paz que creó la Unidad Abandonada de Búsqueda de Desaparecidos (UBPD), 300 excavados en cementerios de toda la región y 120 pruebas de ADN para acabar con la inestabilidad familiar. El sábado recibieron el cuerpo identificado del joven y lo enterraron formalmente, como habían pretendido hacer durante las últimas dos décadas. Tras el acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y la ahora disuelta guerrilla de las FARC, Cuiseno fue la primera víctima de cientos de miles que buscaban la jurisdicción especial para la paz (JEP).

Los familiares de Quicino llevaron el féretro y las fotografías del joven por las calles de la ciudad. “En ese sentido, es un hecho histórico traer a estas tumbas a los asesinados, a los desaparecidos, y limpiar los nombres de muchas personas no identificadas, sin nombre, sin dignidad, sin historia. Familia. Ese hecho hay que tenerlo en cuenta».

Samaná es una ciudad de 22.000 habitantes que fue muy afectada por el conflicto armado. Según el Registro Nacional de Víctimas, el 85% de su población son familiares muertos, heridos o desaparecidos por minas terrestres. Durante años, fue un campo de batalla entre grupos de las FARC liderados por un hombre apodado Karina y unidades paramilitares dirigidas por Ramón Issa. La gente de la zona estaba atrapada en el medio.

READ  Conoce a la banda indie chileno-española Jeffrey Bones surfeando al borde de la ola de la playa - Música

La historia de Francisco Javier se desarrolla en este contexto. Según sus familiares, mientras trabajaba en la finca de su tío, un día mientras el ejército colombiano combatía a la guerrilla, un artefacto explosivo cayó en la propiedad y lo mató a él ya otro joven. Los cuerpos fueron llevados por el ejército y enterrados en varios lugares del cementerio de San Agustín en Samaná, dijo la familia.

Francisco Javier Puerto Cuiseno fue enterrado el 43, pero su identidad no ha sido confirmada desde hace 15 años.
Francisco Javier Puerto Cuiseno fue enterrado el 43, pero su identidad no ha sido confirmada desde hace 15 años.Unitad de Puskeda de Personalus Dadas Bor Desaparesidas

El padre del niño llamó a varias empresas en busca de ayuda, pero no obtuvo respuesta. El que finalmente lo ayudó: El padre explicó la ropa que vestía su hijo y la fecha en que murió, y dijo que el cuerpo del trabajador de la tumba yacía en el lugar 43. El padre de Francisco Xavier escribió el nombre de su hijo. Eso.

Colombia es un país donde muchas personas devuelven el cuerpo equivocado o rezan en la tumba equivocada. Durante la masacre de Bojaya en mayo de 2002, unas 100 personas murieron en un bombardeo de la guerrilla dentro de una iglesia. Por eso es natural que la familia de Kuisenov tenga dudas sobre la identidad del cuerpo por el que están orando.

“Cuando nos dijeron que lo reconocieron, mi familia se alegró mucho de que no supiéramos que estaba. En lo personal, ahora me siento muy tranquilo”, dijo Jesús Quizeno, tío de la víctima y dueño del terreno donde murió. huir.

En 2020, peritos forenses de la UBPD exhumaron 24 cuerpos en Samaná con apoyo de la JEP. Uno de ellos era el cuerpo de un hombre de 21 años cuyos restos mostraban impactantes evidencias de una explosión. Los investigadores fueron a ver a los padres y recolectaron muestras de ADN de ellos; la pareja estaba demasiado débil para mudarse a la ciudad. El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses luego examinó las muestras y encontró relevancia.

La directora de UBPD, Luce Marina Monson, dijo que el descubrimiento representa muchos años de esfuerzos de grupos familiares y de la sociedad civil. 5 cuerpos más identificados serán entregados a sus seres queridos. Pero Francisco Javier tenía dos hermanos que desaparecieron en 2005, por lo que la tranquilidad de la familia no era completa. Su tío dijo que la búsqueda debería continuar: «Si lo encontramos, lo buscaremos, ya sea que Duberni y Ruben estén vivos o muertos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.