El tráfico de migrantes a través del Tapón del Darién se reanuda mientras las compañías de ferry colombianas ponen fin a la huelga

Una selva densa y sin caminos separa América del Sur de América Central y se ha vuelto común en los últimos años. Un camino más peligroso Cientos de miles de sudamericanos, asiáticos y africanos se trasladaron a Estados Unidos.

De lunes a jueves la semana pasada, el tráfico a través del Darién se redujo cuando las compañías de ferry en Necogli se declararon en huelga para protestar por el arresto de dos de los capitanes de sus barcos por parte de la marina de Colombia.

Los capitanes, que abandonaron Nekogli en dos embarcaciones que transportaban a unos 150 inmigrantes, fueron interceptados y acusados ​​por las autoridades de transportar a los inmigrantes en condiciones inseguras y de contribuir a la trata de personas.

Ambas compañías que operan servicios de ferry desde Negogli al Cabo Darién suspendieron sus servicios durante cuatro días en protesta. Reanudaron sus operaciones el viernes después de mantener varias reuniones con funcionarios del gobierno municipal y nacional preocupados por la gran cantidad de migrantes varados en la pequeña ciudad. Según el Defensor del Pueblo de Derechos Humanos de Colombia, alrededor de 8.000 migrantes permanecían varados en Necogli hasta el jueves, creando el potencial de una crisis de salud pública.

Según Wachter Espitia, las empresas aceptaron exigir que los migrantes que abordan sus embarcaciones se registren en una aplicación gubernamental. Más detalles sobre las condiciones de transporte de los inmigrantes se discutirán en otra reunión a finales de esta semana, dijo.

Colombia ha permitido durante mucho tiempo que inmigrantes de varios países ingresen a su territorio sin visa.

Pero el país sudamericano está bajo una presión cada vez mayor por parte de funcionarios estadounidenses para frenar el flujo de inmigrantes hacia el norte. Número récord de solicitantes de asilo en la frontera de Estados Unidos.

Las autoridades panameñas dicen que 520.000 personas cruzaron a pie el Tapón del Darién el año pasado, donde la mayoría de los migrantes se registran con funcionarios en aldeas en la parte norte de la selva antes de continuar su viaje a Estados Unidos.

El ministro de Defensa de Panamá, Juan Pino, dijo el lunes que el número de migrantes que cruzan el Darién podría aumentar este año, con más de 73.000 cruces registrados en los primeros dos meses de 2024, un aumento del 52% respecto al mismo período del año pasado. La mayoría de esos cruces han ocurrido este año. Los venezolanos huyen de la crisis económica de su paísInmigrantes de Haití, China y Ecuador.

A pesar de su creciente popularidad, el Tapón del Darién sigue siendo un paso peligroso, donde los migrantes se ahogan al cruzar ríos crecidos, están expuestos a robos, violencia sexual y enfermedades tropicales.

Médicos Sin Fronteras dijo el viernes que había tratado a 233 víctimas de violencia sexual en centros de salud en el Cabo Darién en los dos primeros meses de este año.

En un informe publicado el año pasado, Human Rights Watch dijo que la región colombiana de Darién está dirigida por el clan del Golfo, un grupo narcotraficante que se queda con una enorme parte de los honorarios pagados a los guías y porteadores de migrantes. frontera con Panamá.

READ  Alfredo Morelos y Rangers cambian los anuncios en curso mientras Colombia saca al delantero de su caparazón

___

Siga la cobertura de AP sobre América Latina y el Caribe en https://apnews.com/hub/latin-america

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *