El problema no es la deuda, sino el déficit subyacente

Ofelia Marin Lozano | El aumento de la deuda pública en los países desarrollados como resultado de la crisis de Covid es un tema bien fundado. En los principales países europeos, la deuda pública aumentará entre 12 y 25 puntos porcentuales en 2019-2021, Ascendiendo a entre el 72% y el 169% del PIB (Alemania e Italia respectivamente). En España superará el 120% del PIB, frente al 95% en 2019 (y frente al 40% del PIB en 2005-2008). de su lado, El déficit público aumentará en los principales países europeos Desde niveles moderados en 2019 (déficit entre el 1,6% y el 3% del PIB; con superávit solo en el caso de Alemania) A niveles entre el 8% y el 15% en 2020. El déficit alcanzará su punto máximo en ese año y luego disminuirá, mientras que la deuda disminuirá en términos nominales solo si se genera un superávit presupuestario. En cuanto al PIB, solo si el déficit anual es menor que el crecimiento del PIB nominal. Estos altos niveles de deuda, combinados con la tendencia de los gobiernos a gastar más de lo que reciben, representan un legado peligroso para las generaciones futuras. Esto es porque es Es muy difícil reducir la deuda pública en su valor nominal (Solo Alemania produjo superávits presupuestarios casi sostenibles en la última década. España lo ha hecho antes, pero solo en los años de auge de la burbuja inmobiliaria). Y no solo en cifras absolutas en euros, sino simplemente en términos relativos, expresados ​​como% del PIB La reducción de la deuda a costa de un déficit menor que el crecimiento es generalmente lenta.

READ  Aumento de los ingresos de Orange en el segundo trimestre; Sube a la derrota del primer semestre en medio de la debilidad de España

Estamos en una situación excepcional que requiere medidas excepcionales. Pero el El diferente comportamiento de los estados en la situación normal y normal. (Sus mayores o menores déficits, sus superávits o no en los buenos tiempos) Podría representar un desarrollo muy diferente en el futuro, Lo que no está claro a primera vista. En este sentido, el comportamiento del déficit público primario, es decir, antes del pago de intereses de la deuda, es muy revelador. Refleja si un país es capaz o no de cubrir sus gastos e inversiones corrientes con ingresos corrientes (si tenemos en cuenta las cuentas públicas de un país como las de una empresa, es cuestión de comprobar si conducen o no a resultados positivos resultados operativos, ya sea que la empresa sea autosuficiente y rentable o no), antes de considerar cómo se financiará.) existe Existen notables diferencias a este respecto entre los principales países europeos, que quedan bien ilustradas por la comparación entre Italia y España.

Si miramos hacia atrás en las últimas dos décadas, vemos Italia registra un déficit público sostenible, Pero fue uno de los pocos países que registró superávits primarios de manera igualmente sostenible (+ 1,7% del PIB en promedio en 1999-2019, registrando solo déficits primarios durante la crisis financiera de 2009). Por el contrario, España registró superávits primarios durante la década del boom inmobiliario, Incluidos los superávits totales de los últimos tres años (2005 a 2007). Pero desde 2008, ha estado registrando tanto un déficit primario continuo como un déficit global. Entre 1999 y 2007, el superávit primario anual medio en España fue del + 2,2% y el superávit total medio fue del 0,2%. Pero entre 2008 y 2019, generó un déficit primario promedio de -4,2% y un déficit global promedio de -6,4%.

READ  Expatriados británicos en España se enfrentan a la pesadilla del Brexit con amenazas de deportación | Noticias de negocios de Londres

El efecto de mantener esta disciplina presupuestaria diferente a largo plazo es marcado. El primero y el segundo países parten del mismo déficit público total, 4.5% (pero en el primer país consiste íntegramente en gastos de intereses de la deuda, y en S consiste en 1.5% de déficit primario y el 3% restante de pagos de intereses). Y siendo la deuda pública un 50% más alta en términos de PIB en I que en S. Tendrán así una evolución muy diferente durante los próximos 25 años, asumiendo el escenario de tasas actuales y un crecimiento del PIB nominal anual del 4%.

Asumimos de cualquier manera Coste medio de la deuda 3% – similar a España en 2016 – El cual disminuye gradualmente hasta el 0,6% en 8 años y se estabiliza en esos niveles. Al final del período de 25 años:

El primer país habrá reducido su deuda pública del 150% al 75% del PIB Y su déficit público total (al reducir la partida de gasto fiscal) del 4,5% al ​​0,5% del PIB (asumiendo cada año un saldo presupuestario a nivel primario).

El país X habrá reducido su deuda pública del 100% al 75% del PIB Y su déficit público total (al reducir la partida de gasto fiscal) del 4,5% al ​​1,9% del PIB (suponiendo que se mantenga el mismo déficit primario, el 1,5% del PIB cada año).

El largo plazo Generar un superávit en las cuentas públicas antes de que se paguen los intereses. Incluso si la deuda es muy alta y, por lo tanto, el déficit total después del pago de intereses es alto: Es mucho mejor Que generar el mismo déficit total con menos pagos de intereses y menos deuda, pero incurriendo en un déficit inicial.

READ  Explicado: Por qué el Barcelona tuvo que dejar ir a Lionel Messi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *