El Alcatraz olvidado de Colombia: El terrible sufrimiento del penal de Corcona

Herv Bar

Isla Corcona, Colombia: A fines de octubre, un candidato presidencial evocó viejos recuerdos cuando propuso enviar a políticos corruptos a la ex prisión insular de Colombia, Gorcona.

Nadie se tomó en serio la amenaza, pero sí despertó la curiosidad sobre una parte de Colombia que podría compararse con la poco conocida Alcatraz o Robben Island.

Hasta 1984, esta isla de 26 kilómetros cuadrados, a 55 kilómetros (34 millas) de la costa del Pacífico de Colombia, era un destino trágico donde se enviaba a presos políticos y criminales peligrosos para cumplir sus condenas, a veces hasta la muerte.

Más allá de las miradas indiscretas, en una variedad de serpientes venenosas, los prisioneros fueron abandonados para disfrutar de su destino a manos de los brutales guardias de la isla o de sus violentos compañeros de prisión.

Un ex preso escribió en un poema: «Este lugar sería malo».

En estos días, solo unas pocas paredes derruidas de la prisión atraen una pequeña cantidad de ecoturismo, principalmente para bucear o explorar su increíble biodiversidad.

La única forma de llegar a Gorkona es en un viaje en bote de dos horas desde la ciudad costera de Quabi, que está escondida entre los pantanos.

Gorgona es una masa húmeda de volcanes y bosques, con lluvias diarias y agua rica en delfines y ballenas.

Fue descubierto por los conquistadores españoles en 1526, y pocos meses después de su llegada, 87 hombres habían muerto por mordeduras de serpientes venenosas.

Lleva el nombre de Medusa en la mitología griega, cuyo cabello estaba hecho de serpientes y podía convertir a las personas en piedras mirándolas a los ojos.

READ  ¡Para un Internet seguro, utilice una VPN

Hubo un tiempo en que fue refugio de piratas antes de pasar a manos privadas. El gobierno colombiano lo adquirió para construir la prisión en la década de 1960.

«Hay muchas leyendas que rodean a Gorcona», dijo Corazón de Jesús Aquino, una técnica del parque de 35 años y una celebridad local.

La mayoría de ellos son verificables ”, agregó. «Ciertamente, era un lugar lleno de castigos y terribles sufrimientos».

Más de mil presos pasaron por la prisión: asesinos y violadores, pero presos políticos de La Violencia entre los 10 años de guerra civil de Colombia (1948-58) y el gobernante Partido Conservador y liberales.

Modelo nazi

“La prisión fue construida en una línea de campos nazis”, dijo de Jesus Aquino.

Varios patios con refugios, cada uno con su propia zona reguladora del «corredor de la muerte».

“El público a veces tiene emociones muy negativas”, dijo de Jesus Aquino.

Un refugio resiste el pantano por el ruido del bosque ocupante y sus continuos insectos.

Los presos dormían en camas de madera, a menudo directamente sobre tablas sin colchón.

“A cada prisionero se le asignó un número”, dijo.

Los visitantes eran raros, y a los prisioneros solo se les permitía hacer ejercicio al aire libre para limpiar el bosque.

120 guardias controlados sin castigo. «No queda nada aquí», dijo de Jesús Aquino.

Un lugar cubre la miseria de la prisión: los barrios regulares con celdas aisladas están custodiados por pesadas rejas de hierro.

Tortura por inanición

La «lata» de 80 centímetros de ancho fue el castigo más intimidante, donde el preso fue obligado a permanecer de pie durante varios días en agua amarga hasta el cuello.

READ  Columbia ha invertido US $ 575 millones en iniciativas de Internet en 2021

«Torturas, malos tratos, comida victimizada … Cuando llegué Gorcona era un infierno», dijo Miguel Darío López, último director del penal, quien habló con AFP Bogotá.

Nombrado en 1981, López, de 78 años, afirma con orgullo haber «calmado» la prisión al poner fin al abuso de los guardias.

«Los guardias aquí son ladrones, son corruptos, se vengaron de los presos», dijo López, ahora jubilado.

“Diez ‘latas’ todavía estaban en uso. Paré todo y fui torturado por el hambre. A los prisioneros solo se les permitía papas y un puñado de arroz, y ocasionalmente una culebra cocida.

«Lloraban a menudo. Todos tenían problemas mentales … Se mataban unos a otros con cuchillos improvisados ​​o se estrangulaban unos a otros con simples paños».

Además de serpientes y tarántulas, «las playas estaban infestadas de tiburones y parásitos, lo que no es un mito», dijo.

En total, estima que «casi 150 presos murieron en Gorgona», negando que los cuerpos hayan sido arrojados al mar.

«Con la ayuda de sacerdotes franciscanos y pastores adventistas trabajamos para reintegrar a los prisioneros».

En cada patio se creó un «grupo de derechos humanos».

“Se mejoró la dieta enseñándoles a pescar a algunos prisioneros. El número de visitas aumentó «.

El asesino en serie escapó

«A través de la música, la pintura y el latín, pudimos calmar a los presos y enseñarles a perdonar», dijo López, señalando la gran cicatriz en su palma mientras trataba de atravesar la cerca.

«Conmigo, no hay más muerte», agregó, mostrando una foto borrosa de él mismo posando junto al fugitivo, quien estuvo atrapado en un árbol en el mar durante tres días.

READ  Geopark, Forex y Canacol adelantan proyectos de exploración y producción de Columbia

«Fue tan difícil escapar».

La mayoría de los fugitivos fueron llevados en barcos y regresados ​​a la isla, pero «cinco o seis lo lograron».

Entre ellos estaba Eduardo Muneten Tamayo, apodado el «Papillón colombiano» por la película de 1973 protagonizada por Steve McQueen y Dustin Hoffman, quien escapó en 1969 y fue capturado tres años después.

Las autoridades han confirmado que Daniel Camarco Barboza, el asesino en serie conocido como «El sádico de El Sarkido», murió en el mar en 1984.

Fue arrestado dos años después en Ecuador y confesó haber matado a 71 mujeres jóvenes allí, aunque se cree que mató a más de 180 personas.

La prisión fue cerrada en 1984 tras la presión de grupos de derechos humanos, así como de ecologistas y científicos deseosos de preservar el paraíso natural de la isla, con el 70 por ciento de sus bosques talados por prisioneros.

Desde entonces, el bosque ha recuperado su territorio perdido.

«Los colombianos necesitan encontrar este oscuro lugar histórico», dijo Omar Nanes, el único turista que visitó la isla con la AFP.

«El gobierno debería decidir qué hacer para proteger la prisión», dijo un miembro del personal del Parque Nacional, considerando la rapidez con que las ruinas son devoradas por la vegetación.

«¿Es esto un bien cultural o histórico? ¿O debería desaparecer para siempre?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *