Un llamado para rescatar a refugiados rohingya en un bote sin agua ni comida | noticias rohingya

Los gobiernos han pedido que se lance una misión de búsqueda y rescate en medio de informes de refugiados que mueren en un barco que ha estado a la deriva durante semanas.

Un grupo de políticos del sudeste asiático está instando a los gobiernos regionales a lanzar de inmediato una operación de búsqueda y rescate de un bote que se dice transporta a cientos de refugiados rohingya que han estado a la deriva en las aguas frente a las costas de Tailandia, Malasia, Indonesia e India durante semanas.

El llamamiento de los parlamentarios de la ASEAN por los derechos humanos el martes se produjo cuando los medios de comunicación en la India dijeron que un barco, que podría transportar a cientos de refugiados, incluidas mujeres y niños, se había desviado desde el Estrecho de Malaca hacia las aguas indias del río Andaman y. Islas Nicobar.

citado por el sitio de noticias Quint coordenadas satelitales El capitán del barco siniestrado le presentó a un refugiado rohingya, Mohammad Khan Rizwan, en Cox’s Bazar en Bangladesh durante una llamada telefónica el domingo.

“Nos estamos muriendo aquí”, le dice el capitán a Radwan, y su hermana y su sobrina de cinco años están a bordo.

Ridwan le dijo al periódico indio The Print que al menos tres personas en el bote ya habían muerto de hambre y deshidratación.

«La situación es muy preocupante. No tienen agua ni comida», dijo.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) destacó la difícil situación de los refugiados rohingya en el barco a principios de diciembre cuando pidió una operación urgente de búsqueda y rescate. En ese momento, la agencia de la ONU dijo que el barco «no estaba en condiciones de navegar» y podía transportar hasta 200 personas, aunque los informes de los medios indios cifran el número en alrededor de 160.

En su declaración del martes, el grupo de legisladores del sudeste asiático pidió a los estados miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y otros países de la región que cumplan con sus obligaciones humanitarias y rescaten a los que se encuentran en el barco.

«Es vergonzoso que se haya dejado a la deriva un barco lleno de hombres, mujeres y niños en grave peligro», dijo Eva Sundari, miembro de la Junta Directiva de APHR.

«Descuidar a las personas en el barco es nada menos que una afrenta a la humanidad», dijo.

Según los informes, el barco partió de Bangladesh, que alberga a cientos de miles de refugiados rohingya que han huido de la persecución en su Myanmar natal, a fines de noviembre con el objetivo de llegar a Malasia.

El barco ha estado a flote desde el 1 de diciembre cuando sus motores fallaron y es uno de varios barcos que transportaban refugiados reportados en las últimas semanas.

El 8 de diciembre, un barco vietnamita del servicio petrolero rescató frente a las costas de Tailandia un barco que transportaba a 154 refugiados rohingya. Los refugiados fueron entregados a la Armada de Myanmar.

El domingo, la Armada de Sri Lanka rescató otro bote que transportaba a 104 refugiados, incluidas 39 mujeres y 23 niños. La marina dijo que el pequeño barco pesquero había partido de Myanmar y se dirigía a Indonesia cuando encontró un problema con su motor.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) informó a principios de este mes que había habido un aumento «significativo» en el número de refugiados rohingya que realizaban los peligrosos viajes en barco desde Myanmar y Bangladesh a los países del sudeste asiático, en parte debido al deterioro de las condiciones en los campos de refugiados confinados a ellos en el estado de Rakhine en Myanmar. y Cox’s Bazar en Bangladesh.

Se estima que 1.920 personas, en su mayoría rohingya, abandonaron Myanmar y Bangladesh por mar entre enero y noviembre de este año, en comparación con solo 287 en 2021, según las Naciones Unidas.

Naciones Unidas agregó que unas 119 personas fueron reportadas muertas o desaparecidas en estos vuelos.

APHR dijo el martes que los países del sudeste asiático deben abordar la causa raíz de la crisis, lo que incluye presionar a las autoridades en el gobierno militar de Myanmar para que restablezcan la ciudadanía a los rohingya y devuelvan a casi un millón de refugiados que viven en campamentos en Bangladesh.

“La ASEAN y la comunidad internacional en su conjunto se han mantenido al margen durante demasiado tiempo mientras se desarrollaba la tragedia de los rohingya a lo largo de los años”, dijo Kasit Pirumia, miembro de la junta de APHR y exministro de Relaciones Exteriores de Tailandia.

“Aquellos países que dicen defender los derechos humanos tienen la obligación moral de abordar las causas profundas de la crisis de derechos humanos que sufren los rohingya, de lo contrario, estas tragedias humanas se repetirán una y otra vez”.

READ  La herramienta ofrece a los inversores información sobre cómo las empresas se alinean con los objetivos de las Naciones Unidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.