Seminario web sobre “Myanmar en 2024: Proyecciones y realidades”

En este seminario web, dos veteranos expertos en Myanmar compartieron sus opiniones sobre la situación actual y las posibles trayectorias de la crisis actual en el país, que ahora está entrando en el cuarto año de gobierno militar tras el golpe de 2021.

Seminario web del Programa de Estudios de Myanmar

viernes, 2 de febrero de 2023 El Programa de Estudios de Myanmar de ISEAS invitó al Sr. Min Zin, Director Ejecutivo del Instituto de Política y Estrategia de Myanmar, y a la Dra. Mary Callahan, Profesora Asociada de Estudios Internacionales en la Escuela de Estudios Internacionales Henry M. Jackson de la Universidad de Washington, para discutir las perspectivas generales de Myanmar en 2024, y evaluar las consecuencias e implicaciones de la Operación 1027, la reciente extensión del estado de emergencia por parte del Consejo de Administración Estatal (SAC) y las medidas del SAC para avanzar con el censo y las elecciones en medio de la inestabilidad actual. La sesión, moderada por Mo Thozhar, Coordinador del Programa de Estudios de Myanmar, atrajo el interés de 266 participantes. Los comentarios de los oradores abordaron los siguientes puntos principales:

En el sentido de las agujas del reloj, desde arriba a la izquierda: Sra. Mo Thuzar (coordinadora), Dra. Mary Callahan y Sr. Min Zhen. (Fuente de la imagen: ISEAS – Instituto Yusuf Ishak)

¿Qué sigue para el ejército de Myanmar después de la Operación 1027?

  • La Operación 1027 expuso la incompetencia del Consejo Asesor del Sur y la importante influencia de China en el conflicto de Myanmar, cuando el ejército de Myanmar perdió el control territorial y funcional en el centro de Myanmar.
  • El control estatal de Myanmar está disminuyendo, como lo demuestra la disminución en el número de ciudades que acceden a instalaciones proporcionadas por el SAC (como agua y electricidad), la disminución en el número de comisarías de policía en funcionamiento y si los funcionarios públicos están en la nómina del SAC.
  • El Estado y el ejército en Myanmar se enfrentan a una situación que se está deteriorando. El ejército todavía está tratando de restablecer la normalidad antes del golpe, a pesar de su papel en las atrocidades que siguieron al golpe.
  • Pero cada vez más, los altos oficiales militares de Myanmar reconocen la amenaza sin precedentes y se sienten humillados por la debilidad de su antiguo sistema militar. La Operación 1027 confirma que sus fallos son en gran medida causados ​​por ellos mismos.
  • Esta humillación podría conducir a una transformación de las fuerzas armadas de Myanmar, tal vez mediante el desarme, la desmovilización, la reintegración y la reforma del sector de seguridad, o hacia una fuerza armada nacionalista budista extrema.
  • Traumatizados por los prolongados combates con las fuerzas de resistencia y buscando justicia para sus camaradas maltratados, los militares del sur siguen comprometidos con la jerarquía inquebrantable del establishment militar de Myanmar, lo que podría conducir a una transformación radical y violenta.
READ  Restos de mesa de 12.000 años de antigüedad: los investigadores pueden haber encontrado el perro más viejo de América

Intereses de las organizaciones armadas étnicas (EAO)

  • El éxito de la Operación 1027 fortaleció los esfuerzos generales de resistencia. Al mismo tiempo, también ha creado un nuevo panorama de conflicto en el que diferentes grupos compiten para crear enclaves étnicos, con énfasis en el control territorial, las oportunidades económicas y las políticas de identidad.
  • La creciente militarización ha llevado a la construcción de un miniestado, como se ve en el estado de Kaya, donde más del 10 por ciento de sus 300.000 habitantes están ahora armados y involucrados en el conflicto.
  • Antes del golpe de 2021, las organizaciones de acción exterior contaban con un apoyo limitado de sus comunidades, pero el Movimiento de Resistencia a la Revolución de Primavera ha fortalecido significativamente su legitimidad e inclusión. El personal de operaciones extranjeras reconoce la necesidad de mantener este apoyo más amplio, como vimos en la declaración de la Alianza de las Tres Hermandades (3BHA) que anuncia la Operación 1027.
  • Por lo tanto, el público y la comunidad internacional tienen cierta influencia sobre las organizaciones de evaluación externa a través de esta nueva legitimidad, pero esta ventaja sigue estando infrautilizada. La actual atención a los éxitos militares puede eclipsar la posibilidad de una resolución pacífica de los conflictos y la necesidad de considerar enfoques más equilibrados.

Respuestas y posiciones externas ante la crisis de Myanmar

  • Las sucesivas administraciones de Myanmar, incluido el gobierno de la LND, han enfatizado que la solución al conflicto en Myanmar debe pertenecer a Myanmar y sus líderes, porque los conflictos en Myanmar (y por lo tanto las soluciones) son locales.
  • A pesar de esto, China negoció oficialmente un alto el fuego entre el 3BHA y el SAC, centrándose principalmente en calmar las tensiones en el norte del estado de Shan.
  • La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), con su política de no injerencia, prefiere facilitar una solución política. La ASEAN y los “Amigos de Myanmar” todavía pueden encontrar formas creativas de lograr sus objetivos de facilitación. Vecinos como Tailandia pueden desempeñar un papel clave a la hora de facilitar las prioridades de asistencia humanitaria de la ASEAN para Myanmar y en los esfuerzos diplomáticos regionales destinados a alcanzar una solución política.
READ  La afirmación de Filipinas sobre la retirada de las redes de bloqueo chinas en la isla Huangyan es falsa: Guardia Costera China

Narrativas y realidades económicas/sociales/políticas

  • El aumento de la desinformación y la naturaleza hiperpartidista de las narrativas dentro de la coalición de resistencia de Myanmar complica el análisis objetivo de los datos. Por ahora, la mayoría de los informes se centran en la intensidad de los combates. Las fuentes de datos escasas y/o poco fiables impiden una comprensión integral de la situación.
  • La confiabilidad de los datos en Myanmar ha sido y sigue siendo una preocupación. En censos anteriores se han producido numerosos intentos de manipular los datos oficiales, a menudo debido a la gran demanda y los recursos limitados. Esta tendencia puede continuar en los esfuerzos en curso de registro de votantes en las elecciones dirigidas por el SAC (si se llevan a cabo).
  • La narrativa predominante sobre Myanmar desde el golpe de 2021 es que “las ciudades están bulliciosas mientras el campo arde”. La realidad tiene más matices. La escena “bulliciosa” no se extiende más allá de las grandes ciudades como Yangon y Mandalay, y se aplica sólo a unas pocas de ellas. La próspera vida nocturna que disfrutan algunos expatriados y los ricos en los principales centros urbanos a menudo está vinculada al lavado de dinero, mientras que el impacto de la mala gestión económica de la SEC se ha sentido uniformemente en todo el país. La mayoría de la gente enfrenta escasez de empleo, altos precios de las materias primas, cortes de energía y escasez de combustible. Incluso en los centros urbanos, muchos se ven obligados a realizar el servicio militar o viven con el temor de ser acusados ​​de espías/informantes (Dalán). Estas circunstancias nos recuerdan la situación en la que se encontraba Myanmar hace veinte o treinta años.
  • La falta de inversión en servicios sociales básicos, como la atención sanitaria, y la falta de infraestructura de apoyo en las regiones secas (centrales) de Myanmar han aumentado los desafíos que enfrentan muchas comunidades en Myanmar. El número no reportado, pero probablemente alto, de muertes entre personas mayores en áreas rurales durante el peor brote de coronavirus en 2021 eliminó las relaciones familiares tradicionales en las que los abuelos cuidaban a los niños. Como resultado, existen presiones adicionales sobre las mujeres para enfrentar desafíos relacionados con los ingresos y el cuidado de los hijos, en medio de una creciente violencia de género. Las redes de apoyo a lo largo de líneas religiosas y comunitarias han surgido con más fuerza, mientras que cada vez más personas migran (tanto interna como externamente) en busca de oportunidades laborales.
  • La narrativa de Myanmar también se centró principalmente en la historia de las tierras bajas budistas-Bamar. Las tierras altas se encuentran entre las zonas más pobres y peligrosas del país, y al menos medio millón de personas desplazadas de Myanmar pertenecen a estas tierras altas y enfrentan sombrías perspectivas de regresar a sus hogares abandonados.
  • Las esperanzas siguen siendo altas para el Gobierno de Unidad Nacional, pero también hay algunas preocupaciones/desconfianza con respecto a los sistemas centralizados de gobierno. El Foro de Sagaing, cuyo objetivo es crear unidades de autogobierno local en la región de Sagaing (en el centro de Myanmar), ha tensado las relaciones con el Gobierno de Unidad Nacional. Muchas fuerzas de las PDF en esa región aún no están afiliadas al Gobierno de Unidad Nacional, mientras que algunos grupos anteriormente afiliados se han retirado debido a un apoyo insuficiente.
READ  Conferencia de prensa de la Vicesecretaria General Amina Mohammed a su regreso de Afganistán - Afganistán

Se formularon más de treinta preguntas y comentarios, buscando las opiniones de los oradores sobre el papel de China en el conflicto de Myanmar, la efectividad de las sanciones, las tendencias emergentes de enclaves étnicos rivales, el empeoramiento de la pobreza, la información periodística independiente e imparcial, el futuro de acuerdos federales más realistas y la futuro de Myanmar fuera de la ZEC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *