Prisión de la isla de Gorgona

A fines de octubre, un candidato presidencial evocó viejos recuerdos cuando sugirió enviar a políticos corruptos a la infame antigua prisión de la isla Gorgona en Colombia.

Nadie se tomó en serio la amenaza, pero despertó el interés en una parte desconocida de la historia de Colombia comparable a la isla de Alcatraz o la isla de Robben.

Hasta 1984, esta isla de 26 kilómetros cuadrados ubicada a 55 kilómetros (34 millas) de la costa del Pacífico de Colombia era un lugar trágico donde los presos políticos y criminales peligrosos eran enviados a cumplir sus condenas, a veces incluso a la muerte.

Lejos de miradas indiscretas, entre varios tipos de serpientes feroces, los prisioneros deben sufrir su destino a manos de los salvajes guardabosques de la isla o sus violentos colegas.

Un ex-preso escribió en un poema: «Maldito es este lugar».

En estos días, solo quedan unos pocos muros de prisión que se derrumban en una isla que atrae una pequeña cantidad de ecoturismo, principalmente para bucear o para explorar la increíble biodiversidad.

– Terrible sufrimiento –

La única forma de llegar a Gorgona es un viaje en bote de dos horas desde el pueblo costero de Guapi, escondido entre los manglares.

Gorgona es una masa húmeda de volcanes y bosques, con lluvia diaria y aguas llenas de delfines y ballenas.

Fue descubierto en 1526 por los conquistadores españoles, que perdieron 87 hombres por mordeduras de serpientes venenosas a los pocos meses de su llegada.

El nombre de Medusa, una gorgona en la mitología griega cuyo cabello estaba hecho de serpientes y podía convertir a las personas en piedra mirándolas a los ojos.

Durante un tiempo fue refugio de piratas antes de pasar a manos privadas. El estado colombiano lo asignó en la década de 1960 para construir la prisión.

READ  La Liga Española de Fútbol se mueve en partidos para evitar un choque con el Festival de Eurovisión

“Hay muchas leyendas sobre Gorgona”, dijo Corazón de Jesús Agueño, de 35 años, técnico del parque y celebridad local.

La mayor parte, agregó, no era verificable, y lo cierto era que era un lugar de terribles castigos y sufrimientos.

Más de mil presos pasaron por la prisión: asesinos y violadores, pero también presos políticos de La Venecia, la guerra civil colombiana de 10 años (1948-58) entre el gobernante partido conservador y los liberales.

– modelo nazi –

«La prisión fue construida al estilo de los campos nazis», dijo de Jesús Agüero.

Varios patios tienen dormitorios, cada uno con un «carril moribundo» que conduce al área disciplinaria.

«Los visitantes a veces sienten emociones muy negativas», agregó de Jesús Agueño.

Un dormitorio se resistió a ser abrumado por los arbustos que se arrastraban y el zumbido constante de los insectos.

Los prisioneros dormían en literas de madera, a menudo directamente sobre las tablas sin colchón.

«Cada prisionero fue identificado por un número», dijo.

Los visitantes eran escasos y los ejercicios al aire libre permitían a los prisioneros solo ayudar a cortar el bosque.

Los 120 guardias lograron refrenarlos impunemente. «No queda nada aquí», dijo de Jesús Agueño.

Un lugar ejemplifica la miseria de la prisión: el barrio disciplinario con sus celdas de aislamiento aseguradas por pesadas barras de hierro.

– ‘Tortura por inanición’ –

El castigo más espantoso fue el «recinto», un agujero de 80 cm de ancho en el que un preso es obligado a permanecer de pie durante días y días con agua sucia hasta el cuello.

«Torturas, malos tratos, comida contaminada … Cuando llegué, Gorgona era un infierno», dijo el último director de la prisión, Miguel Darío López, con quien AFP habló en Bogotá.

READ  Juegos Olímpicos de 2021: actualizaciones en vivo, noticias, recuento de medallas, calendario a medida que USWNT gana el bronce, los hombres de EE. UU. Juegan por el oro en el baloncesto

López, de 78 años, designado en 1981, afirma con orgullo haber puesto fin a los abusos de los guardias y «pacificado» la prisión.

«Los guardias aquí eran ladrones y corruptos y se vengaron de los presos», dijo López, ahora jubilado.

«Diez latas» todavía estaba en uso. Lo detuve todo. También hubo tortura por inanición. A los invitados solo se les permitía papas y un poco de arroz, con un poco de anguila que a veces apenas se cocinaba.

«Lloraban a menudo y todos tenían problemas mentales … Se mataban con cuchillas improvisadas o se estrangulaban con simples trapos».

Además de serpientes y tarántulas, dijo, «las playas estaban llenas de tiburones y barracudas, no es un mito».

Se estima que un total de «aproximadamente 150 presos murieron en Gorgona», negando que los cuerpos hubieran sido arrojados al mar.

«Con la ayuda de sacerdotes franciscanos y pastores adventistas, trabajamos en la rehabilitación social de los presos».

Se ha creado una Comisión de Derechos Humanos en cada patio.

Añadió que «la alimentación mejoró al enseñar a algunos presos a pescar y aumentar el número de visitas».

– Asesino en serie escapó –

“A través de la música, la pintura e incluso el latín, hemos podido calmar a los reclusos y enseñarles la tolerancia”, dijo López, mostrando una gran cicatriz en la palma de su mano que sufrió al intentar romper una pelea con cuchillos.

«Conmigo, no hay más muertos», agregó, mostrando una foto descolorida de sí mismo de pie junto a un fugitivo, que fue capturado tres días después en el mar en un bote de madera.

«Fue muy difícil escapar».

La mayoría de los fugitivos fueron capturados por barcos que pasaban y devueltos a la isla, pero «cinco o seis lograron hacerlo».

READ  Manchester United: el futuro de Ronaldo depende de reemplazar a Rangnick

Entre ellos estaba Eduardo Muniton Tamayo, apodado «Papillón colombiano», en honor a la película de 1973 protagonizada por Steve McQueen y Dustin Hoffman, quien escapó en 1969 pero fue capturado tres años después.

El asesino en serie Daniel Camargo Barbosa, más conocido como «Sadi El Charcito», escapó en 1984 cuando las autoridades insistieron en que murió en el mar.

Fue arrestado dos años después en Ecuador y confesó haber matado a 71 niñas allí, aunque se cree que mató a más de 180.

La prisión cerró en 1984 después de la presión de organizaciones de derechos humanos, así como de ambientalistas y científicos deseosos de proteger el paraíso natural de la isla después de que los prisioneros talaran el 70 por ciento de sus bosques.

Desde entonces, el bosque ha recuperado sus tierras perdidas.

«Los colombianos necesitan descubrir este oscuro lugar histórico», dijo a la AFP Omar Nanez, el único turista que visitó la isla además de AFP.

«El gobierno tendrá que decidir qué quieren preservar de la prisión», dijo un empleado del parque nacional, dada la velocidad a la que las plantas devoran los escombros.

«¿Es esto una riqueza cultural o histórica? ¿O debería dejarse desaparecer para siempre?»

hba / lab / bc / bgs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *