Los indígenas nómadas colombianos fueron desplazados por la fuerza

Imagen de contenido - Publicación de Phnom Penh

El 5 de noviembre, una mujer Nougat posa para una foto en el campamento Nougat en El Retorno, cerca de San José de Guerrero, Colombia. AFP

Mauricio apunta con su trompeta al alto mono en los árboles, una antigua tradición de caza que los habitantes de Nouakchott continúan practicando a pesar de haber sido desplazados de sus hogares ancestrales durante mucho tiempo.

La violencia y las enfermedades, primero causadas por inmigrantes y luego por grupos armados, obligaron a Nogai a aislarse de sus hogares y ofrecerse como voluntario hace décadas.

Ahora, los últimos nómadas de la Amazonía colombiana todavía intentan ocasionalmente recoger frutas y cazar animales de sus barrios marginales, soñando que algún día volverán a su forma de vida ancestral.

Después de discutir su lenguaje tribal con su hija Yina, de 22 años, Mauricio, de baja estatura y hombros anchos, maneja hábilmente su pistola de metal antes de lanzar la jabalina al mono. El veneno tiene efecto inmediato.

Otros cazadores capturan monos ardilla después de que reflejan sus sonidos.

“Venimos aquí en busca de comida”, dijo Yina mientras viajaba por la jungla durante seis horas.

Seis hombres con jeans, sombreros y réplicas de equipos de fútbol europeos, y tres mujeres con pantalones cortos y cocodrilos están en la partida de caza.

Buscan tortugas con patas rojas, pero extraen miel de un árbol talado y celebran la llegada inesperada.

Estas escenas no durarán para siempre.

Los cultivos de drogas ilegales y la deforestación que conduce a la agricultura han amenazado sus medios de vida.

“Nos desplazaron, nos expulsaron”, suspiró el tigre, de 28 años, quien nunca había conocido la vida salvaje que vivía en la memoria de los ancianos de la comunidad.

READ  Colombia: los Estados miembros de la OEA no deben guardar silencio ante la crisis de derechos humanos

Expulsado por minas terrestres

Según un informe de los Pueblos Indígenas Nacionales de Colombia, el primer pueblo Turrón apareció en las ciudades de Guerrero en 1988, padeciendo «enfermedades provocadas por el contacto con inmigrantes».

Catorce años después, los enfrentamientos armados entre rebeldes marxistas y paramilitares de derecha llevaron al desplazamiento masivo de Nogak.

Imagen de contenido - Publicación de Phnom Penh

Un hombre de Nogak sostiene monos lanudos muertos (Logotrix logotricha) después de ser cazado cerca de su campamento el 7 de noviembre. AFP

En 2018 había 744 Nok, 336 menos que en el censo de 2005, según la agencia de estadísticas.

«Nuestro territorio está ocupado por la guerra», dijo el tigre en un español quebrado. Nougat se refiere a sus perseguidores como «Kawade» o «blancos».

El gobierno colombiano reconoce oficialmente a Nouakchott como propietario de 954.000 hectáreas de bosque protegido.

Los rebeldes, controlados durante mucho tiempo por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), huyeron del área en 2017 luego de un histórico acuerdo de paz firmado con el gobierno para poner fin a una lucha armada de 50 años contra el gobierno.

Pero las minas antipersonal sembradas para proteger los narcóticos en los bosques de Nogak continúan.

Las autoridades no pudieron enviarnos de regreso porque no limpiamos las minas terrestres ”, dijo Delio Acosta, un funcionario del gobierno de Guerrero a cargo de la población tribal.

La «comunidad nómada única» de Colombia está «en riesgo de extinción», según un informe de la ONU.

Solo en 2020, Nukak perdió 1.100 hectáreas de tierra por la deforestación para las plantaciones de cacao, según el informe.

READ  El bufete de abogados Villarreal anuncia actualización en español sobre el contenido de 'Apocado de Occidentes' para residentes en Brownsville

La hoja de cacao es el ingrediente principal del cacao, del cual Colombia es el mayor productor del mundo.

La Fundación de ONG para la Conservación y el Desarrollo Sostenible dijo que el número real era de unas 2.900 hectáreas, incluidas carreteras ilegales y tierras deforestadas para la agricultura.

Tragedia

Los supervivientes del conflicto viven en chozas de Nugak. En San José, la capital de KwaZulu-Natal, se reúnen en un parque para mendigar.

Cuando buscan comida, se ven obligados a cortar las líneas eléctricas y, a menudo, se quejan de la escasez de animales.

El antropólogo Gabriel Cabrera cree que los legados de Nougat son vulnerables a un asentamiento parcial forzado, aunque todavía sienten que «se mueven y caminan por el bosque».

En un barrio pobre, aparece una mujer con líneas rojas en el rostro.

Las líneas representan el agujero de la tortuga de patas rojas y son un símbolo de felicidad.

Pero «ahora estamos tristes», dijo Kadua, señalando a las mujeres que, en la tradición del turrón, suelen afeitarse la cabeza y las cejas, pero que llevan el pelo largo.

Los paños de la cintura han sido reemplazados por viejos vestidos de segunda mano y camisetas de fútbol.

Kadua dijo que algunos nogas beben alcohol o consumen drogas e incluso hay «prostitución» allí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *