Los apicultores en Colombia dicen que el aguacate mata a las abejas

Por segunda vez en dos años, Gildardo Origo recolecta montones de abejas muertas después de que un mal invisible arrasara sus colmenas en el noroeste de Colombia, causando caos entre sus enjambres de langostas.

Urrego no tiene pruebas, pero sospecha que el culpable es el pesticida que ha estado alimentando el boom comercial del aguacate y los cítricos del país.

Cientos de colmenas han muerto en Colombia en los últimos años, y algunas investigaciones han apuntado al fipronil, un insecticida prohibido para cultivos en Europa y restringido en Estados Unidos y China.

Se utiliza para controlar todo tipo de insectos, incluidas las hormigas y las garrapatas, y se le atribuye la existencia de numerosos mataderos de abejas en todo el mundo.

El colmenar Urrego en el departamento de Antioquia de Colombia produce miel con sabor a polen de huertos cercanos de maracuyá. En 2019, se perdieron 10 de 19 celdas.

Esta vez, dijo, un tercio de sus 12 celdas habían sido destruidas, la pérdida de unos 160.000 pequeños polinizadores que trabajaban duro.

“Existe la teoría de que, sí, esto se debe al envenenamiento, hay algunos cultivos aquí que pueden no haber sido capaces de manejar bien los agroquímicos y, por lo tanto, esta zona se vio afectada”, dijo a France Press.

En los últimos años, las abejas en América del Norte, Europa, Rusia, América del Sur y otros lugares han comenzado a morir a causa del “trastorno de colapso de colonias”, un desastre misterioso atribuido en parte a los pesticidas junto con ácaros, virus y hongos.

Las Naciones Unidas advierten que casi la mitad de los insectos polinizadores, especialmente las abejas y las mariposas, están en riesgo de extinción global.

READ  Remco Evenboil se dirige al campo de entrenamiento de Sierra Nevada, antes del Giro de Italia

– Fertilización gratuita –

Aproximadamente 1.400 millones de puestos de trabajo y tres cuartas partes de todos los cultivos en todo el mundo, según un estudio de 2016, dependen de los polinizadores, especialmente las abejas, que brindan servicios de fertilización gratuitos por valor de miles de millones de dólares.

A 300 kilómetros (186 millas) al sur de Antioquia, en el condado de Quindío, Abdoun Salazar no se avergüenza de señalar con el dedo a Vipronil mientras cuenta sus pérdidas.

“En los últimos dos años, contamos más de 80 millones de abejas muertas”, dijo, caminando entre las 300 colmenas vibrantes en su empresa, Apicola Oro.

“Estamos hablando de 800 colmenas, 100.000 abejas por colmena. Es una cantidad muy grande, una cantidad alarmante”.

Salazar y otros apicultores de la zona se ven obligados cada vez más a retirar pilas muertas de abejas de sus colmenares rodeados de plantaciones de aguacate y cítricos en un área excepcionalmente fértil y biológicamente diversa.

Vecinos tóxicos

En Quindío, el colapso de la colmena coincidió con la expansión del monocultivo en las últimas décadas, según Faber Sapogal, presidente de Asoproabejas.

Según el gobierno local, cinco empresas multinacionales compraron grandes extensiones de tierra en la región entre 2016 y 2019 para aprovechar la creciente demanda mundial de aguacate Hass.

Las exportaciones aumentaron de 1,7 toneladas en 2014 a 44,5 toneladas en 2019, y este año, Colombia se ha convertido en el mayor proveedor de manjares verdes y cremosos de Europa.

Pero las abejas son el daño colateral, que lo contaminan cuando machacan granjas tratadas con insecticida para alimentarse, dice el apicultor.

READ  Entrevista exclusiva para Rodri: Manchester City Corridor en Records, "El Animal" Mikel Arteta y Penaltis | noticias de futbol

“Traen esta toxina a la célula y matan a todos los demás”, dijo Salazar.

– Limitaciones económicas –

Los miembros de Asoproabejas han filmado decenas de muertes masivas de abejas en varias regiones de Colombia, especialmente en Occidente.

El año pasado, un apicultor notificó al Instituto Colombiano Agropecuario estatal de 256 casos sospechosos de envenenamiento de colmenas solo en el Quindío.

Se han perdido unos 10 millones de insectos.

Jorge García, director regional del ICA, dijo que el cuerpo examinó muestras de seis colmenares y encontró que “la molécula de fipronil es una de las causas de muerte”.

Dijo a France Press que se ha dado la alerta a la sede de la Administración de Aviación Civil en Bogotá, que está trabajando en una orden de suspensión.

Salazar dijo que retirar el veneno por completo era difícil “porque las empresas productoras de agroquímicos se verían afectadas económicamente”.

Conflicto de intereses

Maria Latorre, vocera de la Unión Agroquímica de Colombia, dijo que prohibir el uso de fipronil generaría “una situación muy negativa en términos de estructura productiva” en 33 cultivos dependientes.

La autoridad niega que el fipronil sea dañino para las abejas, pero dijo que agradece una “revisión de su” uso “en cultivos que han tenido accidentes”.

Pero Fernando Montoya de la Asociación Colombiana de Hortofroticola, que representa a los cultivadores, dijo que el químico podría ser reemplazado por “biofrosts a base de hongos”, trampas para insectos y eliminación manual de plagas.

La Administración de Aviación Civil ha negado cualquier vínculo entre la expansión de los cultivos de aguacate en Quindío y la reciente aniquilación de las abejas.

READ  EE. UU. Vs Canadá (18/2/2021): cómo ver la Copa SheBelieves de fútbol, ​​hora, canal de TV, transmisión en vivo

Pero en lugar de arriesgarse a perderlo todo, Apicola Oro, que produce alrededor de 36 toneladas de miel al año, decidió empacar y partir.

Salazar se llevó la mayoría de sus abejas, unas 1.200 colmenas, desde Quindío a un lugar remoto a 400 kilómetros de distancia.

Ha logrado salvar su negocio por el momento, pero le preocupa el futuro.

“Las abejas son un biomarcador. Si las abejas mueren, ¿qué otros insectos son buenos para el medio ambiente … Morirán?”

jss / vel / lv / gm / yo / mlr / bfm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *