La segunda reunión del grupo de expertos en descarbonización deja muchas preguntas sin respuesta

La segunda reunión del Grupo de Expertos de la UE sobre Descarbonización tuvo lugar la semana pasada, los días 21 y 22 de junio, y reunió a decenas de partes interesadas para debatir metodologías para medir el impacto climático de las actividades centradas en el carbono del suelo, los bosques y las turberas. La reunión de dos días se centró en una serie de presentaciones sobre el método de contabilidad de carbono basado en la naturaleza, muchos de los cuales eran proveedores de créditos de carbono basados ​​en la naturaleza. Esta estructura dejó poco tiempo para discusiones significativas, comparación de metodologías o consideraciones profundas.

En particular, se destacaron los siguientes:

1 – Se proporcionó información insuficiente para permitir un análisis significativo o una comparación de metodologías. Antes de la reunión del grupo de expertos, una convocatoria de aportes recopiló varias metodologías actualmente en uso o en desarrollo para calcular el carbono del suelo, los bosques y las turberas, con una síntesis inicial antes de la reunión. Sin embargo, el nivel de análisis no fue suficiente para evaluar las ventajas y limitaciones de las metodologías estudiadas. En particular, el análisis se centró en las metodologías actualmente en uso, excluyendo así las innovaciones más recientes, y evaluando si las metodologías incluyen alguna consideración general de los criterios Qu.ALitY (establecidos en la propuesta de la Comisión sobre Marco de certificación de eliminación de carbono) en lugar de comparar cómo se aborda cada uno de estos criterios. También cabe señalar que estas normas están siendo modificadas actualmente por el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo, siguiendo el proceso legislativo normal.

2 – La organización del encuentro plantea interrogantes. Si bien la composición del orden del día de esta segunda reunión mejoró notablemente iteración anteriorQuedan algunas preguntas. La agenda del grupo de expertos dejó poco tiempo para la discusión, y las preguntas generalmente se plantearon al final de los paneles de presentación que se repitieron con frecuencia a lo largo del tiempo. Los facilitadores rara vez hicieron un esfuerzo sustancial para alentar a los entrevistados o participantes a responder las preguntas planteadas, y muchas de las preguntas planteadas no fueron abordadas. Además, al final de cada una de las tres sesiones, el relator, un miembro Tipo A designado por el comité antes de la reunión, brindó su reflexión personal sobre la sesión de la que era responsable. Se confirma que este resumen es una vista no oficial en absoluto. Sin embargo, el nombramiento y el papel del relator siguen sin estar claros, incluido por qué los relatores no son representantes del comité, o por qué se les permite brindar opiniones personales en lugar de simplemente resumir las presentaciones y la discusión de la sesión. Tampoco está claro qué impacto y autoridad tendrá su resumen.

READ  El FMI dice que la promesa de alivio de la deuda de Zambia allana el camino para $ 1.4 mil millones

3 – Se pidió a los participantes que no plantearan cuestiones sobre el uso de metodologías a pesar de que estos temas todavía están siendo discutidos por los miembros del panel y los relatores. Se instruyó repetidamente a los participantes para que se mantuvieran enfocados en temas metodológicos como «cuantificación, incrementalismo, almacenamiento a largo plazo y herramientas digitales», a pesar de que el conocimiento del propósito del marco (por ejemplo, medición a nivel de proyecto versus nivel regional); contabilidad de flujo anual) contra el crédito a largo plazo; como una política completamente autónoma o como parte de un conjunto más amplio de criterios) es fundamental para evaluar qué herramientas y métodos son los más apropiados. Sin embargo, esta misma restricción no se impuso a los panelistas o relatores, quienes a su vez sacaron a relucir temas como la presupuestación, los insumos o la contabilidad nacional.

La reunión del grupo de expertos, en su formato actual, no es un foro constructivo para evaluar o diseñar marcos para el desarrollo de metodologías de descarbonización. Las mejoras que podrían conducir a una mejor colaboración y un uso más eficiente del tiempo de los miembros incluyen:

1- Diseño de diálogo, permitiendo más tiempo para el debate entre los participantes, e instruyendo a los moderadores para que se aseguren de que las preguntas planteadas se respondan adecuadamente y no se dejen en el aire. Los talleres o los debates en grupos pequeños también pueden facilitar conversaciones constructivas, en lugar de ceñirse únicamente a las sesiones plenarias.

2 – Trayendo más experiencias independientes, incluso de la academia y la sociedad civil (por ejemplo, organizaciones no gubernamentales y asociaciones sin fines de lucro). Si bien es importante incluir usuarios y proveedores de metodologías de descarbonización, una perspectiva más equilibrada debería incluir a más actores que no pueden pagar o beneficiarse directamente del diseño de la metodología en sí. El uso actual de una metodología en el mercado voluntario de carbono no regulado no debe considerarse una calificación creíble, sino que las metodologías deben ser evaluadas por expertos académicos independientes con base en investigaciones validadas y replicables. Además, cuestiones como los niveles aceptables de incertidumbre, las líneas de base, los criterios de sostenibilidad y los plazos de responsabilidad no son solo cuestiones técnicas, sino preocupaciones sobre valores sociales, una conversación que debe incluir perspectivas más amplias que las que puede ofrecer la composición actual del grupo de expertos.

READ  "Economía nocturna" ilumina la región autónoma más poblada de China para grupos étnicos

3 Reconocer que los fines determinan los medios: si el CRF y sus metodologías de apoyo para la cuantificación han de ser adecuados para su propósito, deben estar claramente identificados. Evitar que los participantes discutan los casos de uso de las metodologías CDE dificulta el diseño efectivo de tales metodologías. Por ejemplo, el nivel de agregación en el que se utilizarán los resultados (p. ej., nivel de proyecto o contabilidad regional) afecta directamente las métricas y los niveles de incertidumbre que serán aceptables, y el destinatario de QDP determina físicamente las líneas de base apropiadas que se calcularán (p. ej. ejemplo, física, organizacional y/o financiera).

Durante la reunión, el comité pidió la necesidad de métodos de cuantificación que sean «altamente precisos, altamente estandarizados, de bajo costo y específicos para cada región». Sin embargo, incluso con las limitaciones del formato y el contenido del grupo de expertos, una tendencia que surgió claramente fue la falta de consenso sobre los métodos, métricas y líneas de base apropiados para medir el carbono en la biomasa aérea y subterránea; nivel aceptable de incertidumbre; o casos de uso apropiados para cualquier “crédito de carbono” potencial que surja de dicha cuantificación. Este desacuerdo no significa que ninguno de los enfoques en competencia sea aceptable, sino que ninguno es actual. La falta de un marco de medición sólido y utilizable no debe utilizarse como excusa para permitir metodologías de cuantificación deficientes con el fin de incentivos basados ​​en resultados. Este curso de acción podría resultar en que las actividades se clasifiquen y financien como «descarbonizantes» sin producir el resultado deseado de reducir los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera. En el caso de CDR y unidades cuantitativas emisoras para ser canjeadas, es mejor decir «no sé» que equivocarse catastróficamente.

READ  EXCLUSIVO - Declaración de la cumbre del G7 apunta a la 'coerción económica' de China

Debe enfatizarse que la actual falta de consenso de trabajo no es excusa para la inacción. Necesitamos suelos, bosques y turberas saludables, pero existen otros tipos de incentivos y medidas además de los créditos de carbono “por tonelada” a nivel de proyecto. El modelo CRCF es una herramienta contundente y la reconstrucción de ecosistemas resilientes ricos en carbono es un problema complejo que requiere enfoques rigurosos, adaptativos y basados ​​en actividades.

Bellona recomienda que el CRCF, el grupo de expertos que apoya su desarrollo, también permita incentivos basados ​​en actividades, que actualmente no están dentro del alcance de las discusiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *