Fritz-Cola, una bebida creada por dos estudiantes alemanes para desafiar a Coca-Cola por el mayor contenido legal de cafeína | economía y negocios

Se les ocurrió la idea una noche mientras comían pizza congelada y Coca-Cola en la cocina de su dormitorio de Hamburgo. Mirco Wolf Wiegert y Lorenz Hampel, una pareja aventurera de veintitantos años que buscaba un negocio que fuera lucrativo, sí, pero sobre todo divertido, decidió crear una nueva cola. Sin mencionar que el mercado global estaba prácticamente rodeado por otra marca más; Habría sido diferente y mejor. Con menos azúcar, más cafeína y un gran sabor. No sabían por dónde empezar, pero recaudaron 7.000 euros, registraron la empresa y empezaron a buscar un fabricante que les ayudara a crear la fórmula.

Les tomó un tiempo, pero encontraron uno, y después de mucho ensayo y error, la cola perfecta fue una realidad. Su primera prueba se realizó en una fiesta: sus amigos se quedaron despiertos hasta la mañana siguiente, considerándolo un éxito. Llegaron a la conclusión de que el contenido de cafeína era el correcto. Ellos mismos entregaron las primeras 240 cajas de 24 botellas de Fritz-Cola, en una furgoneta Volkswagen. Wiegert, de 48 años, sonríe al recordar sus días de ensueño, escasez y mucha fiesta. Iban a bares, cafés y restaurantes, donde instaban a los dueños a darle una oportunidad a la cola; Entretuve a estos niños que querían desafiar al gran monopolio con una bebida hecha en Hamburgo que solo usaba botellas de vidrio reutilizables.

Veinte años después, Fritz-kola emplea a 300 personas y se distribuye por casi toda Europa. La marca, con cinco plantas embotelladoras, se ha vuelto particularmente fuerte en Alemania y otros países de Europa central como Austria y Suiza. En muchos establecimientos de Berlín, por ejemplo, es la única cola disponible. Wegert no podría haber imaginado que la idea que desarrolló con su amigo de la infancia terminaría patrocinando festivales de música en todo el continente y llamando la atención con llamativas campañas publicitarias.

READ  El "buen" gobierno del PSOE-UP: "Nunca le diremos a la gente que tiene que apretarse el cinturón"

“Nos estamos expandiendo hacia el sur, hacia Francia y España, donde queremos comenzar la producción localmente”, explica en la moderna sede de la empresa en Hamburgo, donde fluye un flujo interminable de jóvenes con ropa informal. Aquí es donde trabajan los creativos, el marketing, la comunicación y los empresarios. Las plantas embotelladoras se extendieron por toda Alemania para que sus productos pudieran distribuirse al norte de Escandinavia; Al este están la República Checa y Polonia. al oeste en Bélgica, los Países Bajos y el Reino Unido; y al sur.

Sobre la mesa de la sala de conferencias se alzan las distintas bebidas que produce Fritz Cola, que a lo largo de los años ha ido ampliando su repertorio: limón, naranja, manzana, ruibarbo… Todas lucen el logo original: las caras sonrientes de dos hombres vestidos de negro y blanco. blanco. Dos hombres que en realidad son Mirko y Lorenz. Abrumados por la falta de presupuesto y buscando ahorrar en un diseñador, se tomaron una foto contra un fondo blanco en la sala de ping-pong en el sótano de su bungalow, la llevaron a una tienda para que la digitalizaran y le pidieron a un amigo que la ayudar a crear la silueta. Wiegert dice que se quedó en blanco y negro porque era más barato imprimir carteles de esa manera. Hoy en día, este logotipo puede ser más o menos reconocible como una marca registrada.

Parte del éxito de Fritz-Cola se debe a su aura de autenticidad, de producto local artesanal, aparentemente alejado del mundo industrializado, explica Francisco Torreblanca, experto en branding y profesor de ESIC Escuela de Negocios y Marketing en España. Además del sabor a cola y el carácter subversivo de su imagen y nombre (kola con ak), la empresa ha aprovechado lo que en publicidad se conoce como storytelling; Ningún beneficio de su curiosa historia. «El nuevo tipo de consumidor está sediento de novedades. Somos interdependientes y queremos probar cosas nuevas, más después de la pandemia. Y esta marca es increíble», dice Weigert al explicar su entrada en mercados como España, donde puede ya se encuentran en más de mil bares y restaurantes.

READ  El fútbol español se une a la demanda contra $ 2.3B CVC Capital, acuerdo de La Liga

Los fundadores decidieron escuchar a sus futuros clientes al elegir el nombre de la bebida. Se les ocurrió una lista de posibles nombres asociados con Hamburgo y el norte de Alemania: Alster-Kola, por el lago; Elba Kola después del río. North Kola… y Fritz, el nombre del alemán medio por excelencia. Se pararon en la entrada del centro comercial y observaron a los propios compradores. La forma corta simple pero entrañable de «Friedrich» recibió la mayoría de los votos. En cuanto a la «k», significa querer hacer las cosas de manera diferente, explica Wiegert.

Humble dejó la empresa en 2016 para emprender otros proyectos. Wiegert dice que nunca se cansa de asumir desafíos. «Nuestro objetivo a largo plazo es convertirnos en el bebedor de cola número uno en Europa en el sector de la hostelería, en bares y cafeterías», dice. Actualmente, su cuota de mercado ronda el 4%, según datos de la compañía, que solo da a conocer sus datos de crecimiento (5,3% en 2022, respecto al año anterior para Cola).

Aunque sus bebidas se pueden encontrar en casi todos los supermercados de Alemania, es imposible competir con las latas de Coca-Cola y las botellas de plástico. Tampoco es este su público objetivo. Querían una bebida de cola asociada a fiestas, en ocasiones especiales. Tenían en mente a otros estudiantes como ellos. Querían «drogarse» con quien lo intentara, recordó Wigert. Por eso agregaron la cantidad máxima de cafeína permitida por la ley: 25 miligramos por cada 100 mililitros. Fritz-kola también tiene un toque de limón y menos azúcar (también hay una versión con edulcorante) y solo se vende en formatos pequeños, de 0,2 y 0,33 litros. En bares y restaurantes alemanes, es la segunda marca más vendida desde hace años, por delante de Pepsi, según datos de Nielsen.

READ  Camiones en ciudad española afectada por la sequía en el agua a medida que aumentan las temperaturas

La sustentabilidad es otro pilar de la marca; Por lo tanto, sus productos se venden solo en envases de vidrio. En Alemania y Europa Central trabajan con botellas retornables, que se limpian y rellenan hasta 50 veces. En mercados lejanos, como España, utilizan botellas reciclables. «No verás nuestras botellas flotando en el mar o en las playas», dice firmemente Wiegert.

Suscribirse a Boletín semanal Para más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS USA Edition

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *