Este es el responsable del máximo de casos de hígado graso: ¿Estás en riesgo?

TIMESOFINDIA.COM | Última actualización el 14 de enero de 2024 a las 11:00 IST

¿Qué es el hígado graso?

El hígado graso, o esteatosis hepática, es una afección caracterizada por la acumulación de exceso de grasa en las células del hígado. Esta acumulación de grasa ocurre cuando se alteran los procesos metabólicos normales del hígado, que incluyen el procesamiento y la regulación de las grasas. El hígado graso suele ser asintomático, pero puede evolucionar a afecciones más graves, como la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) o la enfermedad hepática alcohólica (ALD). Las modificaciones en el estilo de vida, incluida una dieta saludable y ejercicio, son cruciales para controlar y prevenir el hígado graso, ya que puede provocar inflamación, daño hepático y complicaciones si no se trata.

El consumo de alcohol sigue siendo una causa común de enfermedad hepática, incluido el hígado graso.

El alcohol juega un papel importante en el desarrollo y la progresión de la enfermedad del hígado graso, especialmente la enfermedad hepática alcohólica (ALD). El hígado graso se caracteriza por la acumulación de grasa dentro de las células del hígado, y cuando la ingesta de alcohol es excesiva y crónica, contribuye significativamente al desarrollo de esta afección. El efecto del alcohol sobre el hígado graso también está influenciado por factores individuales como la predisposición genética, el estado nutricional y la presencia de otras enfermedades hepáticas. Además, el consumo excesivo de alcohol puede provocar desnutrición, lo que empeora aún más el daño hepático.

anuncio

READ  Hombre de Tongala se une a los pedidos de apoyo para el acceso a la tecnología para la diabetes

¿Cómo es el alcohol responsable de la grasa del hígado?

El hígado es responsable de metabolizar y descomponer el alcohol. Cuando una persona consume alcohol, el hígado prioriza el metabolismo, convirtiendo el alcohol en acetaldehído, una sustancia tóxica. Este proceso genera especies reactivas de oxígeno y promueve la inflamación en el hígado, lo que contribuye al estrés oxidativo. Con el tiempo, el consumo crónico de alcohol altera los procesos metabólicos normales en el hígado, lo que provoca la acumulación de grasa en las células del hígado. Una de las etapas iniciales de la enfermedad hepática alcohólica es el hígado graso alcohólico, que se caracteriza por la acumulación de grasa en las células del hígado. A medida que avanza el daño hepático inducido por el alcohol, puede provocar afecciones más graves, como hepatitis alcohólica y cirrosis. La hepatitis alcohólica implica inflamación del hígado, mientras que la cirrosis representa cicatrización avanzada y daño al tejido hepático.

¿Qué más causa el hígado graso?

¿Cuales son los sintomas?

Los síntomas del hígado graso suelen ser sutiles, pero pueden incluir fatiga, malestar abdominal y dolor sordo en la parte superior derecha. A medida que avanza la afección, los individuos pueden experimentar pérdida de peso involuntaria, debilidad y una sensación general de malestar. En algunos casos, puede haber un agrandamiento del hígado, que puede observarse por distensión abdominal. Sin embargo, muchas personas con hígado graso pueden permanecer asintomáticas. Los casos graves pueden provocar complicaciones como hepatitis, cirrosis e insuficiencia hepática. Los chequeos médicos periódicos y el seguimiento de la salud del hígado son importantes, especialmente para aquellas personas con factores de riesgo como obesidad, diabetes o consumo excesivo de alcohol.

READ  ¡Primera luz del telescopio SKA! El corazón de la Vía Láctea y más

¿Cómo tratar el hígado graso?

Prevenir el hígado graso pasa por seguir un estilo de vida saludable. Mantenga una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y cereales integrales, limitando al mismo tiempo los azúcares refinados y las grasas saturadas. El ejercicio regular es crucial para el control del peso y la salud general del hígado. Se recomienda el consumo moderado de alcohol o la abstinencia. Manejo de condiciones subyacentes como la obesidad y la diabetes. Mantén tu cuerpo hidratado, porque el agua ayuda a las funciones del hígado. Evite la pérdida rápida de peso o las dietas de moda. Los exámenes médicos periódicos ayudan a controlar la salud del hígado. Al priorizar una dieta nutritiva, realizar actividad física con regularidad y evitar hábitos nocivos, las personas pueden reducir significativamente el riesgo de desarrollar hígado graso.

se amplía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *