“Estaban aterrorizados”: los combatientes de la resistencia frustraron una emboscada de la junta militar en Kayah con su ataque sorpresa

Min Ko Naing, activista a favor de la democracia desde hace mucho tiempo, concedió una entrevista recientemente en la que usó la frase «la gota que colmó el vaso», que en birmano significa la última oportunidad de cualquiera, cuando no queda nada más. La imagen es un agarre frenético del suelo por parte de un hombre que se está ahogando.

Menos de un mes antes del aniversario del desastroso intento de golpe de estado en Myanmar, el 1 de febrero, el líder militar Min Aung Hlaing era el proverbial hombre que se hundía, apenas pisando las aguas en un país y un mundo que despreciaba. Ahora está desesperado por la ayuda de su «última gota» personal, en la forma de su colega déspota y primer ministro camboyano, Hun Sen.

En la tradición occidental, hay un proverbio similar: «el [final] La gota que colmó el vaso», con un significado ligeramente diferente. Para Hun Sen, otro dictador notorio que ya carga con su legado político, tratar con Min Aung Hlaing puede ser la gota que colma el vaso.

Camboya bajo Hun Sen fue un producto de los Acuerdos de Paz de París de 1991, un proceso aclamado por ofrecer una solución a lo que entonces era una guerra civil de décadas y una invasión indirecta por parte del vecino Vietnam.

Hun Sen puede inspirarse en su papel en este proceso y aspirar a desempeñar un papel similar ahora en la región.

Pero hay grandes partes de Myanmar donde las comunidades sufrieron los estragos de la guerra incluso antes de la guerra civil en Camboya, y continúan sufriendo hasta el día de hoy. ¿Por qué Hun Sen se está metiendo en la crisis de Myanmar ahora, justo cuando la gente del país está empezando a ver los primeros signos de una organización odiada durante mucho tiempo al borde del colapso? ¿De quién es el interés aquí para representarla?

READ  ¿Se está comportando el atún como sugieren las últimas evaluaciones de riesgo de extinción? Es complicado

Si Hun Sen realmente busca beneficiarse de la experiencia camboyana y comprometerse con la situación actual en Myanmar, es esencial comprender el pasado reciente de su país.

El compromiso internacional que se dedicó a mantener vivo el proceso de paz en Camboya después de 1991 no tuvo precedentes. La autoridad de transición en Camboya fue un ejemplo histórico de las Naciones Unidas desempeñando un papel administrativo y de mantenimiento de la paz directo en un estado miembro. En los turbulentos días posteriores al colapso de la Unión Soviética, al menos, los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y otros países asociados a las distintas facciones de Camboya encontraron una causa común en la necesidad de estabilidad y paz en el país del sudeste asiático.

Mientras viaja a Naypyitaw esta semana, ¿Hun Sen tiene garantías de compromisos similares, o Camboya, o la ASEAN, podrá desempeñar ese papel?

Se debe recordar al propio Hun Sen que, a los ojos de los observadores, se puede decir que Camboya hoy representa el fracaso de los Acuerdos de Paz de París. El CPP de Hun Sen logró su camino a un cargo de primer ministro conjunto con un partido rival, a pesar de perder en las urnas.

Sin embargo, fue entonces. Hoy no hay un primer ministro conjunto. El golpe de 1997 de Hun Sen le aseguró un poder casi monopólico, el mismo resultado autoritario contra el que lucha actualmente el pueblo de Myanmar.

La participación necesita credibilidad, tanto de los intermediarios como en el proceso. Reclamar la primacía del consenso de cinco puntos de la ASEAN sobre Myanmar, del que formó parte Hun Sen, sería un buen punto de partida: hasta ahora, Min Aung Hlaing ha hecho todo lo posible para resistir el cumplimiento de un conjunto de condiciones previas bastante leves. ¿Por qué darle legitimidad con esta visita? Es importante mantener los canales abiertos, pero ningún diálogo sustantivo puede tener lugar sin honestidad y voluntad por parte del infractor principal.

READ  RCEP: Barco destinado a grupos náuticos en un futuro común - Academia

El diálogo con un loco que mató a sus compatriotas sin reservas no sólo es moralmente despreciable, sino infructuoso en términos de consecuencias políticas. Min Aung Hlaing, el captador de paja, no ha demostrado racionalidad o colectivismo para ser un socio de diálogo confiable de la ASEAN.

En cuanto a Hun Sen, debe cuidar los escalones al salir, para que no se rompa la espalda.

Moe Htoo es el seudónimo de Myanmar Analyst of International Relations.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.