El escritor español visitó Kazajistán destacando su modelo de paz y diálogo interreligioso

ASTANA – Jesús Sánchez Adalid, galardonado escritor español y autor de varias novelas históricas sobre la convivencia de diferentes culturas y religiones, habló con The Astana Times sobre sus libros y actividades en Kazajstán durante su reciente visita. Capital.

Premiado escritor español y autor de varias novelas históricas, Jesús Sánchez Adalit. Crédito de la foto: Antonio Amores.

Sánchez Adalit es licenciado en Derecho y doctorado por la Universidad de Extremadura. de la Universidad Complutense de Madrid. Interesado por la filosofía y la teología, también se licenció en derecho canónico por la Universidad Pontificia de Salamanca.

El autor está considerado uno de los escritores más polifacéticos y originales de España. Sus novelas, rigurosas en hechos e interpretaciones, exploran las relaciones humanas, explorando temas de libertad individual, amor, poder y la búsqueda de la verdad.

Llegó a Kazajstán por invitación de la Embajada de España para hablar sobre sus novelas históricas, conocer a españoles locales para su nuevo proyecto y participar en un diálogo interreligioso que Kazajstán organiza cada tres años desde 2003.

Entrevista a Jesús Sánchez Adalid. Crédito de la foto: Antonio Amores.

La Conferencia de Líderes Mundiales y Religiones Tradicionales es un foro religioso único en Kazajstán que desempeña un papel importante en la conexión y el fomento del diálogo entre diferentes culturas y civilizaciones.

Poniendo como ejemplo la experiencia de Kazajstán, Sánchez Adalit compartió en su intervención que su objetivo es concienciar a los españoles sobre la importancia del diálogo interreligioso.

«El género de mis obras es la novela histórica, con personajes de ficción ambientados en la actualidad. Las baso en personajes y escenarios históricos reales tras un estudio profundo de algunos hechos históricos», afirmó Sánchez Adalit.

READ  Fast Ed cocina una bela sartén española que le encanta a toda la familia

«Por ejemplo, utilicé los antecedentes del califa de Córdoba al-Hagam II, que tenía la mayor biblioteca de la antigüedad con más de 100.000 libros y completó la residencia real de Medina Azahara en el año 976», añade.

En una de sus mejores obras, llamada «El Mozarabé», Sánchez Adalit lleva al lector a la España del siglo X, recupera los olores y aromas del Califato de Córdoba y explora la atmósfera de poder, prestigio y nostalgia. paz

“Esta es la historia de cómo convivieron tres grupos religiosos en España. Creo que este es un ejemplo de diferentes culturas y religiones compartiendo sus vidas en un mismo lugar y persiguiendo la paz como objetivo común», afirmó Sánchez Adalit.

Históricamente, el Califato de Córdoba fue reconocido por sus logros intelectuales y culturales, muy influenciados por la convivencia de judíos, musulmanes y cristianos. Los califas establecieron bibliotecas, centros de traducción y academias que atrajeron a eruditos de diversos orígenes religiosos. Estas instituciones se convirtieron en centros de intercambio intelectual donde los académicos participaron en debates, tradujeron textos antiguos y desarrollaron conocimientos avanzados en diversos campos.

Según el autor, los lectores kazajos pueden identificarse con la historia de sus novelas, ya que tanto el Califato de Córdoba como Kazajstán son ejemplos de personas que viven en paz a pesar de las diferencias culturales y religiosas como resultado de la tolerancia establecida por los líderes.

«Es importante evitar el fanatismo y las conductas intolerantes, porque el fanatismo sólo conduce a la guerra, a la muerte y a la destrucción. La paz debe ser constructiva», afirmó Sánchez Adalit.

Dirigiéndose a los jóvenes aspirantes a escritores, señaló que la literatura siempre se inspira en la vida real, la belleza y las personas.

READ  Los campeones latinoamericanos se unirán al Shabaton internacional con el primer programa en español

«Pero la obra del artista debe tener siempre una base educativa, porque es importante enseñar a las personas a construir la paz y la humanidad», afirmó Sánchez Adalit.

Mencionó su agradable experiencia en Astana y sus visitas a la Gran Mezquita de Astana y al Teatro de la Ópera de Astana.

“Ambos fueron muy interesantes e interesantes. Uno por su significado religioso y el otro por su belleza arquitectónica”, dijo Sánchez Adalit.

Sánchez Adalit ha recogido numerosos premios a lo largo de su carrera, entre ellos el Premio Alfonso X El Sabio de Novela Histórica por «Alcazaba» (2012), el Premio Fernando Lara de Novela por «El Alma de la Ciudad» (2007) y el Premio Fernando Lara de Novela. . Premio por «La Mediatora» (2015).

Es académico de la Real Academia de Artes y Letras de Extremadura, donde también dirige la biblioteca. Es catedrático de ética en la Universidad de Extremadura y sacerdote católico en la Parroquia de San José de Mérida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *