Ciudad de México es testigo de la caída de la capital azteca hace 500 años

CIUDAD DE MÉXICO (AP) – Caminando durante horas por las calles arenosas del centro de la Ciudad de México, se puede escuchar la banda sonora urbana diaria: motores de automóviles, la llamada de un tipo que compra chatarra y campanas que anuncian el paso de un camión de basura.

Es difícil imaginar algunas de estas calles dibujando los contornos de lo que, hace cinco siglos, era Tenochtitlan, una ciudad desarrollada en una isla en un lago tachonado de puentes donde floreció una gran civilización.

Los emperadores aztecas que gobernaron gran parte de la tierra que se convirtió en México fueron derrotados por una fuerza liderada por españoles que capturó la ciudad el 13 de agosto de 1521.

A pesar de todo lo que se perdió en el evento épico de hace 500 años, un imperio y las vidas de innumerables nativos, gran parte de esa civilización todavía está en la memoria de su colapso. Los monumentos se encuentran debajo de las calles, en la mente de las personas y en sus platos.

En ese momento, como ahora, el centro de la ciudad era para el comercio, con los vendedores colocando las mercancías en mantas o en puestos improvisados, tal como lo habrían hecho en 1521.

Artistas, intelectuales y el gobierno están tratando de mostrar lo que fue y lo que queda, en nuevas formas: planean trazar una línea en las calles de la ciudad de 9 millones para mostrar dónde terminaban los límites de la antigua ciudad de Tenochtitlán. El secado de los lagos que habían rodeado durante mucho tiempo la ciudad borró esta línea.

Los funcionarios también construyeron una réplica de tamaño casi natural de los templos gemelos de los aztecas en la vasta plaza principal de la capital.

READ  España está deseando que lleguen los turistas. Líbano alivia las restricciones

Es parte de un proyecto para rescatar la memoria de un evento que cambió el mundo, que durante tanto tiempo ha estado impregnado de la visión antigua y en gran medida inexacta de los grupos indígenas conquistados por los españoles victoriosos.

“¿Qué es realmente la invasión? ¿Qué nos han dicho sobre ella? ¿Quiénes son los vencedores y quiénes los vencidos?”, Pregunta Margarita Kosich, arqueóloga guatemalteca que trabaja con un equipo de la Universidad Nacional Autónoma. “Es mucho más complicado que simplemente hablar del bien contra el mal, y los españoles contra los grupos indígenas”.

Por ejemplo, el líder de la campaña Hernán Cortés y los 900 españoles constituían solo alrededor del uno por ciento del ejército de miles de aliados de grupos indígenas oprimidos por los aztecas.

Pero los proyectos formales palidecen en comparación con los elementos del mundo real que sobreviven en la vida azteca. La línea que bordea la ciudad antigua correrá cerca de donde las mujeres venden tortillas de maíz, cuyos ingredientes no han variado en absoluto desde los aztecas.

Otros puestos venden dulces de amaranto mezclados con miel o nueces. En la era azteca, las semillas de amaranto se mezclaban con la sangre de guerreros sacrificados y se moldeaban en forma de deidades. Luego se come, como explica el historiador Hugo García Capistran, pero con sentido ritual.

No todo había terminado el 13 de agosto de 1521, cuando los españoles capturaron al último líder de la resistencia azteca, el emperador Cuauhtémoc.

Solo hay una placa simple que delinea el lugar, en el duro barrio de Tebeto.

Tekipohkan: el lugar donde comenzó la esclavitud. Aquí el emperador Kwatimutzen fue capturado en la tarde del 13 de agosto de 1521 ”, como está escrito en la placa en la pared de la iglesia.

READ  Portugal es el quinto mejor país para vivir cómodamente en la jubilación ... Para extranjeros adinerados

A pocas cuadras, Oswaldo González vende estatuas hechas de obsidiana, la piedra oscura, similar al vidrio, que poseían los aztecas.

“Todo lo que los españoles no vieron y no pudieron destruir, sobrevive”, dice González.

También quedan huellas de Cortés, aunque no muy generales ni notables; Los mexicanos en la escuela han aprendido durante generaciones a verlo como el enemigo. El presidente Andrés Manuel López Obrador promovió contar el lado original de la historia, pidiendo a España que se disculpe por el asesinato, la enfermedad y la explotación de la conquista. España no, y el embajador de España no ha sido invitado a las celebraciones del 500 aniversario previstas para el viernes.

El arqueólogo Esteban Mirón señala que no hay una sola estatua de Moctezuma, el emperador que recibió a Cortés, en la ciudad.

No hay estatuas de Cortés. Mientras Meron traza la ruta que el español tomó en la ciudad en 1519 – inicialmente bienvenido, conquistadores luego expulsados ​​- hay una placa de piedra que conmemora el primer encuentro entre Cortés y el emperador azteca.

Dentro de una capilla cercana, otra placa identifica dónde se cree que se encuentran los huesos de Cortés.

Se dijo que quería ser enterrado aquí, cerca del lugar de su mayor victoria, hecho posible gracias a hazañas como la construcción de una flota de barcos de guerra de madera para atacar la ciudad isleña rodeada por el lago.

Tenochtitlan estaba completamente rodeado por un lago poco profundo atravesado por estrechos puentes, por lo que los españoles construyeron barcos de asalto conocidos como burgantines, algo así como plataformas de batalla flotantes, para luchar contra los aztecas en sus canoas.

Hay una calle cercana que marca el lugar donde Cortés atracó esos barcos, pero nuevamente, no hay ningún monumento.

READ  Howden adquiere el mayor broker independiente de España, ARTAI

Tenochtitlan también experimentó algunas derrotas terribles para los españoles. Habían entrado en la ciudad en 1519, pero fueron expulsados ​​y sufrieron grandes pérdidas unos meses después, dejando atrás la mayor parte del oro saqueado.

El 30 de junio de 1520, la llamada “noche triste”, ahora llamada “noche victoriosa”, Cortés se vio obligado a huir, dejando muchos españoles muertos. Myron señala que “el registro histórico indica que salieron al otro lado del lago, que no era muy profundo, sobre los cuerpos de sus compañeros”.

En 1981, un proyecto de obras públicas en el área descubrió una barra de oro azteca derretido, una pequeña parte del botín que los soldados españoles arrojaron en su retirada.

Pero no son solo artefactos; El espíritu del viejo México todavía está muy vivo.

Mary Gloria, de 41 años, trabaja en costura en un asentamiento de ocupantes ilegales cerca del límite del casco antiguo.

Gloria acaba de terminar de bordar una figura de “Mictlantecuhtli”, el dios azteca de la muerte, para significar las grandes pérdidas de la ciudad debido a la pandemia de coronavirus.

Epidemias similares – viruela, sarampión y más tarde cólera – casi aniquilaron a la población indígena de la ciudad después de la conquista. La supervivencia fue, sobre todo, la principal victoria de los indígenas a partir de 1521.

Ahora Gloria quiere redimir a Malench, la mujer indígena que ayudó a los españoles como traductora. La Malinche fue considerada una traidora durante mucho tiempo y se aseguró de que su racha sobreviviera.

“Depende de nosotros reescribir el guión”, dice Gloria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *