advertisement

Don Cochran, Fiscal del Estado de Tennessee, informó ayer sobre la desarticulación de otra banda de Miami que se dedicaba a la clonación de tarjetas de crédito y cobrar cheques […]

Don Cochran, Fiscal del Estado de Tennessee, informó ayer sobre la desarticulación de otra banda de Miami que se dedicaba a la clonación de tarjetas de crédito y cobrar cheques falsos, con los que lograron estafar en distintas ocasiones hasta 700 mil dólares.

Los ocho miembros que integran el grupo son de origen cubano y han sido identificados como Yasel Nodarse, de 29; Oscar Díaz de la Cruz, de 30; Emilio Gomez, de 31; Yuseff Antonio Elias, de 32; Alain Rivero Rodríguez, de 37; Luis Enrique Vazquez Pedroso, de 31; y Daniel Martínez Mazon, de 39.

Emigrantes cubanos implicados en fraude de tarjetas de crédito en Louisiana

Todos lo integrantes de esta banda delictiva se declararon culpables de fraude bancario ante el tribunal que los acusó en el Distrito Medio de Tennessee. Las condenas de los implicados rondan entre los 22 y 60 meses de prisión.

Según los documentos presentados por la fiscalía ante la corte, los cubanos viajaban por carretera desde la ciudad de Miami hasta Tennessee, atravesando más de 900 millas de distancia, y su propósito esencial era robar la identidad de las victimas y obtener su información financiera, lo que lograron hacer con al menos una docena de ciudadanos estadounidenses.

Esta banda utilizaba el mismo método detectado en la mayoría de los últimos arrestos de su tipo: colocaban dispositivos clonadores de tarjetas en estaciones de la ciudad, en este caso de Nashville, para luego utilizarlas para realizar comprar que no superaran los cientos de dólares en comercios de la ciudad de Tennessee.

Publicidad

La mayoría de las transacciones fraudulentas fueron realizadas en tiendas T-Mobile y diferentes establecimientos Walmart, siempre en montos que no superaban los 1000 dólares.

Además de la clonación de tarjetas, los detenidos también robaban cheques de empresa en los buzones de correo para luego crear con ellos cheques fraudulentos que eran cobrados en una variedad de entidades bancarias.

Los investigadores comprobaron que el grupo delictivo operaba desde el año 2014 y estaba organizado de forma tal que las funciones de la estafa estaba divididas.

Por lo general los que se dedicaban a la clonación de tarjetas y a la creación de cheques falsos no coincidían con los que iban a los comercios a comprar mercancías o a los bancos a cobrar los cheques fraudulentos.

El sur de la Florida se ha convertido en los últimos años en el centro de las bandas de los llamados tarjeteros, pero según la policía, se observa una tendencia de aventurarse a cometer esta modalidad de delito en los estados del norte en busca de nuevas potenciales victimas.

Publicidad
advertisement
advertisement