Una España diferente / IJF.org

“España es diferente”, dice el Ministerio de Turismo. Para millones de extranjeros, España es sol, comida, flamenco y un poco más; Mucho hedonismo y siestas todos los días porque la vida es corta. Hay que entender la peculiaridad nacional que significa, a priori, que el judo son los molinos de viento contra los que lucha Don Quijote. España es fútbol, ​​fútbol y un poco más tarde, fútbol. Luego vienen el baloncesto, el tenis, las motos y la Fórmula 1. Varios kilómetros por detrás de la aparición del judo. Aquí es donde comienza la aventura precisamente porque España es diferente.


Quino Ruíz

Para alguien que acaba de aterrizar en el judo, el sistema español es como un sudoku de nivel 8 sin lápiz. Existe una federación nacional con un centro de alto rendimiento en Madrid, cuya misión principal es promover el judo entre los jóvenes, cuyos graduados ascienden a 120.000. El número es alto dada la ausencia del judo en los medios y la proliferación de otros deportes. Es un tema que puede presentar un desafío para cualquier vendedor. Hay muchos clubes y federaciones regionales, pero ante cada uno de los dos polos principales, la punta de lanza en el judo español. Uno en Brunetti y el otro en Valencia.

Brunetti es una ciudad de ocho mil habitantes, treinta kilómetros al oeste de Madrid, o lo que es lo mismo, la mayor concentración de talentos por metro cuadrado en el ámbito del judo. La leyenda española allí, Quino Ruiz, gobierna sesenta y cuatro años, cincuenta de ellos con el judoji. Cuando comenzó, el Reino Unido se convirtió en miembro de la CEE y Richard Nixon visitó China, la primera visita oficial de un presidente estadounidense a ese país. Quino es mundialmente conocido por haber conseguido el mejor récord español de judo hasta 2018, con una medalla de plata mundial y un título europeo y por ser el entrenador del bicampeón del mundo, Nikoloz Shirazadishvili. Sin embargo, Quino Brunete Dojo está compuesto por más de cuatrocientos estudiantes con edades que oscilan entre los sesenta y cuatro años. Es una institución, el motor deportivo de la ciudad y una buena escuela que premia a los mejores. Lo que nos importa es su método.

READ  Un futbolista en España fue expulsado de un partido cuando lanzó el balón directamente a la cara de un jugador del Barcelona desde unos metros de distancia.

Quino Ruíz y Fran Garrigues

Son las nueve de la mañana y ha estado lloviendo durante días mientras el resto de Europa disfruta del sol. Quino prepara café en su cocina y explica su visión del judo. «La palabra clave para mí es cariño», explica Quino. «Cuidar a los alumnos para que sean felices. Hacemos todo con pasión. Trato de no perderme nada». Cuando el presupuesto del club no alcanza, está el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, ex judoka y, para Quino, nuestro «ángel de la guarda». Posteriormente, cuando la comisión tampoco está presente, Quino siempre cuenta con el apoyo incondicional de su esposa Maribel, quien pone todo lo necesario en beneficio del club. “Ella es mi apoyo moral y económico y los alumnos son como sus hijos”.

La dedicación de Quino es exclusiva, seis días a la semana entrenando y sin vacaciones. Incluso interrumpió la luna de miel para consolar a Nico y Fran Garrigues, que acababan de perder en la primera ronda del torneo.


Laura Martínez

Todos los días está viendo videos, estudiando oponentes, tratando de mejorar y practicando nuevas tecnologías. Su entrenamiento es personalizado, como en el caso de Niko. «Es muy inteligente a la hora de integrar cosas nuevas porque tiene un talento natural y una gran capacidad de trabajo. Agregué otros detalles muy importantes como el trabajo en el terreno».

El entrenamiento es bastante nage-komi con colchonetas para evitar el dolor y dominar técnicas, defensa, ataque y uchi-komi de una forma real. También está el nuevo waza y la transición del pie al suelo. “Lo que busco es crear el mismo ambiente y con la misma intensidad que durante el torneo porque considero que es mejor pelear en cómo se entrena”. Dicen sus alumnos que Quino lo ve todo, y que percibe un estado de forma o estado de ánimo con solo un atisbo. «Siento un dolor en el culo, me importa todo. Durante el partido, desde la silla, noto a mi jugador Jude, al oponente, al árbitro y hasta a la mesa de árbitros».

READ  España llega a un acuerdo con empresarios y sindicatos sobre reformas laborales

La pasión es una obsesión y la de Quino es hacer las cosas bien, pero siempre con un gran trato y muy cercano y familiar. «No me imagino el judo sin tratar a las personas con amabilidad. El respeto no es sumisión».

Nico, Fran, Cristina Cabaña y Laura Martínez conforman la cúpula del club. Han ganado importantes títulos y medallas. También miran el keno desde su ubicación. «Todo está en el corazón», dice Niko, «la constancia y la exigencia porque el primero en darlo todo es él. Ahora estamos mejor, sobre todo mentalmente».


Nikoloz Shirazadishvili

Fran, Christina y Laura están de acuerdo con Nico; Para ellos, el keno «transmite confianza y motiva como nadie. Da igual el día del año que sea, sea un tema personal o profesional, siempre está ahí para ayudarnos en lo que haga falta». Hay algo más, en su opinión, que saber tratar con cada uno. «Él sabe que no va a sacar nada de mí gritando», explica Laura. «Yo, por otro lado, necesito una palabra dura de vez en cuando», dice Christina. Koino los mira a todos por igual y los hace mejores en judoka porque con él cualquier sueño es posible porque cree en él. Además, ¡se cocina muy bien! El Arroz con Pollo a los Quinos es una receta imprescindible para cualquier restaurante con estrellas.

Keno es un compendio de bondad, amor, exigencia y ambición atlética. También es un reclamo. Quino paró por las calles de Georgia y desde hace un tiempo tenía a su servicio a un judoka georgiano esperando su nacionalidad española. De seguir así, las relaciones bilaterales entre ambos países terminarán siendo negociadas en Brunetti. «Son muy buenos judokas pero no pudieron incorporarse al primer equipo georgiano. Les doy una nueva oportunidad», confirma Quino. La diferencia, y sin duda la clave del éxito, es que el judoka que viene del exterior no sólo saca su nuevo pasaporte, y compite con otra bandera, gracias y su príncipe heredero. En Brunete van a la escuela, aprenden el idioma y comen como el resto de españoles. Es una inmersión total por lo que la adaptación es absoluta.

READ  La tasa de inflación a 12 meses de España subió al 7,4% en febrero, la más alta desde 1989

Niko Shirazadishvili y Tristani Musaklishvili

Otra perla llamada Tristani Mosakhlishvili, Tato para amigos. Ahora que Nico ha dado sus primeros pasos a -100 kg, Tatu ha cogido la varita a -90 kg y se ha convertido en un monstruo sobre la alfombra. «A veces a Nico le cuesta lidiar con eso en la alfombra», admite Quino. Como no le creemos, Quino nos invita a hacer un randori entre los dos. “Es un animal”, dice Quino, “hace mucho tiempo que no veo nada parecido”. Es decir, al día siguiente de nuestra llegada, Tatu tiene que jurar la constitución de España.

Sigue lloviendo y granizando, pero Quino no se inmuta y sus alumnos sudan en un ejercicio diseñado para mejorar y divertirse. Lo dejamos allí con la promesa de volver a vernos pronto y la certeza de hacer algo grande este año. «Si no lo creyera, no haría esto». Gracias por todo, el arroz estuvo buenísimo, el café nos despertó y la hospitalidad fue legendaria. Bueno, no tenemos paraguas, pero nos dirigimos a Valencia.

Seguir…


Laura Martínez y Christina Cabana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.