Tribunal para la Paz identifica 4.600 asesinatos de izquierdistas colombianos

Más de 4.600 miembros del Partido de Izquierda fueron asesinados y 1.100 desaparecieron en Colombia entre 1984 y 2007, dijo un tribunal especial creado para investigar las peores atrocidades cometidas durante el medio siglo de conflicto en el país en un comunicado emitido el viernes.

Las víctimas eran miembros del Partido Comunista Unión Patriótica (UP), que se formó en la década de 1980 durante un intento del entonces presidente Belisario Bottancur de reconciliarse con las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) de Colombia.

El informe de las Facultades Especiales para la Paz (JEP) señaló que «de las 5.733 víctimas, 4.616 fueron víctimas de homicidio» y el resto fueron «desapariciones forzadas».

«La violencia contra los miembros de la UP se llevó a cabo principalmente de forma masiva, generalizada y sistemática por parte de agencias gubernamentales y paramilitares», dijo el JVP.

Entre los asesinados se encontraban dos candidatos presidenciales por la UP, Jaime Bardot y Bernardo Jaramillo, y un puñado de legisladores activos.

El partido fue reformado durante la última década y ahora es parte de la histórica coalición de izquierda del acuerdo, con su candidato presidencial, Gustavo Pedro, liderando las encuestas antes de la votación del próximo mes.

La JEP tiene la facultad de indemnizar a las personas que se declaran culpables y reciben una indemnización.

Se obtuvo el testimonio de 150 personas vinculadas a los ataques a la UP, la mayoría miembros de las fuerzas de seguridad e inteligencia.

Durante el conflicto armado que terminó en 2016, las FARC depusieron las armas, y durante el conflicto armado que terminó en 2016, guerrilleros, agentes del gobierno y paramilitares fueron acusados ​​de secuestro, reclutamiento de niños, violencia política y asesinatos de civiles. también abierto a audiencias. Formar un partido político.

READ  Hugo Millán, de 14 años, un motociclista de España, murió en un accidente en el Circuito de Motorland Aragón.

Desde 2017, la JEP ha acusado a excomandantes de las FARC de secuestrar al menos a 21.000 personas y reclutar a 18.000 menores de edad.

Decenas de exmilitares también han sido acusados ​​de matar a 6.400 civiles, que fueron enviados como combatientes para obtener beneficios en un escándalo conocido como «falsos positivos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.