Tribunal de paz colombiano acusa a 10 soldados de matar a 120 civiles

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTÁ (Reuters) – Un tribunal colombiano acusó el martes a 10 militares y un civil de la desaparición forzada de 24 personas y la muerte de al menos 120 civiles al presentarlos falsamente como guerrilleros muertos en combate.

Esta es la primera vez que el Tribunal Especial Colombiano para la Paz (JEP) imputa a miembros del ejército colombiano en relación con el llamado escándalo de falsos positivos, en el que soldados mataron a civiles y los catalogaron como rebeldes muertos en combate para que pudieran recibir promociones u otros beneficios.

El tribunal dijo que los acusados ​​jugaron un papel crucial en los asesinatos, que fueron presentados como muertes en combate en la región del Catatumbo de la provincia colombiana de Norte de Santander entre enero de 2007 y agosto de 2008, con el fin de inflar el recuento de cadáveres.

Los imputados, a quienes la JEP identificó como responsables de dar órdenes sin las cuales los crímenes no habrían ocurrido sistemáticamente, incluían a un general, seis oficiales, tres suboficiales y un civil.

“Fue un patrón de criminalidad total, es decir, la repetición de al menos 120 asesinatos en dos años en la misma zona por el mismo grupo de personas vinculadas a una organización criminal y siguiendo el mismo modus operandi”, dijo la jueza Catalina Díaz. .

Agregó que entre las víctimas se encontraban agricultores y comerciantes, entre otros.

JEP es un tribunal establecido en virtud del acuerdo de paz de 2016 para juzgar a exmiembros de las FARC y líderes militares por presuntos crímenes de guerra.

Al menos 6.402 personas fueron asesinadas por personal militar colombiano entre 2002 y 2008, según la JEP, mientras que algunos grupos de víctimas dicen que el número puede ser mayor.

READ  Entrevista exclusiva para Rodri: Manchester City Corridor en Records, "El Animal" Mikel Arteta y Penaltis | noticias de futbol

Decenas de militares arrestados y condenados por su papel en el escándalo han testificado ante el AKP en su búsqueda de sentencias reducidas.

El juez de instrucción y jefe del AKP, Eduardo Cifuentes, dijo que si los acusados ​​el martes no aceptaban los cargos dentro de los 30 días, podrían ser condenados a hasta 20 años de prisión en un tribunal civil.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; escrito de Oliver Griffin; edición de Aurora Ellis)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *