Traición a la esperanza y las posibilidades

Cortesía del autor

Así fue la reunión de 40 miembros de la Convención Constitucional de 1971 (ConCon) en el Hotel Manila el 19 de marzo. Originalmente, había 320 de ellos. Cincuenta años después de que se redactó la tercera Constitución de Filipinas (PhilCon), los delegados optaron por escribir y lanzar su libro, Legado de esperanzas y posibilidades. A finales de los años 70 y 80, este libro podría haber funcionado muy bien.

Pero tanto los creadores de la ConCon de 1971 como su director, la PhilCon de 1973, difieren en muchos aspectos de sus predecesores.

La primera Constitución filipina de 1899, también conocida como Constitución de Malolos, se introdujo para encarnar las aspiraciones de los filipinos a la independencia de España. Era necesario dirigir la Primera República de Filipinas. Fue redactado por una comisión y posteriormente ratificado por los delegados elegidos y designados por el presidente Emilio Aguinaldo durante la Conferencia de Malolos.

Con una Ley Básica de la Tierra que establece las tres ramas del gobierno y un área definida bajo la autoridad de un gobierno respaldado por un ejército revolucionario, nació la Primera República de Filipinas.

No duró mucho.

España perdió la guerra con Estados Unidos y cedió Filipinas a Washington tras el Tratado de París de diciembre de 1898. Los filipinos, habiendo declarado su independencia seis meses antes, se negaron a reconocer a Estados Unidos, que a su vez también rechazó la posición independiente de los revolucionarios La guerra era inevitable y Estados Unidos suprimió la prolongada resistencia filipina.

La segunda Ley PhilCon ratificada en 1935 se redactó en un período de relativa paz para preparar a Filipinas para el autogobierno. Se instaló un gobierno insular unos años después de que terminara la guerra entre Estados Unidos y Filipinas, y a los filipinos se les otorgó gradualmente más acceso a las tres ramas del gobierno. Esta fue una calma eficaz para comprar la paz.

Fue la Ley Tydings-McDuffie o Ley de Independencia de Filipinas del Congreso de los Estados Unidos la que estableció el proceso que tendría lugar después de un período de transición de 10 años. Con 202 delegados electos, Concón en 1934 redactó un sistema electoral que establecía un sistema político similar al de Estados Unidos. En 1946, Filipinas se convirtió en una república independiente.

Como explicó el expresidente del Tribunal Supremo Hilario David Jr., orador principal en el lanzamiento del libro, hubo una «falsa constitución de corta duración» durante la ocupación japonesa de Filipinas en 1942-45. Por legitimidad, una constitución puede ser una buena óptica para un gobierno títere.

READ  El paso lógico para España | Alí Al Sarraf

Desde 1946 hasta la década de 1960, al menos dos presidentes, Diosdado Macapagal y Ferdinand Marcos, expresaron la necesidad de reformar la constitución de 1935 y despojarla de lo que el diputado Pablo Triana III llamó «los restos de su pasado colonial». Posteriormente, el Congreso promulgó la RA 6132 que convocó a la Convención Constitucional de 1971 que, para Trilana, incluía una nueva redacción de la Constitución «en la cúspide de dos eternidades: un pasado que se desvanece y un futuro incierto».

La constitución de 1973 fue diferente de la constitución de Malolos y la constitución de 1935. No había más revolución a la que adaptarse, o la necesidad de demostrar nuestra capacidad de autogobierno. Había toda una hoja de papel en blanco para trazar nuestro destino como la primera república de Asia.

En muchos sentidos, la constitución de 1973 fue de hecho el producto de mentes independientes. Su preámbulo enfatizó que los filipinos disfrutan de soberanía e independencia, y su deseo de un gobierno que apoye las bendiciones de la democracia con justicia, paz, libertad e igualdad. El territorio de Filipinas se expandió más allá de lo que España cedió a los Estados Unidos, para incluir todo el archipiélago, incluidas las aguas alrededor y entre las islas y conectándolas independientemente de su tamaño, que constituyen las aguas internas del país. Como comentó Antonio López de BizNewsAsia, la constitución de 1973 es anterior a la presentación de China de su mapa territorial de nueve líneas en 2009 ante las Naciones Unidas.

La constitución de 1973 definió por primera vez a los filipinos por nacimiento. A diferencia de su antecesor, también estipulaba los deberes y obligaciones de los ciudadanos. El delegado Richard Gordon, entonces el más joven de veinticinco años en ese momento, citó un artículo específico del libro que requería que los ciudadanos fueran leales a la república, ejercieran sus derechos de manera responsable, tuvieran un empleo remunerado y ejercieran su derecho al voto. . La constitución de 1987 eliminó esta parte.

La rendición de cuentas se introdujo por primera vez en la constitución de 1973. Las preocupaciones contra la corrupción llevaron a los delegados de ConCon a crear Tanodbayan y Sandiganbayan para garantizar que las prácticas corruptas se trataran con rapidez.

La constitución de 1973 se distinguió por muchas otras características.

El libro dedica varios capítulos a mostrarlo, incluida la reducción de la edad para votar de 21 a 18 años y, en el proceso, la expansión del electorado; Adopción del inglés y el filipino como idiomas nacionales oficiales; Y la ampliación de disposiciones relacionadas con la justicia social.

READ  20 empresas se vuelven socias de Visa BNPL

Reflexionando sobre las disposiciones económicas de la Constitución de 1973, el delegado Gary Tevis reconoció que el «eslogan» ‘Primero los filipinos’ resonó entre muchos delegados y legisladores. Citó varias circunstancias, «que indican que no tenemos una necesidad urgente de inversión extranjera para complementar nuestro capital nacional». Por lo tanto, se encontró que la Ley Básica de 1973 restringía la inversión extranjera durante el período de globalización y mercados abiertos. En retrospectiva, a Teves le gustaría darle al Congreso más flexibilidad para ajustar las políticas económicas a medida que cambian las condiciones.

Finalmente, se introdujeron reformas judiciales en la constitución de 1973, incluido el poder de la nueva Corte Suprema para destituir a los jueces y hacer nombramientos temporales en otros puestos con su consentimiento, y limitar el nombramiento en el poder judicial a los ciudadanos filipinos por nacimiento.

Como dijo el delegado Ricardo Quintos, principal impulsor de ConCon @ 50 y editor del Legacy Book de 1971, “El espíritu y la dinastía de la Convención deben expresarse a través de los horizontes de la historia”. Recordó los hechos de la historia. Los delegados fueron elegidos en las elecciones más limpias y justas de la historia. Vinieron solos para compartir ideas sobre su visión del futuro antes del acuerdo. Los delegados continuaron su trabajo a pesar de la imposición de la ley marcial en septiembre de 1972 con todas sus implicaciones para la vida y la libertad. Sirvió para proporcionar la base para muchos fallos judiciales y la constitución de 1987. Para él, esta es la pierna de esperanza y posibilidad de la ConCon de 1971.

Lamentablemente, tal legado fue saboteado por el propio presidente Marcos. El delegado Leandro García lo describió en el libro como un «farol». Marcos permitió que Concón continuara con su trabajo porque «toda la estructura del entramado político está casi terminada». De hecho, dos meses después de la declaración de la ley marcial, el borrador final ya había sido aprobado por el acuerdo.

Pero se incluyeron las llamadas disposiciones transitorias. La Sección 3 del Artículo 17 establece que “el Presidente en ejercicio de Filipinas convocará en un principio la Asamblea Nacional Provisional y presidirá sus sesiones hasta que se elija al Presidente Provisional”. Marcos también recibió los mismos poderes y prerrogativas en virtud de la Constitución de 1935 que los conferidos al Presidente y al Primer Ministro según lo establecido en la Constitución de 1973 hasta la convocatoria de la Asamblea Nacional Provisional.

READ  El aeropuerto más concurrido de España ha tenido que introducir una nueva ley de pasaportes del Reino Unido

El Consejo Nacional Provisional nunca se ha reunido.

Al hacer enmiendas a la constitución, Marcos reemplazó la Asamblea Nacional Provisional con Batasang con Pampansa y eligió su composición de su gobierno. A pesar de la activación de la legislatura, Marcos continuó ejerciendo los poderes tanto de presidente como de primer ministro. Llamó a elecciones en 1981 después de que se levantara la ley marcial, pero después de ganar las elecciones, continuó gobernando como presidente y ejerciendo los poderes conferidos al primer ministro.

Según Gordon en su introducción, «Se puede suponer una interferencia presidencial en cualquier ejercicio constitucional y la influencia presidencial puede ser abrumadora y formidable. Todo llegó a un punto crítico cuando el anciano delegado Eduardo Quintero… reveló sin miedo que había sobres especiales que contenían dinero en efectivo entregado a algunos delegados de Antes de los clientes del palacio, la mayoría de ellos eran delegados de Leyte. Gordon mismo fue amenazado con daño físico. El Daily Gate Davidi lo llamó el sistema de ley marcial del terror y la codicia.

Si los primeros dos conjuntos de redactores de PhilCons llevaron a cabo su ingeniería durante la Guerra de Liberación y la Guerra por la Autonomía, entonces los delegados de ConCon de 1973 ya habían visto la cara del terror y la codicia. Fue el juicio individual de Marcos el que traicionó su legado de esperanza y potencial.

Pero deben saber que tienen un legado más perdurable. Su legado se ha continuado en la Constitución de Filipinas de 1987, y es posible que se reescriba en nuestra constitución en el futuro.

En la misma reunión y presentación del libro, presidida por la delegada Lilia de Lima y el delegado José Levest Jr., los 40 delegados sobrevivientes decidieron dejar otro legado. Decidieron defender los principios de gobierno de honestidad, integridad, eficiencia y servicio en las próximas elecciones de mayo de 2022. Respaldaron al vicepresidente Lenny Robredo para presidente.

El libro es apenas Swansung.

Deva C. Sirvió en BSP durante 41 años.

En 2001-2003, se desempeñó como Director Ejecutivo Suplente del Fondo Monetario Internacional en Washington, DC.

Es el patrocinador completo más grande de Christ International Services en Mandaluyong.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.