advertisement

El próximo 7 de diciembre se hacen efectivas las nuevas medidas tomadas por el Gobierno cubano que pretenden regular la actividad de los transportistas privados en la isla. Por este […]

El próximo 7 de diciembre se hacen efectivas las nuevas medidas tomadas por el Gobierno cubano que pretenden regular la actividad de los transportistas privados en la isla. Por este motivo cientos de taxistas han convocado un paro laboral que puede extenderse hasta por diez días, según un comunicado que ha comenzado a circular de mano en mano entre varios chóferes que poseen licencia de cuentapropistas y quienes pretenden manifestarse de esta forma contra estas medidas.

De acuerdo a un documento que ha llegado a nuestra redacción, el llamado al paro ha sido denominado ‘El Trancón’ y desde la mañana del 7 de diciembre pretende detener el principal medio de transporte interno con que cuentan los cubanos, pues el público presenta desde hace año problemas y no da abasto para mover a los millones de cubanos que a diario lo necesitan.

Marino Murillo asegura públicamente que todas las licencias suspendidas en Cuba se van a volver a autorizar

Muchos de los taxistas privados consideran abusivas las condiciones a las que será sometida su actividad y advirtieron que el inicio de este paro arrancará con una protesta publica frente al Capitolio de La Habana, donde radica la sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Los chóferes han hecho una serie de exigencias, las que en caso de no ser escuchadas por las autoridades provocarán que entreguen sus Licencias Operativas de Transporte, recoge el documento.

Documento que circula de mano en mano entre los taxistas privados cubanos

Los boteros, como son conocidos popularmente, aseguran que todas estas regulaciones no buscan solucionar el transporte de la Isla sino “bloquear y frenar la prosperidad de los cubanos”.

Publicidad

La convocatoria del Trancón exige eliminar la cantidad mínima de combustible a consumir diariamente, permitir la libertad de movimiento a todos los territorios de la isla, la creación de un mercado mayorista que les permita adquirir las piezas de repuesto que necesitan para sus automóviles, la posibilidad de asociarse y crear empresas privadas para autogestionarse así como un sindicato independiente que no este controlado por el Gobierno.

Las autoridades del Ministerio de Transporte han propuesto que los boteros se reagrupen en tres tipos de licencias, pero hasta ahora ninguna se ajusta a la forma en que tradicionalmente se ha gestionado su labor. Por este motivo han solicitado que solamente exista un solo tipo de licencia operativa, la de taxi libre, para poder moverse por todo el país, incluidos los puntos de alta afluencia turística, como Varadero, Trinidad y Viñales.

Con estas exigencias, aseguran los transportistas, se beneficia el pueblo ya que aumentaría la oferta y se mejoraría el servicio de transporte. En este sentido, sus impuestos servirían para mantener la Educación y la Sanidad subsidiados por el Estado.

Esta es la segunda ocasión en que los transportistas privados realizan un llamado al paro. La primera convocatoria fue hecha en febrero del 2017, cuando el gobierno de La Habana topo los precios de los pasajes a los boteros e impuso nuevas tarifas a los viajes.

Publicidad
advertisement
advertisement