Suu Kyi, premio Nobel de la Paz en prisión, juzgado por corrupción en Myanmar

De ser declarado culpable, el exconsejero de Estado podría ser condenado a 15 años de prisión porque, según las acusaciones del consejo militar que actualmente controla el país, aceptó más de 500.000 euros y lingotes de oro en forma de sobornos.

Estas acusaciones son consideradas “ridículas” por personas cercanas a Suu Kyi, para quienes la operación apunta a sacar definitivamente de la vida política al líder de la oposición a la junta gobernante. (Lea más sobre el golpe más adelante en este artículo).

Sin Suu Kyi, los representantes de la oposición de Myanmar luchan por hacer oír su voz y terminan movilizando la resistencia armada, lo que ha llevado a algunas partes del país a una guerra civil, especialmente en la frontera con India.

Mai O Motrau, una analista política exiliada en Tailandia, dice que la resistencia no ha logrado formar las alianzas necesarias con los líderes étnicos. La esperanza está en la juventud del país, no en la oposición.

Un manifestante sostiene un cartel que representa a la líder civil detenida Aung San Suu Kyi durante una vigilia con velas para honrar a los que murieron durante las manifestaciones contra el golpe militar en Yangon el 13 de marzo de 2021. – Foto: STR / AFP

Myanmar está ardiendo. Es difícil mantener la esperanza, pero es alentador que los jóvenes sigan resistiendo la dictadura y la agresión. Si encontramos formas de apoyar a los jóvenes, tal vez le demos una oportunidad a la democracia.

La oposición también está luchando por ganar el reconocimiento de la comunidad internacional. Un comité de la Asamblea General de las Naciones Unidas debía anunciar su posición esta semana sobre si el país estaría representado por un enviado militar o de la oposición. La decisión ha sido suspendida.

Ocho meses después del golpe militar contra el gobierno civil de Aung San Suu Kyi, la junta gobernante enfrenta una acumulación de acciones violentas contra sus fuerzas por parte de resueltos, pero pocos en número, resistentes a desestabilizar al ejército gobernante.

“Tenemos que ser prudentes en nuestro calendario y plan”, dijo a la AFP un miembro de las Fuerzas de Defensa del Pueblo locales después de un enfrentamiento el 25 de septiembre en la pequeña ciudad de John Nin, en el noroeste de Myanmar.

Cinco soldados y unos 10 combatientes de la resistencia murieron en el ataque en represalia contra el ejército.

Video: Ejército toma el poder en Myanmar, líderes arrestados

En las últimas semanas se han multiplicado enfrentamientos similares entre milicias anti-ejército y el consejo militar, acompañados de atentados y asesinatos contra colaboradores del régimen. Los ataques provocaron violentas represalias en ambos lados.

La semana pasada, los medios locales informaron que una familia entera fue asesinada, incluido un niño de 12 años, por presuntamente ayudar a las fuerzas durante la búsqueda de manifestantes.

Los desertores también atacaron y quitaron las antenas de servicio de la compañía de telefonía móvil del Ejército.

Un “gobierno paralelo” compuesto en gran parte por parlamentarios del partido de Aung San Suu Kyi pidió una “guerra defensiva” contra las fuerzas y la propiedad de la junta.

En Thantlang, en el occidente del país, la mayoría de la población huyó cuando el ejército bombardeó la ciudad, luego de enfrentamientos con la resistencia en septiembre, se anunció a la AFP la presencia de un hombre de 50 años, sin revelar su identidad.

Los aldeanos cruzaron ríos y montañas para llegar a India, donde fueron llevados a campos de refugiados.

En todo el país, en el estado de Kayah (en el este), la gente también huyó de los bombardeos del ejército después de los enfrentamientos a principios de esta semana, según una milicia local antimilitar.

Desde el golpe del 1 de febrero, más de 1.100 civiles han sido asesinados y casi 8.000 arrestados, según los monitores locales. El consejo militar dice que el número de muertos es mucho menor y niega que las fuerzas cometieron masacres y quemaron viviendas.

Mani Maung, investigador de la organización no gubernamental Human Rights Watch, dijo a la AFP que el ejército intensificó la violencia “para aplastar a la oposición y evitar que el movimiento de resistencia gane terreno” después de que el “gobierno paralelo” pidió armas.

A medida que aumenta la violencia, Aung San Suu Kyi, un antiguo símbolo de la democracia de 76 años, está bajo arresto domiciliario, casi ausente de la escena pública. Sus contactos con el mundo exterior se limitan a reuniones con su abogado antes de las audiencias del caso, ante el Tribunal del Consejo.

Experto en la no violencia, ha sido superado por opositores que creen que solo la violencia puede acabar con el dominio militar de la política y la economía del país. “Una gran parte de la población está decidida a evitar el regreso al gobierno militar y pagar sus vidas si es necesario”, dijo Richard Horsey del International Crisis Group. “Todo apunta a un enfrentamiento violento permanente”.

En el distrito de Sagaing (central), que ha sido testigo de enfrentamientos violentos recientemente, no hay una visión para encontrar una salida al conflicto. Un monje budista de Kani dijo a la AFP que los agricultores “ya no pueden cultivar alimentos en sus tierras”.

“Siempre tienen que correr y esconderse”, dijo el monje, que prefirió permanecer en el anonimato. “Están cansados, pero no les gusta el ejército”.

READ  Chicas Bombom: las personas mayores en Japón encuentran alegría en el aliento - Estilo de vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *