Si Jeremy Hunt quiere que Gran Bretaña vuelva a trabajar, debería mirar a España

El presupuesto español abandonó en octubre las fallidas políticas de austeridad de la anterior administración derechista

14 noviembre 2022 12:07

Todos los ojos estarán puestos en el Canciller esta semana cuando sea entregado Declaración de otoño. Con el condado al borde de la recesión, Jeremy Hunt necesita recompensar el trabajo, no la riqueza.

En lugar de aceptar el consejo de un desacreditado George Osborne, cuyos brutales recortes con el Canciller han diezmado los niveles de vida, Hunt debe buscar lecciones reales en el continente. Mientras Liz Truss daba a los banqueros bonificaciones ilimitadas, reducía los impuestos a los que ganaban más y amenazaba con más recortes en los servicios públicos, en España se estaba gestando un tipo diferente de transformación económica.

A principios de este mes fui en una delegación a Madrid con sindicalistas y diputados laborales para comprobar por mí mismo cómo está trabajando España para que su economía funcione para los trabajadores.

El presupuesto de octubre de España abandonó las fallidas políticas de austeridad de la anterior administración derechista, aumentó drásticamente el gasto social y priorizó los servicios públicos.

Seis de cada 10 euros del presupuesto español son Dedicado Para el gasto social, incluidas las pensiones, aumentos en los salarios del sector público y mayor inversión en educación. Pagan este tipo de inversión a través de impuestos sobre el patrimonio, o como los llama el gobierno español, «Impuestos Solidarios– sobre las personas con un patrimonio superior a 3 millones de euros, y mediante aumentos de impuestos sobre los beneficios empresariales y las ganancias de capital.

En lugar de quedarse de brazos cruzados mientras las grandes corporaciones y los bancos ganan enormes sumas de dinero, los ministros españoles han introducido un impuesto inesperado para controlar el exceso de ganancias.

READ  India se verá afectada ya que Estados Unidos trabaja en un plan de tarifas de mil millones de dólares sobre impuestos digitales

Pero no se trata solo de impuestos e inversiones liderados por el gobierno español. En España, como en países de todo el mundo, la economía colaborativa se ha convertido en un símbolo de los abusos de los derechos laborales en la economía moderna.

Aquí es donde entra en juego la nueva ley de pasajeros de España. Es el primero de su tipo, que otorga a los conductores que trabajan en un proveedor de servicios financieros los mismos derechos que los empleados. Esto significa que pueden disfrutar de los mismos derechos que todos los demás: pago de vacaciones, pago por enfermedad y otras protecciones clave que solían perder.

Cuando conocimos a los Caballeros, el entusiasmo por estos nuevos derechos laborales era palpable. Nos dijeron que una vez que se promulgó la nueva ley, los ciclistas hicieron fila alrededor de la cuadra para unirse a los sindicatos porque vieron la afiliación sindical como una forma segura de hacer cumplir sus nuevos derechos.

Y no es sólo la ley de los caballeros. Una importante reforma laboral, negociada con las federaciones sindicales españolas CCOO y UGT, fortaleció y redujo significativamente los derechos de negociación colectiva. Trabajo temporal e inestable. Hemos escuchado de primera mano a los trabajadores de Amazon y a los principales trabajadores de los centros de atención telefónica sobre cómo esta nueva ley ha cambiado sus vidas.

Las mujeres y los trabajadores migrantes, a menudo en el extremo más agudo de un mercado laboral desigual e injusto, nos contaron cómo las reformas les dieron seguridad y dignidad en el trabajo por primera vez en su vida laboral.

READ  Balonmano - Francia gana el oro con una emocionante victoria sobre Dinamarca

Las reformas de los derechos de los trabajadores y el presupuesto de octubre del gobierno español son solo dos ejemplos de un programa político que pone a los trabajadores en primer lugar. Esto puso patas arriba la situación económica actual. En el centro de cada política se encuentra una asociación activa entre el gobierno, los sindicatos y las empresas, hablando entre sí en un diálogo social constructivo.

mas que Opinión

Pero un alto ministro del gobierno español nos dijo que, de manera crucial, no había veto empresarial. Los ministros españoles están decididos a elevar los estándares laborales y el debate es sobre cómo lograr este objetivo, no si se logrará.

Mientras esperamos conocer los planes económicos del gobierno del Reino Unido la próxima semana, creemos que los ministros deberían seguir el ejemplo de España. Con las facturas de alimentos, energía y vivienda hundiendo a las familias trabajadoras, necesitamos un plan a largo plazo para reconstruir nuestro nivel de vida y evitar que el Reino Unido se tambalee de una crisis a otra.

Eso significa una inversión adecuada en infraestructura y servicios públicos de clase mundial, y trabajos decentes que pongan más dinero en los bolsillos de las personas.

El Banco de Inglaterra describió lo que estaba en juego la semana pasada: sin una acción concertada, El Reino Unido se enfrenta a su recesión más larga en un siglo. España nos ha demostrado que negarse a trabajar para ayudar a las familias trabajadoras es una elección política, no una necesidad económica.

Sin una acción ministerial, los trabajadores enfrentan la pérdida de un millón de empleos y una fuerte caída en los salarios reales. No podemos darnos el lujo de seguir cometiendo los mismos errores que ha cometido durante la última década.

READ  21 luchadores indios se perderán los campeonatos mundiales después de que España rechace las visas

España muestra que la elección del gobierno del Reino Unido ahora es clara. Debemos tomar el camino hacia estándares decentes, mejores empleos y aumentos salariales justos en lugar de una carrera a la baja en una Gran Bretaña de bajo crecimiento y bajos salarios.

Frances O’Grady es la secretaria general de TUC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.