Se resolvió el sufragio en español

Al poner fin a una batalla legal que comenzó antes de las elecciones de 2018, un juez federal aprobó el lunes un acuerdo en el que 31 condados acordaron tomar medidas para proporcionar votos en español y otros materiales a los votantes.

La solución, respaldada por el juez principal de distrito de EE. UU. Mark Walker, exige que los distritos tengan acceso a líneas directas en español para la votación en español y las solicitudes postales mediante boleta, traducción de sitios web electorales y asistencia al votante.

Se centró en acusaciones de que los funcionarios electorales de los distritos no cumplieron con parte de la ley federal de sufragio relacionada con los hispanohablantes educados en Puerto Rico.

Alaska, Bahía, Broward, Citrus, Clay, Colombia, Dowell, Escambia, Bandera, Hernando, Highlands, Indian River, Jackson, Lake, Lyon, Levi, Manatti, Marion, Martin, Monroe, Oculus, Occidente, Occidente, Johns, St . Lucy, Santa Rosa, Sarasota, Summer, Taylor y Vagulla. El condado de Charlotte también fue acusado en el caso, pero no firmó el acuerdo, según documentos judiciales.

El acuerdo, presentado en la corte el lunes, entrará en vigencia para 2030.

A tiempo para las primarias presidenciales de marzo de 2020, Walker emitió una orden judicial preliminar en 2019 que requería que 32 distritos tomaran una serie de medidas, incluida la distribución de votos en español.

La demanda probablemente fue financiada por 32 condados, pero ninguno de los otros distritos tenía boletas en español ni fue identificado como de población puertorriqueña, según la orden inicial de Walker.

La demanda, presentada en 2018, fue presentada por la secretaria de Estado Laurel Lee y el superintendente electoral del distrito de Alaska, Kim Barton. Pero luego de un fallo de la corte federal de apelaciones en un caso electoral separado, Walker aceptó la solicitud de Lee de ser retirado del caso y el demandante decidió no “levantarse” para presentar los reclamos en su contra.

READ  Llegan las vacunas COVID-19 del primer barco de Colombia

En medio de la demanda, Lee estableció nuevas reglas que afectan a los floridanos de habla hispana educados en Puerto Rico. Pero los demandantes, incluida Marta Valentina Rivera Madero y una coalición de grupos, argumentaron que las reglas no eran suficientes para garantizar que esos votantes tuvieran acceso a las boletas en español.

Barton, quien representó a los supervisores electorales en 32 distritos, pidió a Walker que desestimara el caso en septiembre, argumentando que se deben seguir las nuevas reglas y además cumplir con la orden judicial preliminar.

Pero Walker permitió que el caso avanzara.

Según el acuerdo, los supervisores de 31 distritos acordaron acceder a una “línea directa específica del condado” para ayudar a los votantes de habla hispana en todas las horas de votación anticipada, todas las horas del día de la votación y todas las horas después del día de las elecciones para que los votantes puedan “curar” los defectos de la boleta .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *