Rohingya Myanmar: ¿Qué futuro tiene el niño refugiado que tiene la suerte de sobrevivir?

  • Publicado por Ragini Vadyanathan
  • BBC News, Bazar de Cox, Bangladesh

Anwar Sadiq tenía solo unas horas cuando el equipo de la BBC lo conoció por primera vez en un campo de refugiados en Bangladesh en septiembre de 2017.

Todo lo que su madre, Mohsina, tenía que cubrir era una fina tela de algodón, mientras acunaba a su pequeño hijo bajo una endeble tienda improvisada, en un terreno vacío.

Cinco años después, la vida de un niño que llegó al mundo en las circunstancias más peligrosas sigue siendo frágil.

Él es uno de medio millón de niños que han crecido aquí en medio del hambre, la enfermedad y el trauma con pocas perspectivas de mejora: en el campamento no hay educación formal y pocas oportunidades de trabajo.

Anwar nació en una vida de caos y peligro. Sus jóvenes padres formaron parte de un éxodo de niños rohingya, que huyeron de sus aldeas en Myanmar con miedo, sin nada.

Mohsina nos dijo en ese momento: “Pensé que lo criaría en un mundo hermoso y pacífico, pero estoy en un campo de refugiados y no es un lugar hermoso en absoluto”.

Casi un millón de personas ahora viven aquí, rodeadas por cercas de alambre de púas y aisladas del mundo exterior.

Con el mismo ejército ahora dirigiendo su patria, desde el golpe de 2021, la posibilidad de que los refugiados rohingya regresen es muy escasa.

vídeo explicativo,

Refugiados rohinyá: nace un bebé mientras huía de Myanmar

Anwar nos sigue a través del vasto laberinto de estrechas y estrechas callejuelas que conforman el campo de refugiados más grande del mundo, cerca de la ciudad costera de Cox’s Bazar.

No podíamos creer que habíamos logrado encontrar a la familia, entre las interminables filas de refugios de bambú de forma similar.

En 2017 vivían a la intemperie sin domicilio fijo. Incluso ahora todavía no tienen un teléfono móvil.

Hoy, Anwar se ha convertido en un niño tímido y con los ojos muy abiertos. Se aferra con fuerza a su madre la mayor parte del tiempo, apoyando la cabeza en su regazo, tirando de su velo rosa.

También tiene dos hermanas menores, una amiga de dos años y Almar Rufa, que tiene casi uno.

Si bien la familia ya no tiene que quedarse bajo la lona, ​​el lugar donde viven hoy no es mucho mejor.

Comparten un modesto refugio de una habitación, que no tiene ventanas para que entre la luz. No hay ventiladores para refrescarse del calor pegajoso y muy poca ventilación.

Anwar y sus hermanas ni siquiera tienen una cama para dormir: una estera donada por las Naciones Unidas ofrece poco alivio al duro piso de concreto.

pie de foto,

Anwar y su familia viven en un refugio de bambú de una habitación sin ventanas, camas ni ventilación.

Las agencias de ayuda les han dado todas sus pocas pertenencias: ollas y sartenes de metal y algo de ropa tendida en un tendedero.

“En Myanmar, teníamos una casa grande y resistente hecha de tablones, teníamos tierra y la cultivábamos para ganarnos la vida”, dice Mohsina.

Tenía solo 15 años y estaba muy embarazada cuando desertó del ejército de Myanmar en septiembre de 2017 con su esposo, Nurul Haq.

Su tío fue asesinado a tiros mientras estaba cazando y Mohsana teme que si no se van pronto, su familia será la próxima.

Mohsina caminó descalza durante varios días, con los tobillos hinchados.

Mientras cruzaba el río hacia la vecina Bangladesh, comenzaron sus contracciones.

El destartalado bote de madera en el que se encontraba volcó, y Mohsina pensó que ella y su hijo por nacer se iban a ahogar, y su esposo los salvó.

Agotados y abrumados, la pareja siguió adelante hasta que llegaron a un hospital cerca de la frontera, donde nació Anwar.

Es increíble que haya sobrevivido. Pero hace unos meses, Mohsina nuevamente terminó en las mismas instalaciones cerca de los campamentos, nuevamente preocupada de perder a Anwar.

Tenía fiebre, su corazón estaba acelerado y no dejaba de toser. Los médicos dijeron que tenía neumonía.

Apenas pasa una semana sin que Anwar o sus hermanos se enfermen.

Las condiciones de vida de los niños en el campamento son miserables e insalubres: juegan junto a montones de basura, inhalan los humos acre de los espesos arroyos negros de aguas residuales abiertas.

pie de foto,

Los niños respiran los vapores de las aguas residuales contaminadas que fluyen por el campamento.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, aquí nacen 30.000 bebés cada año, pero este no es lugar para un niño. Más de la mitad de los niños menores de cinco años aquí están anémicos y cuatro de cada 10 sufren retraso en el crecimiento.

“Los niños viven en lugares insalubres y abarrotados, lo que provoca diversas enfermedades infecciosas e infecciosas”, explica el Dr. Tanveer Ahmed de la organización benéfica Médicos sin Fronteras.

A pesar de sus esfuerzos, el Dr. Ahmed dice que los niños rohingya están atrapados en un ciclo de enfermedades, enfermándose y recibiendo tratamiento antes de regresar a las mismas condiciones insalubres del campamento y volver a enfermarse.

La falta de acceso a alimentos saludables y nutritivos también es un factor importante. «A veces podemos comer y otras veces no», dice Mohsina, mirando con una profunda tristeza en su rostro.

Los refugiados rohingya dependen casi por completo de las agencias de ayuda para la alimentación, ya que reciben un cupón de alimentos mensual fijo que pueden canjear en un centro de distribución de la ONU para comprar alimentos básicos como arroz, pollo, verduras y lentejas.

El mes pasado, la ayuda alimentaria de la que dependen los refugiados se redujo de $12 (£9,60) a $10. En junio, se reducirá nuevamente a solo $ 8. El Programa Mundial de Alimentos, dirigido por la ONU, dice que se ha visto obligado a hacer los recortes debido a una caída en la financiación internacional: la guerra en Ucrania ha agotado los presupuestos de ayuda y el dinero de los principales países donantes como Estados Unidos.

pie de foto,

La familia de Mohsin tiene muy poco para comer.

Mohsana ya se quedó sin comida este mes: los recipientes de plástico que deberían estar llenos de arroz, lentejas, azúcar y especias están todos vacíos, y los únicos ingredientes que quedan son medio tazón de sal y una cabeza de ajo.

Hasta que tengan su próxima ración, viven de una pequeña porción de pescado y pollo al curry de un día, almacenados en una olla de metal a un lado, y es posible que tengan que pedir prestado algo de comida a otras familias.

«Estamos constantemente preocupados por cómo vamos a vivir. ¿Cómo podemos ganarnos la vida para mantener a nuestra familia?» Mohsena dice.

Su esposo, Nurul, de 22 años, se las arregla para trabajar solo unos pocos días al mes, haciendo trabajos forzados o limpiando alcantarillas sucias, pero la mayoría de los días tiene que quedarse sentado en casa.

Mientras estábamos de visita, se sentó en silencio en un rincón, meciendo a su hijo menor para que se durmiera.

Cuando el tifón Mocha golpeó el campamento, un pequeño árbol cayó y se estrelló contra su refugio, doblando parte de la frágil estructura de bambú.

En una señal de cuán resistentes son los refugiados rohingya, Nurul pudo arreglar la cabaña horas después de que había pasado la tormenta.

Pero a los refugiados no se les permite salir de los campamentos para trabajar, y los trabajos dentro son escasos: el 95% de los jóvenes en los campamentos están desempleados, según un informe de 2022 del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC).

Bangladesh limita cualquier tipo de integración entre los refugiados y la población local, y ni siquiera permitirá que los refugiados rohingya aprendan el idioma o el plan de estudios local.

Después de haber acogido a los refugiados durante cinco años, el gobierno de Bangladesh ahora quiere devolverlos a Myanmar lo antes posible.

En una entrevista con la BBC, la primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, pidió al resto del mundo que asumiera más responsabilidad.

«No pueden poner esta carga sobre nosotros para siempre», dijo. “Nuestro país está superpoblado y nuestra gente ya está sufriendo”.

Pero los refugiados rohingya dicen que solo regresarán a Myanmar si su seguridad está garantizada; con la guerra civil aún en curso, esa es una demanda poco probable.

El costo psicológico de esta crisis de refugiados es otra historia no contada.

«No quiero que mi hijo sufra como yo», dice Nurul. «Quiero que obtenga una educación y comience un negocio».

Pero esto será un desafío.

Los niños rohingya no tienen acceso a la educación formal: no se permiten escuelas en los campamentos y no pueden asistir a las escuelas locales de Bangladesh en el extranjero.

Para llenar parte de este vacío, las agencias de ayuda y los voluntarios han establecido aulas improvisadas dentro del campamento. UNICEF dice que alrededor de 5.000 de estos llamados centros de aprendizaje están en funcionamiento, muchos de ellos atendidos por maestros sin calificaciones formales.

Anwar solo va unas pocas horas al día a una casa cercana a la suya. Y aunque solo vivía en Bangladesh, sus lecciones eran en birmano, el idioma del país al que habían huido sus padres.

Cuando Anwar le pregunta a Muhsina dónde nació, ella le dice que su vida comenzó en este campo de refugiados.

«¿Ya has visto Myanmar, mamá?» él le pregunta.

Ella respondió: «No, no lo has hecho».

Dentro de cinco años, ¿dónde estará Anwar?

Reportaje y fotografía adicionales de Neha Sharma y Amir Pirzada.

READ  Pronóstico del tiempo en el condado de Hawái para el 20 de marzo de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *