Robo, violación, ataque: se necesita con urgencia una migración segura entre Colombia y Panamá – Panamá

  • Los inmigrantes del noroeste de Colombia a Panamá a través del bosque Dorian son saqueados, atacados, violados y asesinados.

  • Los equipos de MSF brindan servicios médicos y de salud mental a quienes se encuentran en Panamá.

  • MSF pide a Panamá y Colombia que establezcan rutas migratorias seguras entre los dos países para garantizar la seguridad de la población.

Ciudad de Panamá / Barcelona. Tras el aumento de la asistencia, Medicines Sans Frontieres (MSF) ha comenzado a brindar servicios médicos y de salud mental a los migrantes desde el noroeste de Colombia hasta el este de Panamá a través del bosque Dorian. MSF ha pedido a las autoridades panameñas y colombianas que creen rutas más seguras para proteger a las personas en el tráfico.

Raúl López, coordinador del proyecto de MSF, dijo: “Nuestros pacientes están sufriendo mucho por los viajes que tienen que hacer.

“Junto con eso, hemos escuchado historias horribles de violencia, robos, agresiones sexuales y agresiones que enfrentan las personas”, dice López. “Exigimos que las autoridades colombianas y panameñas garanticen el transporte de personas a través de sus países”.

En mayo de 2021, MSF inició operaciones en Pajo Sigvito, la primera ciudad migrante en llegar a Panamá, y en los Centros de Recepción de Inmigrantes de San Vicente y Lajas Blancas, con un aumento en el número de inmigrantes y las necesidades médicas y de salud mental existentes. El equipo de MSF está formado por médicos, enfermeras, psicólogos y especialistas en logística. Proporcionan servicios médicos y de salud mental y mejoran la infraestructura de salud local.

En los últimos meses, Panamá ha informado de un aumento de personas que llegan de Colombia a través del bosque dórico. Entre enero y mayo, más de 15.000 inmigrantes viajaron por esta ruta hacia Panamá. En mayo se registraron 5.303 inmigrantes, según el Servicio Nacional de Migración de Panamá.

READ  Las reuniones de la Junta Escolar de Camden ahora se transmitirán en español

Muchos proceden de Haití y Cuba, pero también hay ciudadanos de distintos países africanos francófonos, paquistaníes y yemeníes. Aunque la mayoría son adultos, hay familias con niños y muchas mujeres en etapas avanzadas de embarazo. En mayo, nuestros equipos realizaron 3.390 consultas médicas al día y un promedio de cinco personas y cinco grupos de consejería psiquiátrica.

“Este es un camino muy difícil, tanto en términos de su geografía como de su duración”, dice López. “Esta caminata puede durar de cinco a diez días, dependiendo de si es seco o lluvioso”.

“Nos han informado de incidentes de violencia y saqueos y escasez de alimentos y agua”, dice López. “Nuestros pacientes han visto a otros migrantes ahogándose en la crecida de los ríos que no pueden continuar debido a la fatiga”.

“Los problemas de salud que vemos con mayor frecuencia están relacionados con infecciones de la piel y deformidades de las extremidades, deshidratación y diarrea”, continúa López. “Los niños suelen sufrir fiebre, diarrea y desnutrición. Un tema que más nos preocupa y conmociona es que muchas de las mujeres a las que ayudamos nos han dicho que han sufrido abusos sexuales en el camino. ”

MSF trató a 12 mujeres que habían sido abusadas sexualmente en los tres días anteriores, dentro de los primeros 15 días de haber brindado asistencia médica en Pajo Sigvito. “El primer día de nuestro proyecto, tuvimos cinco demandas”, dice López. “Nuestros equipos, con muchos años de experiencia en la ruta migratoria mexicana, nunca habían visto una cantidad tan grande de casos en un solo día”.

La evidencia recopilada por nuestros equipos en México muestra las atrocidades que Darian encuentra en los refugios para inmigrantes donde trabajamos. Ana *, de 45 años, es de Cuba. Luego de un viaje de dos años por Sudamérica, cruzó la frontera entre Colombia y Panamá.

READ  El actor de Hipo Brent Duffy anuncia nuevo documental sobre comida y cultura colombiana

“Bajamos por un pequeño sendero y de repente vimos gente con armas de fuego. (…) Primero empezaron a buscar hombres. Se llevaron nuestras pertenencias al pie de monte; zapatos, dinero, teléfonos. Había otro grupo con armas de fuego colina arriba, “dice Ana. Buscaban mujeres, algunas de las cuales fueron enviadas directamente a la montaña donde las habían violado, algunas de las cuales habían sido violadas frente a todos con quienes no podíamos hacer nada, y yo también … y tenían abusó de mi. “

“Esa parte es muy difícil porque hay tantas cosas”, dice Ana. “Mataron gente, gente inocente, sangrando frente a ti, frente a ti, sin poder hacer nada, sin poder ayudar”.

MSF pide a los funcionarios colombianos y panameños que aumenten la seguridad de las personas más vulnerables en su viaje.

“En MSF llevamos muchos años trabajando con los traficantes. Hemos visto cómo las fronteras, los muros y las barreras administrativas afectan negativamente a los inmigrantes, y cómo están expuestos a redes de tráfico que los violan y explotan”, dijo López. seguir rutas seguras establecidas por las autoridades, saber que no serán agredidos, agredidos, asaltados o perseguidos y que no pondrán en peligro su vida ni la de sus seres queridos en el camino. . ”

“Nadie debe enfrentarse a lo que nuestros pacientes están experimentando por tratar de establecerse”, dice López. “La migración no es un crimen”.

* / * Renombrado para proteger la privacidad. La evidencia fue recolectada el 3 de junio en un albergue en el sur de México. *

En América Latina, MSF ha estado trabajando con inmigrantes en México desde 2012 y actualmente ayuda a personas en el transporte en Honduras, Guatemala, Venezuela y Colombia. La organización también realiza operaciones para personas que viajan por el Mediterráneo, Grecia, Libia y Etiopía. En Panamá, MSF colabora con diversos organismos públicos, el Ministerio de Salud y otros organismos internacionales.

READ  Los estudiantes tienen dificultades para escuchar grabaciones en español durante los exámenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *