Reapertura de la puerta: la creciente popularidad de la Ruta del Océano Atlántico – Canarias (España)

Busca y escribe: Jessami Garver Avildt y Mackenzie Seaman

Hallazgos principales

Este estudio se basa en los informes de refugiados, migrantes e informantes clave, y el análisis y síntesis del centro migratorio mixto. No refleje las opiniones de los socios de investigación en la implementación.

La investigación para este trabajo se realizó con el objetivo de combinar rápidamente la información y el análisis de la ruta atlántica a Canarias desde la costa de África Occidental, en el contexto de un aumento de salidas y llegadas a Canarias desde finales de 2019. Se basa en entrevistas con 46 refugiados y migrantes y 16 informantes principales en las Islas Canarias, Malí, Mauritania y Senegal del 11 de noviembre al 17 de diciembre de 2020. Busca mejorar la comprensión de los conductores de refugiados y migrantes para tomar esta ruta, como así como los riesgos y desafíos que enfrentan a lo largo de su camino, incluidas sus experiencias de interceptación y devolución. Los siguientes hallazgos principales surgieron del análisis de MMC y la síntesis de entrevistas con refugiados y migrantes, informantes clave y una revisión de literatura secundaria:

  • En 2020, Atlantic Route experimentó un fuerte aumento en el uso de refugiados y migrantes por una serie de razones. Algunas se relacionan con las características de la propia carretera, como la percepción de que es una ruta directa relativamente corta a Europa. Otros se relacionan con la pandemia de Covid-19, por ejemplo, rumores infundados de que el creciente número de muertes por coronavirus en Europa ha impulsado la demanda laboral. Al mismo tiempo, a medida que la pista crece en popularidad, la información se difunde a través de las redes sociales, y el modelo peer-to-peer “anterior” parece estar generando impulso.

  • Las decisiones de migración están muy influenciadas por una serie de factores contextuales interconectados: pobreza, falta de oportunidades, expectativas familiares y necesidad de sustento. Estos factores no son nuevos y es probable que persistan.

  • Las recientes visitas españolas a Mauritania y Senegal parecen haberse centrado en la dimensión de seguridad de la cooperación en relación con la inmigración ilegal. Esto se observa en el discurso público centrado en la desarticulación de las redes delictivas y en términos de asistencia material para equipos policiales y apoyo a las patrullas por parte de embarcaciones, aviones y personal. Este enfoque de seguridad no parece abordar los imperativos económicos y sociales que subyacen a la continua alta presión de Senegal para migrar.

  • Los esfuerzos para aumentar las rutas de migración legal, como la creación de rutas de migración circular, coinciden con la demanda y los impulsores subyacentes de la migración en Senegal. Las vías de migración legal han sido limitadas, y la reciente medida para recompensar la inmigración legal demostrando la transferibilidad de los derechos de seguridad social no las extiende. No obstante, damos la bienvenida a las discusiones recientes para construir sobre el esquema circular de migración piloto en España, y tales iniciativas deben explorarse y expandirse.

  • Las deficiencias en el proceso de selección y recepción de las llegadas a las Islas Canarias hacen que las personas refugiadas y migrantes tengan información limitada y un acceso menos efectivo a la protección, especialmente en el caso de niños y solicitantes de asilo. A medida que España busca aumentar nuevamente las deportaciones desde las Islas Canarias, existe el riesgo de que las personas elegibles para protección estén entre las deportadas. Se debe prestar especial atención para garantizar que esto no suceda.

  • La deportación de nacionales de terceros países de las Islas Canarias a Mauritania tiene un fundamento jurídico en el acuerdo de readmisión firmado en 2003. Sin embargo, según informantes clave, no parece haber un mecanismo claro para garantizar que los deportados cumplan los criterios. Regresar. No parece haber ningún control ni acompañamiento al proceso por el cual los deportados de Canarias son expulsados ​​de Mauritania. Los refugiados y los migrantes regresaron a Senegal y Malí y se quedaron en las fronteras sin más apoyo. Muchos de los deportados en 2020 eran malienses, lo que genera preocupación debido a la posición del ACNUR sobre el regreso a Malí (segunda actualización) que prohíbe el regreso de millones de ocho regiones y cuatro regiones administrativas.

READ  España apuesta por la mejora de la gestión forestal para dinamizar la economía y la salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *