¿Puede la nueva política de conservación de Colombia proteger el medio ambiente?

La nueva política de conservación de Colombia pone la lucha contra la deforestación al frente y al centro, pero hay muchos desafíos por delante para su implementación.

El ministro de Defensa, Iván Velázquez, anunció que la «Política de Seguridad, Vigilancia y Convivencia Civil» emitida por el Ministerio de Defensa el 25 de abril amplió la definición de seguridad para incluir la protección del medio ambiente. Controlar la deforestación, gestionar el cambio climático y combatir la minería ilegal son objetivos primordiales.

Las comunidades locales se pondrán al frente de la lucha contra la deforestación. En lugar de enjuiciar a los pequeños agricultores, las autoridades centrarán su atención en quienes financian la deforestación.

Ver también: Crimen Organizado y Medio Ambiente en América Latina: Un Encuentro Fatal

La política establece que se revisarán los controles sobre los materiales utilizados en la minería ilegal, incluidos los explosivos y el mercurio, y se centrará en mejorar la comprensión de las autoridades sobre las formas en que operan los grupos de minería ilegal. Las fuerzas armadas y la policía nacional intensificarán los esfuerzos de persecución contra las bandas criminales y destruirán maquinaria pesada como retroexcavadoras y excavadoras utilizadas en operaciones de minería ilegal, según el informe.

El anuncio llega en un momento de prueba para el medio ambiente de Colombia. Estadísticas La tasa de deforestación publicada por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), Mongabay aumentó en casi un 2% entre 2020 y 2021, con bosques destruidos. Las principales causas incluyen prácticas extensivas de crianza ilegal de animales, siembra de cultivos ilegales y minería ilegal.

READ  Vinicius Jr dedica la celebración del gol de la Supercopa de España a la 'estatua' de Cristiano Ronaldo

Análisis de delitos de Insight

Si bien los objetivos ambientales de Colombia son loables, deben superar tres grandes desafíos.

Primero, capturar y enjuiciar a los actores clave detrás de la deforestación es una tarea abrumadora. Estos actores están ocultos entre sectores económicos clave, incluida la cría de animales y el cultivo de palma aceitera.

En 2020, InSight Crime informó sobre fuertes conexiones entre políticos del sector oriente de Guayaquil y la adquisición ilegal de terrenos para el desarrollo de proyectos agroindustriales. Las investigaciones sobre estas relaciones han avanzado lentamente y el caso aún no se ha adjudicado.

Ver también:Nuestra cobertura de delitos ambientales

Si bien convertir a las comunidades en agentes activos de la seguridad es un paso necesario, se debe considerar la seguridad de esas comunidades. Los grupos criminales que se benefician de la destrucción del medio ambiente, incluidas las bandas de mineros ilegales y los traficantes de drogas, pueden tener como objetivo a esas comunidades. De hecho, Colombia es el segundo país más peligroso del mundo para los ambientalistas en 2021, según un informe de Global Witness publicado a fines del año pasado. En 2020, Colombia fue el país más peligroso del planeta para los ambientalistas, según la ONG.

La destrucción de maquinaria pesada utilizada en las minas de oro ilegales ha causado disturbios en el pasado. A principios de este año, en la región del Bajo Cauca, en el norte de Colombia, se llevó a la región un paro minero apoyado por el Clan del Golfo, los Urabeños y los gaitanistas conocidos como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (Autodefensas Gaitanistas de Colombia – AGC). . Estancado durante varios días. Este suspendió el decreto de alto el fuego que el presidente Gustavo Pedro había promulgado con las AGC como parte de los esfuerzos por la «paz total».

READ  ¿Qué aplicación española es gratuita?

Durante una visita a Leticia, la capital del departamento de Amazonas, las fuerzas de seguridad y funcionarios del gobierno dijeron a InsideCrime que sería difícil destruir las máquinas mineras. La minería ilegal en el río Burate, una de las arterias fluviales que conectan Colombia y Brasil, demora seis días desde Leticia. Si las fuerzas van a ingresar a Brasil, este tiempo podría ser aún más largo, lo que requerirá una coordinación de alto nivel entre los dos países.

Sin coordinación con las autoridades brasileñas, las operaciones de destrucción de trincheras serán una pérdida de tiempo. Cuando las fuerzas de seguridad finalmente llegaron al río Pureté, los convoyes pudieron escapar fácilmente cruzando la frontera, explicó el oficial de las fuerzas de seguridad.

¿Fue útil este contenido?

Queremos mantener la base de datos de crimen organizado más grande de América Latina, pero para hacerlo necesitamos recursos.

Donar

¿Cuáles son tus pensamientos? haga clic aquí Envíe sus comentarios a InSight Crime.

Alentamos a los lectores a copiar y distribuir nuestro trabajo con fines comerciales, con enlaces al Inside Crime original en la línea de autor y en la parte superior e inferior del artículo. Por favor verificar comunes creativos Para obtener más detalles sobre cómo compartir nuestro trabajo en el sitio web, envíenos un correo electrónico si utiliza un artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *