Isla Local

Isla Local Isla Local

El visible relajamiento de las normas establecidas para el transporte público en la ciudad de Santa Clara ha hecho que en los muros de la ciudad aparezcan grafitis críticos, una […]

El visible relajamiento de las normas establecidas para el transporte público en la ciudad de Santa Clara ha hecho que en los muros de la ciudad aparezcan grafitis críticos, una modalidad de protesta bastante común en el mundo, pero que en Cuba constituye toda una rareza, aunque está proliferando en los últimos años.

Uno de ellos, en una de las piqueras más concurridas de la ciudad, hacía alusión a la falta de “Honestidad” de los transportistas que cobran hasta el doble de las tarifas establecidas, sin que nada ni nadie parezca capaz de impedírselo.

Desde entonces la situación sólo ha ido a peor, convirtiéndose la central urbe en un sálvese el que pueda en que sólo que pagan más consiguen viajar.

Los chóferes de las motonetas – que se encuentran entre los vehículos más utilizados para transportarse por los santaclareños – han demostrado ser inmunes a todo tipo de control.

Ante las presiones de las autoridades que les imponen tarifas fijas, responden deprimiendo el servicio y creando caos, lo que obliga a que la presión se relaje y les permite seguir haciendo lo que le viene en gana bajo la ley de la “oferta y la demanda”.

LLegan a La Habana procedentes de Rusia 450 microbuses para reforzar el transporte público en la capital (+ Fotos + Video)
Las motonetas son el medio de transporte privado más popular de Santa Clara.

Sórdida batalla entre transportistas y autoridades

De la recurrente batalla que se desarrolla entre los transportistas privados y las autoridades de Santa Clara el único que al final resulta perdedor es el pueblo.

Hace un año entró en vigor una resolución del Ministerio de Transporte (MITRANS) que rebajó el máximo de pasajeros a transportar por las motonetas de ocho a seis.

Aunque la medida estaba destinada a evitar accidentes los propietarios de estos artilugios se quejaron de inmediato y ante la negativa de los funcionarios de Transporte a aflojar la mano comenzaron por debajo de la cuerda a duplicar los precios o cortar los tramos para compensar la pérdida de los dos pasajeros.

Los choferes alegan que transportar sólo seis clientes les impide recuperar el gasto del combustible y obtener ganancias.

Esto es rebatido por los funcionarios del MITRANS quienes afirman que los cuentapropistas nunca adquieren el combustible al precio legal establecido (aunque juren que sí), sino que lo obtienen mucho más barato en el mercado negro.

Publicidad

La ley de la oferta y la demanda les permite fijar los precios, se defienden los chóferes privados y nadie está obligado a montar si no lo desea. Sin embargo, los santaclareños saben que los transportistas privados se niegan a cargar pasaje por debajo del precio que exigen, aún en los momentos en los que la oferta supera a la demanda.

No acceder a pagar el doble del precio legal es condenarse a estar en la cola eternamente, mientras los apurados y los que pueden se arreglan directamente con los chóferes, lo que provoca el disgusto de los habitantes de la ciudad.

La disponibilidad de ómnibus no alcanza para cubrir la demanda

Caballos por la misma senda

Aunque en Santa Clara el transporte con vehículos de tracción animal no es tan popular y extendido como en otras ciudades de Cuba, algunos utilizan los coches de caballos para cubrir distancias cortas o tramos de enlace entre una ruta u otra.

Para disgusto de los clientes, los cocheros, como los chóferes de las motonetas, se han sumado a la espiral de especulación ante la escasez de transporte en la ciudad.

De un día para otro han “ajustado” sus precios a los horarios: pueden ser tres, cinco y hasta diez o más pesos en las horas de mayor demanda.

Cuando los clientes protestan ante lo que consideran un abuso, pues el servicio sigue siendo exactamente el mismo, los cocheros responden que ellos trabajan bajo la ley de la oferta y la demanda y que todo aquel al que no le guste puede bajarse y esperar la guagua.

Curiosamente – y aquí es donde el Estado pierde toda la moral para imponer “disciplina” a los transportistas privados – los ómnibus en Santa Clara no circulan en número suficiente, no porque escaseen, sino porque no alcanza el combustible para echarlos a andar: De los 75 equipos con que cuenta la ciudad, apenas puede poner en circulación 53 de forma diaria.

Si todos los ómnibus con que cuenta la ciudad y que son administrados por una empresa estatal prestaran servicios, aún sin llegar a cubrir la demanda, ayudarían a los que no pueden costear los transportes privados a resolver su problema.

Sin embargo, rara vez, las autoridades son señaladas por los medios como partícipes y causa del mismo problema que critican.

Otros números sobre el transporte privado.
advertisement
Relacionado

Presidente cubano destituye sorpresivamente a sus ministros de Transporte y de Finanzas a menos de seis meses de haberlos seleccionado

De forma sorpresiva el presidente cubano Miguel Díaz-Canel anunció ayer la destitución de la ministra de Finanzas y Precio... [ Leer más ]

El cantante Ricky Martin y su esposo presentan a su hija Lucía en las redes sociales (+ Foto)

El popular cantante puertorriqueño Ricky Martin ha iniciado el año haciendo público un verdadero notición, y es que junto... [ Leer más ]

Deportan a cubano desde Estados Unidos a México que escapó luego intentar asesinar a una mujer en el 2017

Varios diarios mexicanos reportaron la extradición de un ciudadano cubano desde Estados Unidos a México esta semana luego d... [ Leer más ]
Mas Compartido