advertisement

En un hecho calificado por todos como de insólito, hace hoy exactamente una semana que ocurrió en el centro educacional “Instituto Politécnico Olo Pantoja”, del municipio de La Lisa, en […]

En un hecho calificado por todos como de insólito, hace hoy exactamente una semana que ocurrió en el centro educacional “Instituto Politécnico Olo Pantoja”, del municipio de La Lisa, en La Habana – Cuba, un lamentable incidente cuando 9 estudiantes resultaron apuñalados dentro de su aula por cuatro personas que accedieron a la institución docente, hasta ahora sin motivo aparente.

El día de ayer, en el periódico estatal Juventud Rebelde se publicó un extenso reportaje en el que fueron entrevistados alumnos y profesores del citado politécnico, aunque no se ofrecieron detalles exactos sobre las causas que motivaron este violento hecho ni sobre su autores, si se conocieron nuevos datos de como ocurrió todo.

Con la voz aún entrecortada y nerviosa, narra Thalia de la Caridad Silva, una de las estudiantes de una de las aulas donde resultó herido una de las victimas, que estaban en medio de la clase de Historia cuando escucharon como los alumnos que se encuentran más cerca de la puerta empezaron a gritar y correr sobre las mesas.

Al voltearse, lograron ver como en el patio central uno de los agresores heria en la mano a uno de sus compañeros de año y enseguida corrió para tratar de auxiliarlo.

“De inmediato fui a auxiliar a mi amigo herido. Él es un muchacho bueno, que no se mete con nadie. Me dio mucha lástima verlo así”, confiesa la joven.

Rápidamente los profesores trataron de trasladar a todos los estudiantes al comedor, para ponerlos al resguardo en un lugar seguro pues los agresores estaban enfocados en herir a la mayor cantidad de jóvenes posible.

Las cuatro personas, ahora detenidas y en espera de juicio mientras termina la investigación, entraron por la cerca del fondo de la escuela.

Una madre cubana realiza una alarmante denuncia sobre el estado sanitario en el que se encuentran los baños de una escuela primaria(+VIDEO)

Una vez en el patio central corrieron con cuchillos en la mano hacia los muchachos que se encontraban en el aérea, en su clase de Educación Física.

Las cuatro personas, ahora detenidas entraron por la cerca del fondo de la escuela

Juana Castillo Torres, quien desde hace 40 años trabaja en Educación, dice que nunca había vivido nada parecido.

“Cuando ocurrieron estos sucesos mis muchachos estaban en la clase de Educación Física. Me percaté de que había cuatro hombres agrediéndolos y traté de entrarlos al aula. Uno de los asaltantes se acercó a nosotros, me tiró al suelo y me dijo con guapería: “¡Esto no es con las mujeres, es con los hombres!”. Rápidamente me incorporé para tratar de proteger a mis alumnos. Estaba desesperada.”

La profesora dice que vio como a uno de sus alumnos lo herían con una chaveta en un muslo y sangraba tirado en el suelo.

“No me separé de mi estudiante, le dieron cinco puntos, se recupera y está bien anímicamente. He hablado con su mamá y me dice que se incorporará a clases en cuanto pueda, pues la herida es en un lugar un poco incómodo para poder caminar”.

“Declaré en la PNR, ayudé en todo cuanto pude en la investigación y estoy dispuesta a prestar todas las declaraciones que sean necesarias.

No se pueden permitir estas cosas. Aquí vivimos en paz y nuestra educación es sagrada. Fue una experiencia pésima, que nunca olvidaré; pero aquí estoy, como siempre, con mis alumnos, dando clases”, subrayó la maestra, aun visiblemente afectada.

Publicidad
Juana Castillo Torres, quien desde hace 40 años trabaja en Educación, dice que nunca había vivido nada parecido.

Arianni Lays Welman, subdirectora docente del politécnico, le contó a los periodistas del diario Juventud Rebelde que uno de los momentos más difíciles fue, cuando ya teniendo a la mayoría de los alumnos evacuados en el comedor, uno de los delincuentes ingresó en el local en busca de más estudiantes que agredir, pero lograron sacarlos por la puerta contraria.

Parte de los profesores comenzaron a combatir con fuerza a los agresores, quienes se vieron obligados a salir huyendo, pero ya habían dejado varios heridos.

Un policía que estaba en la zona llegó a tiempo al lugar y logró atrapar a uno de ellos cuando intentaba escapar. El resto fue detenido en apenas 3 horas, indicaron las autoridades.

Los profesores trataron de trasladar a todos los estudiantes al comedor para ponerlos a resguardo

“Agredían al que se les ponía delante”

El director politécnico, Yohandis Cueria Angulo, enfrenta este curso su primer año al mando del colectivo docente de este centro y le ha tocado vivir una situación nunca antes vista en ninguna escuela del país.

A continuación les reproducimos íntegramente la declaración ofrecida a la prensa por el directivo.

“Había terminado el primer turno de clases cuando estos sujetos entraron con armas blancas a una de las aulas y empezaron a cortar a los muchachos. Luego corrieron hacia los que estaban en el turno de Educación Física en el patio central. Se formó un gran desorden. Los estudiantes salieron asustados, pero ya habían dejado varios heridos.

Ellos no buscaban a una persona específica, agredían al que se les ponía delante. Lo hacían al azar, incluso los lesionados son de distintas especialidades.

Entraron por el fondo, donde la cerca perimetral está deteriorada. Hubo profesores y alumnos fuertes que combatieron bastante, les lanzaron sillas a los asaltantes.

Los agresores son jóvenes de entre 19 y 24 años de edad, y los alumnos de este centro tienen entre 15 y 17 años. Esta experiencia ha sido muy fuerte…”

El director politécnico, Yohandis Cueria Angulo, enfrenta este curso su primer año al mando del colectivo docente de este centro

¿Donde está la protección?

El Instituto Politécnico Olo Pantoja tiene un claustro de 44 profesores para atender una matricula de 728 estudiantes. Los trabajadores aseguraron a la prensa que la seguridad es muy poca, pues solo tienen 4 custodios para proteger las dos entradas principales, pero las cercas perimetrales del centro están en muy mal estado y es fácil para cualquier saltarlas y acceder sin ser visto.

Los padres de todos los alumnos de la escuela fueron citados dos días después a una reunión con representantes del Gobierno y Educación, y aunque se les aseguró que se habían tomado las medidas de seguridad necesarias para que hechos como este no volvieran a ocurrir la mayoría de los padres mostraron un estado de opinión muy negativo.

La cerca perimetral está deteriorada y no representa ningún tipo de seguridad al centro.

La preocupación es generalizada tras conocerse del hecho en la prensa y muchos cuestionan qué seguridad real existe en los centros educativos del país.

Y aunque si bien es cierto que este tipo de incidentes violentos nunca antes habían tenido lugar, se debe tener en cuenta la ubicación de personas que se encarguen de la vigilancia, más allá de los porteros, pues los padres dejan al cuidado de maestros y directivos a sus hijos con la tranquilidad de que allí se encuentran seguros.

Hechos como los ocurridos en este centro, que han merecido el repudio de todos, no deben quedar impunes. Aunque es un acontecimiento inusual en las escuelas cubanas, deja lecciones de alerta.

Publicidad
advertisement
advertisement